El acuerdo del Brexit deja la puerta abierta a un futuro mercado integrado de carbono

Este lunes el nuevo acuerdo comercial entre la UE y el Reino Unido obtenía luz verde para comenzar a aplicarse el 1 de enero. Ambas economías se han comprometido a buscar vínculos a futuro en materia de sostenibilidad

Tras una larguísima negociación, la Unión Europea y el Reino Unido han logrado salvar a última hora un acuerdo comercial, que esquiva el Brexit duro, que ha obtenido este lunes luz verde para aplicarse de forma provisional a partir del 1 de enero, y que deja la puerta abierta a la búsqueda de nuevas vías de colaboración, como una posible alianza para el mercado de carbono.

Por el momento, ante la expectativa de la ruptura, hace dos semanas, el gobierno británico decidió crear su propio mercado de derechos de emisiones de carbono para que las empresas del Reino Unido puedan comenzar a operar.

A pesar de este paso, el pacto alcanzado en el tiempo de descuento entre la UE y el Reino Unido abre la puerta a vínculos más profundos sobre normas ambientales; un espíritu de colaboración que da alas a la expectativa de que, en unos meses, se dé vida a un mercado integrado en derechos de emisiones.

El Reino Unido tiene la oportunidad de vincularse al mercado de la UE tras el Brexit

Aunar ambos sistemas ayudaría a los ahora socios comerciales a enviar señales a largo plazo a la industria contaminante sobre la seriedad de los objetivos para reducir a cero las emisiones netas de carbono para 2050, según valora Bloomberg.

Un escenario que puede cuajar antes de abril de 2022

Si bien los acuerdos comerciales alcanzados por la Unión Europea y el Reino Unido no descartan nuevos pactos en materia medioambiental, no existe ninguna fecha comprometida.

Por el momento, las empresas del Reino Unido aún continúan sujetas a los límites de emisiones de la UE de 2020, por lo que deberán seguir cumpliendo con sus obligaciones de entrega de derechos de emisión antes del 30 abril de 2021.

El diseño del ciclo de cumplimiento de la Unión Europea ofrece un margen de maniobra adicional para que los responsables de la formulación de las políticas lleguen a un acuerdo de un vínculo que aún podría cubrir el primer año después del brexit.

Las empresas del Reino Unido deben cumplir las obligaciones en materia de emisiones con la UE en 2020

La fecha límite para que las empresas entreguen sus asignaciones de emisiones para el 2021 se cumple en abril de 2022, lo que daría a los negociadores varios meses para llegar a un acuerdo sobre la vinculación de ambos mercado.

Cuando el Reino Unido abandone la UE, sus instalaciones eléctricas e industriales tendrán que comprar derechos de emisión en el nuevo sistema interno. Las subastas y los contratos de futuros se lanzarán a mediados del próximo año.

Reino Unido estima que este nuevo mercado incluirá alrededor de 156 millones de asignaciones en 2021. Una cifra que, probablemente, se reducirá significativamente en el futuro para adaptarse al nuevo plan de Boris Johnson, que planea reducir de manera significativa las emisiones de gases de efecto invernadero.

El primer ministro ha fijado como meta que el Reino Unido las contraiga un 69% en los próximos diez años.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad