Con la colaboración de

España mejora su posición en los Objetivos de Desarrollo Sostenible en pleno retroceso global por la pandemia

La pandemia ha provocado que en 2021 no se avance por primera vez en los ODS a nivel global desde que se adoptaron en 2015, por el incremento de la pobreza y el desempleo. España ocupa la posición 20 por su desempeño

La pandemia de Covid-19 ha sido una curva en el camino fijado por los países para el desarrollo de la Agenda 2030 sobre desarrollo sostenible, según muestra el desempeño en los indicadores de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Desde que en 2015 los jefes de estado de los 193 países miembros de la Organización de Naciones Unidas (ONU) aprobaron esta vía, que tiene como fin mejorar la vida de todos sus ciudadanos, cada año se ha ido avanzando. Hasta el 2021.

Por primera vez, el informe anual muestra un retroceso por el impacto de la emergencia sanitaria mundial, que ha desencadenado también una crisis de desarrollo sostenible.

Donde más se ha notado es en las tasas de pobreza y desempleo, si bien la recogida de datos no ha sido tan completa como en ediciones anteriores.

España ocupa la posición 20 entre los 165 países que miden su avance en los ODS

En el caso de España, pese al azote del virus, la situación ha mejorado en el último año en términos relativos y absolutos. Los principales organismos internacionales coinciden en que la economía española crecerá un 5,9% a lo largo del 2021, conforme deje atrás el peor impacto de la pandemia.

España ocupa la posición 20 entre los 165 países que ofrecen datos, lo que supone una escalada de dos puestos en el ranking de desempeño de los ODS respecto al año anterior, según el ‘Sustainable Development Report 2021’, publicado este mes.

La posición de España en 2021 en cada uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Sustainable Development Report 2021.

Además, en esta evaluación España ha sumado 1,4 puntos en la nota media nacional hasta los 79,5. Se sitúa por encima de la media de la región que es de 77,2 puntos sobre los 100 posibles.

Sin embargo, queda mucho camino por hacer. Hay tres de los 17 Objetivos marcados en rojo, es decir, donde se enfrentan «retos mayores»: en el hambre cero (ODS 2), en la acción por el clima (ODS 13) y en la vida de ecosistemas terrestres (ODS 15).

En la información evaluada en el ODS 2 se ve un retroceso en tres de los nueve indicadores vinculados con el desigual impacto de la crisis social. El desempeño en el ODS 13 muestra que es necesario un mayor esfuerzo para luchar con el cambio climático.

En cuanto al ODS 15 es preocupante la tendencia negativa, con un empeoramiento en la manera de gestionar sosteniblemente los bosques, luchar contra la desertificación, detener e invertir la degradación de las tierras y detener la pérdida de biodiversidad.

Grafismo con la tendencia de España en 2021 en cada uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Sustainable Development Report 2021.

Según el informe, el país tienen en cuenta los ODS de forma activa, en tanto que están incluidos en la elaboración de los Presupuestos Generales del Estado.

Otro aspecto esencial es que estos Objetivos también aparecen en el plan de recuperación post-Covid, si bien, lo hace de forma manera general, no como el pilar central.

Además, destaca que España utiliza 144 indicadores para medir el progreso en los 17 ODS, siendo el quinto país, junto a Estados Unidos y Eslovenia, que mejor mide los ODS con sus estadísticas nacionales.

Los países nórdicos, los más avanzados

A nivel global, Finlandia encabeza el índice ODS de 2021, seguida de Suecia y Dinamarca.

Son los mismos tres países nórdicos que lideraban el ranking hace un año, aunque han perdido nota y han cambiado su posición de primero a tercero y viceversa.

No obstante, los países ubicados en la zona de Asia oriental y meridional han progresado más sobre los ODS que los de cualquier otra región desde 2015.

Venezuela, Tuvalu y Brasil son los países que más empeoran sus indicadores de desarrollo desde 2015

En ese periodo, los tres países que más han avanzado en la puntuación del índice han sido Bangladesh, Côte d’Ivoire y Afganistán, si bien, es cierto que la mayoría de los países que más ha progresado partía de una línea de base más baja.

En el lado contrario, los tres países que han disminuido más nota en los indicadores de desarrollo sostenible desde 2015 son Venezuela, Tuvalu y Brasil.

¿Cómo reestablecer el progreso?

La capacidad de financiación durante la pandemia ha sido clave para poder dar respuestas a la crisis social y económica.

Así, el análisis diferencia entre los países con ingresos más altos, que se han endeudado mucho y aquellos en desarrollo con bajos ingresos, incapaces por su solvencia.

Esta dualidad provocará, probablemente, que los países ricos se recuperen de la crisis más rápido que los países pobres, según el informe, que propone quites o alivios de la deuda, entre otras medidas.

«Para restaurar el progreso de los ODS, los países en vías de desarrollo necesitan un aumento significativo en el espacio fiscal, a través de una reforma de los impuestos globales y la ampliación de la financiación por parte del bancos multilaterales de desarrollo«, explica Jeffrey D. Sachs, presidente de la Red de Soluciones de Desarrollo Sostenible (SDSN).

Precisamente, hace solo unos días, los representantes de las economías más desarrolladas del mundo llegan a un acuerdo «histórico» en el G7 sobre la reforma del sistema fiscal global, con un un impuesto mínimo de Sociedades del 15%.

Las estrategias nacionales para alcanzar los ODS deben evitar generar impactos negativos en otros países

Según el informe, los desembolsos fiscales deberían respaldar las seis transformaciones clave de los ODS como son la educación de calidad, la salud universal, las energías limpias y la industria, la agricultura y el uso de la tierra sostenible, las infraestructuras urbanas sostenibles y el acceso universal a las tecnologías.

Por último, los expertos recuerdan que las estrategias nacionales para alcanzar los ODS deben evitar generar impactos negativos en otros países.

Y es que son los países de ingresos altos y la OCDE los que tienden a generar el mayor número negativo de derrames, en particular a través de las cadenas de suministro insostenibles y la transferencia de beneficios.

Con todo, alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible es una responsabilidad global.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad