Con la colaboración de

Biden promete que EEUU reducirá a la mitad sus emisiones contaminantes en 2030

Se compromete a las cero emisiones en 2050 y reclama una acción global conjunta con la vista puesta en la COP26 de noviembre

“Hay que que remangarse y trabajar juntos”. El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha inaugurado la Cumbre del Clima virtual que, este jueves y viernes, quiere sentar las bases de una estrategia global en la lucha contra el cambio climático y que Biden aspira convertir en su bandera de política internacional.

Lo ha hecho con un discurso breve, de poco más de cinco minutos, pero con promesas, porque vincula a su país a reducir en un 50% sus emisiones contaminantes en 2030 y a cero en 2050. Un objetivo en comparación a 2005 y que la Casa Blanca ha matizado que puede elevarse hasta el 52%

Se trata de objetivos ambiciosos pero que van en paralelo a los de la Unión Europea (aspira a una reducción del 55% respecto a 1990) y del Reino Unido (del 78% en 2035, también respecto a 1990) y que marca una pugna geopolítica global por liderar la estrategia climática. China, en cambio, abre un margen mayor y no se compromete a la neutralidad hasta 2060, según ha asegurado en su intervención en la cumbre su presidente, Xi Jinping.

Exigencia de compromisos globales

Biden ha recalcado que todos los países deben trabajar juntos porque Estados Unidos, por sí solo, representa el 15% de las emisiones globales de gases con efecto invernadero.

Quedan por saber los detalles de cómo va a conseguir el presidente estadounidense materializar esa reducción de emisiones -previsiblemente irá dando detalles a lo largo de la cumbre, en la que participa el conjunto de su Administración-, pero Biden la ha ligado a su plan de infraestructuras.

Ningún país puede solucionar esta crisis de forma individual, es un problema global, tenemos que correr esta carrera juntos

Hace unos días, la Casa Blanca lanzó esta estrategia de inversión, de más de 2 billones de dólares, que tiene el foco en la inversión en renovables (por ejemplo en eólica y fotovoltaica) y, también, en la apuesta por una movilidad sostenible, algo que puede beneficiar a las compañías energéticas españolas.

“Tenemos que crear infraestructuras críticas”, ha recalcado Biden. “No podemos esperar más, hay que entrar en acción, no sólo el Gobierno federal, también los Estados, las ciudades y las empresas”, ha reclamado a su propio país.

Ningún país puede solucionar esta crisis de forma individual, es un problema global, tenemos que correr esta carrera juntos y la ciencia nos está diciendo que ésta es la década clave, en la que tomar decisiones”, ha asegurado Biden.

“Tenemos que conseguir que la temperatura no aumente más de 1,5 grados, para evitar los incendios, las inundaciones, las olas de calor. Es un problema grave e innegable”. Hay que recordar que la anterior Administración encabezada por Donald Trump frenó las acciones de EEUU contra el cambio climático, cuyos efectos negaba.

Acelerar la acción antes de la COP26

Además, Biden ha reafirmado que esta cumbre tiene como meta acelerar los compromisos de la COP26. “Este es el primer paso para la reunión de noviembre, la cumbre organizada por Naciones Unidas. Nuestra economía, nuestro bienestar, depende de lo que hagamos”.

“Tenemos que hablar de lo que cada uno puede hacer y ayudar a los países más vulnerables. Tenemos que movernos y movernos rápido porque las decisiones que tomemos antes de Glasgow van a determinar nuestro futuro. Es una obligación moral y nos queda poco tiempo”, ha concluido.

Tras su intervención, la Casa Blanca ha comunicado más objetivos concretos. Por ejemplo, que Estados Unidos se ha fijado el objetivo de alcanzar un 100% de electricidad libre de contaminación por carbono para 2035, no sólo con fuentes ‘verdes’, renovables, sino también con la captura de carbono. 

También, que desarrollarán proyectos concretos para financiar el transporte cero emisiones -como el tren-, la infraestructura de recarga de automóviles eléctricos, además de impulsar las inversiones en renovables y en combustibles verdes. Objetivos que, de nuevo, van ligados al Plan de Infraestructuras.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad