Con la colaboración de:

Jerome Powell (Reserva Federal) se suma al activismo racial

El presidente de la Fed defiende el papel de los supervisores en la lucha contra la discriminación por raza, tras una crisis económica que ha afectado más a las minorías

Las medidas expansivas en política monetaria han sido la principal reacción de los bancos centrales frente a la crisis económica por el Covid-19. Aunque las autoridades han optado por ir un paso más allá y posicionarse también frente a la crisis social y climática, que también asolan Europa y los Estados Unidos y que ha llevado a algunos inversores a exigir auditorías racionales a los pesos pesados del sector financiero estadounidense.

Y es que la ola de activismo racial ha llegado a la Reserva Federal de los Estados Unidos esta semana. Su presidente, Jerome Powell, ha puesto el foco en la postura que debe jugar la supervisión para evitar la discriminación racial y de las clases económicas más bajas, en un discurso.

«Nuestro sólido enfoque de supervisión es fundamental para abordar la discriminación racial, que puede limitar la capacidad de los consumidores para mejorar sus circunstancias económicas, incluso a través del acceso a la propiedad de vivienda y la educación», ha defendido.

El responsable de la Fed ha destacado que «los esfuerzos para promover el acceso al crédito de las comunidades debe cambiar», posicionándose del lado de los activistas por la justicia racial que exigen auditorías raciales a la élite financiera norteamericana.

Este mensaje llega varias semanas después de que la Red de Bancos Centrales y Supervisores para la Ecologización del Sistema Financiero (NGFS, por sus siglas en inglés), exigiera también un papel protagonista en la lucha contra el cambio climático, por sus implicaciones en las operaciones de los bancos centrales, con un informe técnico que incluye marcos para su implementación en la política monetaria en términos prácticos.

Los desafíos en el empleo

En el contexto de crisis económica y comienzo de la recuperación con la llegada de las vacunas, Powell ha llamado a «echar un vistazo a lo que está sucediendo a pie de calle», donde la recesión «no ha caído de manera uniforme entre todos los estadounidenses».

De hecho, ha enfatizado que «los menos capaces de soportar la carga han sido los más afectados». Antes de la pandemia, Estados Unidos registraba los niveles mínimos de desempleo de los últimos 50 años y un aumento de los salarios, especialmente en los peor pagados.

La crisis ha hecho perder más trabajos a trabajadores negros e hispanos que a blancos

Además, las disparidades raciales en el empleo habían comenzado a reducirse ante la buena marcha de los datos de desempleo. Sin embargo, el Covid ha propiciado que más del 20% de los trabajadores negros e hispanos en edad de trabajar fueran despedidos, en comparación con el 14% de los trabajadores blancos durante el mismo periodo.

Con la irrupción del virus, casi el 20% de los trabajadores que estaban en el cuartil de ingresos más bajo en febrero de 2020 no estaban empleados un año después, en comparación con el 6% para los trabajadores en el cuartil más alto.

Oportunidades de las empresas regentadas por minorías

«Consideramos el máximo empleo como un objetivo amplio e inclusivo. Aquellos que históricamente se han quedado atrás tienen la mejor oportunidad de prosperar en una economía fuerte con abundantes oportunidades laborales», ha defendido en presidente de la Reserva Federal.

Las pequeñas empresas también se han enfrentado a más dificultades. La investigación de la Fed señala que el 80% redujo sus ingresos, y dos tercios de esas empresas experimentaron pérdidas de al menos el 25%.

Un informe especial de la Reserva Federal analizó específicamente el impacto en las empresas propiedad de personas de color, que tuvieron mayores desafíos. Por ejemplo, el 67% de las empresas de propiedad de asiáticos y negros y el 63% de las empresas de propiedad de hispanos tuvieron que reducir sus operaciones en comparación con el 54% de sus contrapartes blancas.

La disparidad racial también trasciende a la conciliación laboral

Esta disparidad racial también trasciende a la conciliación, según los datos de la Fed. El 22% de los padres no trabajan o trabajaron menos por las interrupciones en el cuidado de los niños de media, mientras que en las madres negras e hispanas esta cifra escala al 36% y 30%, respectivamente.

De manera similar, la participación en la fuerza laboral disminuyó alrededor de 4 puntos porcentuales para las mujeres negras e hispanas en comparación con 1,6 puntos porcentuales para las mujeres blancas y aproximadamente 2 puntos porcentuales para los hombres en general.

«Estas disparidades pesan sobre la capacidad productiva de nuestra economía. Solo alcanzaremos nuestro máximo potencial cuando todos puedan contribuir y compartir los beneficios de la prosperidad», ha argumentado el supervisor estadounidense.

La acción de la Fed deberá acompañará las acciones de toda la sociedad

«Lograr una prosperidad ampliamente compartida requerirá acciones de toda la sociedad, desde las políticas fiscales y gubernamentales hasta las iniciativas del sector privado. La Fed también puede contribuir», ha defendido.

Para ello, el banco central usará sus herramientas de política monetaria, para promover el máximo empleo y la estabilidad de precios. «Son los dos pilares de una economía fuerte y estable que puede mejorar los resultados económicos para todos los estadounidenses», ha zanjado Powell.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad