Repsol pondrá a prueba el primer estándar mundial net zero para petroleras

La española, junto a BP, Eni, Shell y Total testeará el modelo, que cuenta con el respaldo de IIGCC y la iniciativa TPI y en el que han participado grandes inversores institucionales

El sector petrolero y del gas está dando pasos para avanzar hacia una economía de cero emisiones netas. No obstante, los inversores calculan que, a día de hoy, sus objetivos y ambiciones climáticas no son suficientes para cumplir el Acuerdo de París.

En este contexto, una red de inversores con más de 10 billones de dólares bajo gestión ha articulado una norma de «mínimos» tras una serie de diálogos de alto nivel entre una veintena de firmas de inversión y las principales empresas del petróleo y el gas.

Entre ellas están la española Repsol, que junto BP, Eni, Shell y Total participará en un el programa piloto para probar la implementación de estas «expectativas mínimas» antes de que se apliquen a todo el sector.

Este estándar pretende ofrecer un reinicio para que los inversores y las empresas de petróleo y gas respalden un entendimiento compartido de lo que debe incluirse en un plan de transición y así permitir comparaciones efectivas por parte de los inversores.

Precisamente, la compañía capitaneada por Josu Jon Imaz, que ya anunció su intención de ser cero emisiones de carbono en 2050, afronta este próximo 5 de octubre su ‘Low Carbon Day’.

En esa jornada con los inversores ahondará sobre sus nuevos pasos en materia de negocio con bajas emisiones de carbono, la actividad hacia la que hace virar su negocio basado aún en el petróleo. 

Lo hará un año después de la presentación de su plan estratégico hasta 2025 y con la meta de mantener su retribución al accionista en los 6.700 millones de euros, entre dividendo y compra de acciones.

Respaldo inversor

El nuevo estándar para las compañías petroleras, publicado este miércoles, está respaldado por el Grupo de inversores institucionales por el cambio climático (IIGCC, por sus siglas en inglés) y la iniciativa TPI (Transition Pathway Initiative).

El documento incluye varias decenas de indicadores específicos acordados conjuntamente por inversores y compañías. En su elaboración han participado firmas de inversión colectiva de la talla de Amundi AM, BNP Paribas AM, Invesco, HSBC, Jupiter AM, Robeco, Sarasin & Partners o UBS AM.

Su objetivo es complementar el ‘Net-Zero Company Benchmark’ promovido por Climate Action 100+, que marca los requisitos necesarios para sectores como la industria del acero o la alimentación, entre otros. Con ellos, los inversores puede comparar el progreso real de forma más eficaz, con información «creíble y comparable».

Y es que, frente a los plazos cada vez más urgentes resaltados por el informe del IPCC sobre el cambio climático, los inversores necesitan un mecanismo para evaluar la evolución de estas compañías para su inclusión en las carteras ESG.

Cómo lograr un plan creíble

Estos estándares enfatizan la necesidad de que las compañías fijen unos objetivos integrales de reducción de emisiones absolutas y de intensidad, que cubran todas las emisiones materiales.

Aunque va más allá. El documento también hace hincapié en la importancia de que en el sector logre la alineación de los planes de gasto de capital y producción con el objetivo de lograr las cero emisiones netas. 

“Una trayectoria neta cero es imperativa y el sector energético debe actuar ahora. El estándar Net Zero de IIGCC para compañías de petróleo y gas proporciona a los mercados de capital un conjunto útil de principios para comparar el progreso en todos los ámbitos», ha señalado Sora Utzinger, analista senior de ESG en Aviva Investors.

De acuerdo a estos estándares, se consideran estrategias legítimas, tanto la liquidación como la diversificación de las ofertas de energía, especialmente las renovables, para reformar la demanda.

De hecho, el informe reconoce que «no existe un camino único o sencillo para lograr un objetivo de cero emisiones netas». 

Entre la serie de opciones disponibles que pueden combinarse para formar un plan creíble, IIGCC también incluye el desarrollo de tecnología y soluciones para reducir las emisiones o la venta de activos existentes para devolver efectivo a los inversores.

“En los últimos 18 meses se han visto una mayor ambición climática por parte de varios líderes dentro del sector del petróleo y el gas. Algunos han sugerido que sus objetivos son consistentes con las cero emisiones netas», ha señalado la directora ejecutiva de IIGCCStephanie Pfeifer.

«Sin embargo, el análisis muestra que para muchos todavía hay trabajo por hacer«, ha zanjado.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad