Con la colaboración de

Elon Musk se apunta a la tecnología de captura de carbono

La primera fortuna del mundo ofrece 100 millones de dólares a quien le presente el mejor proyecto. Es una técnica que utiliza Repsol para reducir su volumen de emisiones y también otras petroleras

Elon Musk ha anunciado a golpe de ‘tweet’ que donará 100 millones de dólares –82 millones de euros– «al mejor proyecto tecnológico de captura de carbono«. Una tecnología que podría tener un papel clave dentro de la agenda verde de la nueva administración de Joe Biden, después de asegurar en su campaña que quiere convertirla en algo más accesible, asequible y escalable.

Mientras el escenario continúa complicándose para las empresas dedicadas al negocio del gas y el petróleo, que pronostican que su lista de accionistas pueden verse mermadas por el auge de los movimientos contra el cambio climático, ya hay actores que se ponen en marcha con esta tecnología.

Gigantes como Exxon aseguran retomar proyectos importantes de captura de carbono como Labarge -que con la pandemia quedó en ‘standbye’- o petroleras españolas como Repsol promocionan y verifican que ya utilizan este tipo de herramientas para reducir su impacto climático

Por ello, actores como el CEO de Tesla y Space X toma un papel activo para revertir los efectos climáticos gracias a la captura de CO2, que está en línea con sus otros intereses comerciales, además de ser considerado uno de los negocios medioambientales del futuro.

La tecnología de captura de CO2 está en línea con otros intereses comerciales del magnate

Por ahora, el magnate no ha dado más detalles sobre el concurso y ha añadido que adelantará los siguientes pasos durante «la próxima semana».

Convertido hace unas semanas en la persona más rica del mundo -superando a Jeff Bezos– gracias a sus 201.400 millones de dólares, según el índice de multimillonarios de Bloomberg, el fundador de Tesla sigue la estela de personalidades ‘heavy users’ en redes sociales como Bezos o Trump para pedir consejo sobre cómo donar su fortuna en proyectos que le apasionen, como en este caso.

En 2012, Musk ya hizo algo similar tras firmar una iniciativa denominada «Giving Pledge», liderada por Bill Gates y Warren Buffett, en la que se comprometía a donar la mitad de la fortuna que acumulara a proyectos relacionados con la ciencia, ingeniería, educación, investigación de energías renovables, pediátrica o la exploración del espacio.

¿En qué consiste la tecnología de absorción del CO2 en la que se centra Musk ?

El dióxido de carbono (CO2), es un gas de efecto invernadero que podemos encontrar de manera natural en la atmósfera.

Por esta razón, tanto las actividades humanas como la emisiones por por procesos industriales, como la quema de combustibles, están provocando una concentración atmosférica de CO2 que contribuye al calentamiento global.

Para reducir los millones de toneladas que arrojamos a la atmosfera cada año, la técnica de captura y almacenamiento de carbono (CAC) se aplica a aquellas emisiones provocadas por grandes centrales eléctricas o plantas industriales.

La técnica CAC se aplica a aquellas emisiones emitidas por procesos industriales

El proceso consiste en tres etapas: captura, transporte y almacenamiento de CO2.

En el primer paso, la tecnología de captura postcombustión se encarga de separar los otros gases del CO2 que se generan en los procesos industriales y, a continuación, una vez capturado el dióxido de carbono se traslada a un lugar de almacenamiento de manera comprimida.

Por último, ya fuera de la atmósfera, se almacena por largos periodos de tiempo en el subsuelo, como formaciones geológicas subterráneas, profundidades oceánicas o dentro de ciertos compuestos minerales.

En la actualidad, hay alrededor de dos docenas de mega-plantas de captura de CO2 en el mundo, que pueden capturar aproximadamente 40 millones de toneladas métricas de CO2 cada año, cerca del 0,1% del total anual mundial.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad