Con la colaboración de

Europa fijará objetivos intermedios de reducción de emisiones como parte del acuerdo de la Ley del Clima

El preacuerdo contempla la creación de objetivos intermedios en 2040, que ahora tendrá que definir la Comisión Europa. A partir de 2050, la UE será negativa en emisiones

La intensa actividad alrededor de la regulación en sostenibilidad que se espera que se produzca este miércoles, ha tenido su jornada inaugural con el acuerdo provisional sobre la Ley del Clima en la Unión Europea, alcanzado esta madrugada.

Además de apoyar la propuesta de la Comisión Europea de elevar hasta el 55% el objetivo de reducción de gases de efecto invernadero para 2030 respecto a los niveles de 1990, la normativa incluye algunas novedades, como, por ejemplo, el establecimiento de objetivos (todavía no cuantificados) para el 2040.

Esta decisión ha llegado pocas horas después de que Boris Johnson anunciara que el Reino Unido, tras acordar una reducción de emisiones del 65% para 2030, se ha marcado otra del 78% para 2035.

De acuerdo con Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, el preacuerdo que se ha alcanzado es muy relevante porque, con él, Europa da el paso de convertir un «acuerdo político» en un cuerpo legal, que hace que Europa sea el primer continente comprometido a ser climáticamente neutral en 2050.

En paralelo a esta ‘obligación’ los estados europeos se comprometen a reforzar el camino hacia la acción climática introduciendo una serie de elementos, según recoge la Comisión Europea:

  • un objetivo climático para 2030 de al menos un 55% de reducción de las emisiones netas en comparación con 1990, con claridad sobre la contribución de las reducciones y absorciones de emisiones
  • el reconocimiento de la necesidad de mejorar la gestión del carbono de la UE a través de un reglamento LULUCF (Reglamento sobre el uso de la tierra y la silvicultura, en español) más ambicioso, para el que la Comisión presentará propuestas en junio de 2021
  • abrir un proceso para establecer un objetivo climático para 2040, teniendo en cuenta un presupuesto indicativo de gases de efecto invernadero para 2030-2050 que publicará la Comisión
  • un compromiso para que las emisiones de la UE sean negativas después de 2050;
  • la creación del Consejo Consultivo Científico Europeo sobre Cambio Climático, que proporcionará asesoramiento científico independiente
  • la puesta en marcha de propuestas más sólidas sobre adaptación al cambio climático
  • implementar una fuerte coherencia entre las políticas de los distintos países que forman parte de la Unión Europea con el objetivo de neutralidad climática
  • colaborar con los distintos sectores económicos para que trabajen en hojas de ruta específicas en cada industria, que les permitan avanzar hacia la neutralidad climática

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad