Israel refuerza sus compromisos climáticos

El país mejora sus objetivos tras las actualizaciones de la Unión Europea, Reino Unido o China y a la espera del regreso de EEUU al Acuerdo de París

Israel se suma al grupo de países que refuerzan su compromiso con el cambio climático. El Ministerio de Protección Ambiental ha avanzado que el país pondrá en marcha un nuevo plan de economía baja en carbono para acelerar la transformación hacia la neutralidad climática, tras los pasos datos por Europa o China

Esta hoja de ruta incluye la reducción de casi un 85% en las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) para la fecha límite marcada (2050), en comparación con las cifras de 2015. Además, se compromete a generar electricidad a partir de fuentes de energías renovables en un 95%.

Su nuevo plan incluye una reducción de casi el 85% de gases de efecto invernadero para 2050

Respecto los objetivos de cara a 2030, el nuevo plan de Israel establece alcanzar una reducción de emisiones del 40%; y del 47% en el caso del sector residuos.

Las nuevas metas de la UE y Reino Unido

Según Israel, este nuevo plan describe por primera vez una estrategia nacional para avanzar hacia una economía limpia, eficiente y competitiva.

“Al hacerlo, Israel se unirá a muchos países que ya han formulado una visión y una estrategia para una economía de bajas o cero emisiones, liderada por China, Alemania, Gran Bretaña, Francia y Japón”, señalaron desde el ministerio.

Israel intenta alinearse con los nuevos objetivos presentados por otros países

En la recta final de año, tanto la Unión Europea, como Reino Unido, han actualizado sus hojas de ruta en la reducción de gases contaminantes. Las economías integradas en los pactos se comprometieron a remitir un actualización de sus planes a la secretaria de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) en 2020.

En el caso la Unión Europea fue enviada el pasado 18 diciembre, después de que el Consejo Europeo elevara hasta al menos el 55% el compromiso de reducción de gases contaminantes frente a los niveles de 1990 -para Europa coincide con un nivel máximo de emisiones-.

Esta actualización, llegó pocos días después de que Boris Johnson presentara su estrategia de descarbonización de la economía de Reino Unido –su propio Green New Deal tras su divorcio de la UE- con el objetivo de potenciar las industrias “verdes” como motor de creación de empleos.

El objetivo del que será solo socio comercial de la Unión Europea a partir del 1 de enero tras el acuerdo de última hora de Nochebuena, es reducir al menos un 65% las emisiones respecto a los niveles de 1990.

En cuanto a China, el gigante dio un paso en otoño y elevó sus compromisos de reducción de emisiones hasta al menos el 65% respecto a los niveles de 2005. Su anterior nivel de referencia se encontraba en la horquilla del 60-65%. También fomentará con más fuerza la producción de energías renovables.

2021, el año para que Joe Biden corrija a Donald Trump

La novedad de 2021 se espera que sea Estados Unidos. La primera economía del mundo se desligó del Acuerdo de París en 2017 con la presidencia de Donald Trump.

Joe Biden, sin embargo, se comprometió en campaña y ha confirmado tras su reelección que se reintegrará al pacto. A la espera de que tome posesión y presente exactamente su plan. Por el momento, el Partido Demócrata, ya ha impulsado la aprobación en el Congreso estadounidense de un paquete de estímulo económico que beneficia al sector de las renovables.

No obstante todas estas buenas intenciones, desde el activismo climático, se está exigiendo que la reducción de emisiones sea realmente efectiva, ya que también se acusa a los distintos estados de ‘greenwashing’ en esta materia. También se considera insuficiente para frenar el calentamiento global.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad