Temporada de juntas. La ola de inquietudes que nos deja para 2022

El activismo accionarial no es una moda, es una nueva realidad y la pandemia ha dejado una nueva lista de preocupaciones

Cerrando la temporada 2021 con la Junta de Inditex, tenemos tiempo para reflexionar sobre los obstáculos a los que se han enfrentado tanto emisores como inversores.

Los primeros han tenido que celebrar juntas virtuales, organizando la comunicación con sus accionistas de forma eficiente y en directo, además de verse las caras con los inversores activistas que empujan por más ‘Say on Climate’.

Esta iniciativa, prima hermana del ‘Say on Pay’ ha conseguido la creación de Comités de Sostenibilidad en más empresas del Ibex-35, así como propuestas de carácter consultivo sobre los Planes de Acción Climática.

Arrastrando el descontento de algunos accionistas con las remuneraciones del consejo, en el 2021 se ha visto una mayor oposición a tanto los informes anuales como a las políticas propuestas.

Teniendo en cuenta que grandes inversores, como BlackRock se han empezado a oponer, calculamos una media superior al 10 por ciento de oposición en propuestas de remuneración en compañías del Ibex 35, habiendo llegado a superar el 50 por ciento en el caso de Amadeus, lo que no ocurría desde hace 5 años con Merlin Properties.

Calculamos que la oposición a las propuestas de remuneración en el IBEX supera de media el 10%

Además, hemos visto cómo ha crecido la preocupación de los accionistas por la reputación de las empresas en las que invierten, y han votado en contra de la reelección de varios consejeros e incluso de la gestión del Consejo.

Los Planes de Acción Climática, algunos más exigentes que otros, tienen como propósito involucrar a los accionistas en las medidas relacionadas con la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero y alcanzar la neutralidad en carbono.

Según nuestras políticas de voto, hay que ser exigentes a la vez que comprensivos a la hora de votar a favor de los planes. Deben, por lo menos, estar alineados según estándares científicos reconocidos, la reducción de emisiones debe de ser lo suficientemente ambiciosa y debe cubrir al menos un 90% de las emisiones de alcance 3 (emisiones indirectas causadas por proveedores y demás terceros), entre otros.

¿Y ahora qué?

No nos podemos quedar de brazos cruzados, esperando que los emisores tomen nota de los resultados y esperar a la temporada 2022. Así que, como el único proxy advisor español, hemos diseñado varias actividades de implicación, o engagement, tanto para pedir más responsabilidad a los emisores como para ayudar a los inversores institucionales a cumplir con la nueva normativa.

Al finalizar la temporada, hacemos un análisis de los puntos fuertes y débiles de las empresas, para poder construir cartas de implicación, o engagement letters, en las que nos dirigimos al consejo de administración para hacer sugerencias. Los temas más comunes hasta ahora están relacionados con:

  • Políticas e informes anuales de remuneración: más transparencia en el desglose de los objetivos alcanzados durante el año, inclusión de objetivos ESG en la retribución variable y alineamiento de los incentivos con la estrategia de la compañía a largo plazo y los intereses de sus accionistas.
  • Estructura del consejo: diversidad tanto de género como de experiencia, y mayoría de independencia incluso en compañías con accionistas de control.
  • Política de dividendos, recompras y aumentos/reducciones de capital
  • Operaciones corporativas (M&A) como consecuencia de la crisis
  • Gestión del consejo y reputación empresarial.

A estos puntos clásicos, se les unirán las nuevas inquietudes de los accionistas, nacidas en el 2021

  • ‘Say on Climate’: Planes de acción climática, objetivos, métricas e informes anuales con información clara y transparente
  • Trabajadores: empleo, brecha salarial, salud, protección de la plantilla
  • Cadena de proveedores & ‘due diligence’
  • Derechos Humanos: tolerancia cero a infracciones, sanidad y seguridad
  • Transparencia fiscal: exigir desglose en cada país de negocio

Las tendencias de la próxima temporada

Con más o menos precisión que el Oráculo de Delfos, en Corporance pretendemos adelantarnos a los temas de moda que esperamos ver en la temporada 2022.

Gracias a las pistas que nos dejan las nuevas recomendaciones de la CNMV, podemos predecir que los emisores empezarán a presentar propuestas sobre operaciones vinculadas y que habrá una mayor transparencia en el desglose de la información no financiera.

El año que viene habrá una mayor transparencia en información no financiera

Además, siguiendo las miguitas de pan que nos dejó ‘Say on Remuneration’, hemos llegado al ‘Say on Climate’. Me pregunto, ¿cuál será el próximo gigante?

Quizás ‘Say on Diversity’, no solo en el Consejo, sino empujando por una mayor diversidad por toda la empresa, a lo mejor ‘Say on Technology’, a través del cual los accionistas votarán con carácter consultivo sobre la transición tecnológica de las compañías.

O, tal vez, ‘Say on Social’, dónde se decidirán los aspectos sociales como la salud & la seguridad de los trabajadores, medidas anti-corrupción y soborno, de las contribuciones económicas a ONGs, etcétera.

Lo que está claro es que estamos en un momento crucial: el activismo accionarial no es una moda, es una nueva realidad. La realidad es que ya no solo votamos con el dólar, como dicen en EEUU, o con los pies, como se decía antes de que los accionistas se implicaran, sino que votamos con nuestras acciones.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad