Con la colaboración de

Brasil se estrenará en el mercado de bonos sostenibles antes de 2023

El Tesoro brasileño, en una entrevista exclusiva con SOCIAL INVESTOR, da las claves sobre cómo trabaja el gigante latinoamericano para emitir su primera emisión de estas características

El Tesoro Nacional de Brasil plantea realizar su primera edición de bonos ESG antes de que llegue 2023. El perfil de la oferta no está definido todavía, pero la previsión es que el importe inicial se fije alrededor de los 1.500 millones de dólares, según explican en una entrevista exclusiva con SOCIAL INVESTOR, Luiz Fernando Alves, coordinador general de Planeamiento Estratégico de la Deuda Pública Federal (DPF) y Paulo Marques, gerente de Relaciones Institucionales del Tesoro Nacional.

El gestor de la deuda nacional está en fase inicial del diseño de un marco de referencia de lo que va a ser la oferta. «Esto es un primer paso para la emisión de títulos temáticos que tiene esta fecha como estimativa», señala Luiz Fernando Alves.

Luiz Fernando Alves, coordinador general de Planeamiento Estratégico de la Deuda Pública Federal (DPF). Foto: Alexandre Silva/ASCOM/ME

«Lo que estamos haciendo es estudiando la mejor forma para estructurar una oferta», explica. En este proceso de investigación, los gobiernos con más experiencia en emisiones han sido consultados por los expertos del Tesoro. En este sentido, habrían mantenido contactos con Chile, México o con Alemania, así como con los bancos que ya han participado en operaciones de este tipo de títulos.

Brasil está en contacto con países con más experiencia en este tipo de emisiones, como Chile, México o Alemania

Internamente, el equipo viene hablando con varios ministerios con el reto de montar un mapa de las acciones ya existentes relacionadas a los aspectos ESG. «Así que la temática del titulo soberano puede estar relacionada a cualquiera de sus dimensiones: puede ser social o climática», destaca el coordinador general.

Pese a la imagen negativa actual en el exterior de Brasil en las cuestiones ambientales, Luiz Fernando Alves destaca que el país tiene aspectos ambientales positivos, como la matriz energética más limpia, eficiente y accesible a la población.

En lo que se refiere a la Amazonia, el experto apunta hacia las iniciativas de preservación ambiental del Consejo Nacional de la Amazonia Legal, presidido por el vice-presidente Hamilton Mourão.

Estos y otros aspectos relevantes de acciones nacionales sociales y de gobernanza están incluidos en el Plan Anual de Financiamiento (PAF – 2021), del Tesoro Nacional, publicado en enero, y que ha tomado como parámetro datos del Banco Mundial, entre otros.

Considerado uno de los principales instrumentos que el Tesoro Nacional dispone para informar a la sociedad y a los agentes del mercado las directrices para la estrategia anual de emisión de deuda interna e externa en el mercado, el PAF ha incorporado, por primera vez este año, un capítulo ESG, en lo cual explica la relevancia de la agenda para la gestión de la deuda pública brasileña.

La pandemia afecta al endeudamiento brasileño

El aumento del gasto público para combatir la pandemia provocó un crecimiento de la deuda pública brasileña, que ha cerrado 2020, en un 89,3% del PIB, la cifra más alta de la serie histórica, que arranca en 2006.

En un escenario de incertidumbre ligada a la pandemia, la necesidad de financiación del gobierno federal puede ser aún más significativa para 2021.

El Plan Anual de Financiamiento (PAF – 2021) destaca el creciente interés de los inversores no residentes en los aspectos ESG en sus estrategias de inversión.

La adhesión de 3.000 instituciones que administran aproximadamente unos 100 billones de dólares a los Principios de Inversión Sostenible de las Naciones Unidas (UNPRI) es uno de los ejemplos de este movimiento.

Además, las estadísticas ESG invitan a una evaluación de la relación riesgo/retorno en este tipo de activos. Hay estudios que están recogiendo esta relación enfocada hacia la óptica ESG, lo que auxilia las decisiones de inversión.

«Los parámetros ESG, en cierta forma, garantizan una sostenibilidad y menos riesgo a medio plazo. Eso queda muy claro cuando se mira hacia una empresa del sector del petróleo. En el medio plazo ellas no van a tener la misma capacidad de atracción que tienen hoy», señala Paulo Marques, gerente de Relaciones Institucionales del Tesoro Nacional.

La atracción de capitales extranjeros es clave para la financiación de Brasil

«Entretanto, las compañías de energías renovables parecen más interesantes en el largo plazo. Este tipo de lectura está cada vez más interiorizada en las decisiones de inversión, principalmente entre los fondos de pensiones internacionales que tienen perspectivas más de largo plazo», añade este ejecutivo.

El conjunto de acciones que ganan fuerza en el mundo pone el Tesoro frente a una nueva realidad una vez que la participación de los inversores no residentes es fundamental para la gestión de la deuda pública y para el desarrollo del mercado de capitales en Brasil.

La participación del inversor extranjero en la Deuda Pública Federal es del 13,7%. En lo que se refiere a la participación de los extranjeros en la deuda pública interna, el porcentaje fue del 9% en 2020. Pero hace doce años el porcentaje era de 20% (2008).

La relevancia del inversor no residente es aún más grande al considerar el aumento de la necesidad de financiación. «La recuperación de esta clase de inversores es una parte fundamental de la estrategia del Tesoro Nacional en el medio plazo», destaca el Tesoro en su Plan Anual de Financiación.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad