El precio del carbono teme una intervención

La posibilidad de que Europa tome alguna medida para paliar la subida de la luz que pueda repercutir en los derechos de emisión de CO2 modera su coste

La inversión ISR va más allá de los mercados cotizados

Los inversores en el mercado de carbono se están tomando un respiro ante la expectativa de que los países europeos puedan tomar alguna medida transitoria para modera el impacto de la subida de la luz.

Mientras que algunas industrias comienzan a parar su actividad y Teresa Ribera trata de acercar posturas con el sector eléctrico tras el Decreto que confiscaba una serie de beneficios, los inversores en el mercado de derechos de CO2 están moderando su presión ante el miedo a una intervención.

Los contratos spot cayeron este lunes hasta el nivel de los 59 dólares -si nivel más bajo desde el mes de agosto-, frente a los 64,3 dólares que alcanzaron el pasado 28 de septiembre.

Varios estados de la Unión Europea están reclamando a las instituciones comunitarias que asegure algún tipo de mecanismo que impida a los especuladores inflar el precio de estos derechos en el mercado de ETS europeo.

Así, el pasado 5 de octubre, España junto a Francia, Grecia, Rumanía y República Checa, pedían por carta medidas para mitigar la subida de los precios energéticos y en uno de sus puntos hacían referencia directamente a los ETS.

«El ETS es esencial para establecer un precio explícito del carbón y activar la transición energética. Por lo tanto, para ofrecer a los grupos de interés tanto privados como públicos la oportunidad de planear y virar sus inversiones hacia actividades bajas en carbono, necesitamos que se asegure un precio del carbono más predecible y se controle la volatilidad», señalaban.

La petición no ha llegado solo desde algunos países, sino también del sector empresarial, que ven en la intervención una solución rápida que podría paliar una parte del ascenso mientras que se buscan soluciones a más largo plazo.

Los altos precios de la electricidad son ya de por sí un elevado hándicap para iniciar los procesos de descarbonización de los sectores que deben electrificarse y el impulso a las renovables se podría ver condicionado por los cambios en los modelos de retribución.

S&P y varios bancos de inversión han alertado de que la política adoptada por España para cargar en las eléctricas el coste del incremento de la factura de la luz, no es el mejor camino para dotar a nuestro país de seguridad jurídica.

Iberdrola o Endesa, que habían sufrido con fuerza en bolsa esta política -que no ha secundado ningún otro país-, han recuperado posiciones moderadamente en los últimos días.

Una herramienta estrella del ‘Green Deal’

No obstante, por el momento, los encargados de la política ‘verde’ europea no parece que estén muy a favor de poner algún tipo de traba a los precios del carbono.

Una de las alternativas que se han sugerido es colocar tanto un techo como un suelo al precio del CO2, de manera que se controle la actividad de los inversores financieros que tratan de obtener una rentabilidad adicional.

Sin embargo, el mercado ETS es una de las grandes apuestas de la Unión Europea en su Green Deal y lejos de limitarse, las reformas que se quieren poner en marcha están enfocadas a ampliarlo e incorporar a más sectores.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad