Repsol da el primer paso para ‘cazar’ las megainversiones en renovables de Biden

Compra el 40% de la estadounidense Hecate Energy, especializada en fotovoltaica y almacenaje, con la opción de llegar al 100% dentro de tres años

Estados Unidos se ha convertido en la piedra angular sobre la que construir un negocio renovable. Sobre todo, para aquellas compañías energéticas -españolas incluidas- que tienen por delante el desarrollo de esta parte de su actividad con reducidas emisiones contaminantes.

Así lo hizo Naturgy, a principios de este año, y ahora es Repsol la que mueve ficha en una dirección muy similar con la compra del 40% de Hecate Energy, en una operación de la que no ha desglosado el importe pero que rondaría los 250 millones de euros.

Se trata de una compañía con sede en Chicago y especializada en el desarrollo de proyectos fotovoltaicos y de baterías para el almacenamiento; dos de los focos donde están previstas relevantes inversiones bajo el paraguas del nuevo plan de infraestructuras que prepara la Administración de Joe Biden, que está valorado en más de dos billones de dólares. 

Más oportunidades de desarrollo

De esta formas, las compañías españolas se posicionan en un mercado donde hay más oportunidades de crecimiento que en el mercado europeo, por el menor desarrollo de las renovables en gran parte del territorio federal. Salvo en algunos Estados -como la costa Este, donde ya está posicionada Iberdrola-, donde el desarrollo, hasta el momento, es mayor.

En este caso, Hecate Energy cuenta con una cartera de proyectos renovables y de almacenamiento en desarrollo de más de 40 GW. De ellos, 16,8 GW corresponden a proyectos fotovoltaicos -en fase avanzada pero aún no operativos- y otros 4,3 GW a baterías para el almacenamiento de energía.

Además, aunque ahora Repsol adquiera el 40% de la compañía con sede en Chicago, asegura que, una vez transcurran tres años desde el cierre de esta transacción, la empresa dirigida por Josu Jon Imaz, tendrá la posibilidad de comprar la totalidad del accionariado de Hecate Energy.

Engordar la división renovable

Para Repsol esta es su segunda gran operación en renovables fuera de España, tras la compra este mismo año de activos renovables en Chile.

Ambas operaciones están enmarcadas en el crecimiento de una división de renovables en la que tiene pendiente decidir si la saca a bolsa -tiene un año por delante para decidirlo- o si busca un socio financiero al que vender una participación significativa y que tenga vocación de permanencia. Incluso, combinar ambas opciones.

De momento, Repsol asegura que este movimiento en Estados Unidos supone “un notable avance para alcanzar los objetivos de capacidad de generación de bajas emisiones e internacionalización del negocio de generación de bajas emisiones que establece el Plan Estratégico 2021-2025 de Repsol”.

Este pasa por alcanzar una capacidad de generación de 7,5 GW en el año 2025 y de 15 GW en 2030 y, para ello, reconoce que tiene que convertirse en un actor competitivo en renovables con presencia internacional.

Precisamente, la firma Berstein acaba de otorgar una valoración de 5.700 millones de euros a la división de renovables de Repsol, de acuerdo a un informe publicado por Bloomberg. Esta cifra está por encima de otras estimaciones previas, como las realizadas por Barclays y Citi, que situaban la valoración en el entorno de los 4.000 millones de euros; y de los 3.000 en los que la situaba Bank of America.

Iberdrola amplía capital en Avangrid

Además, este movimiento de Repsol llega sólo un día después de que otra energética española, Iberdrola, colocara Estados Unidos como uno de sus pilares de crecimiento en un segmento renovable como es la eólica marina.

Precisamente, este jueves, su filial estadounidense Avangrid ha anunciado que va a realizar una ampliación de capital de 4.000 millones de dólares en acciones ordinarias. 

Esta se va a concretar a través de una operación de colocación privada, a 51,40 dólares por acción, el precio de cierre del 11 de mayo de 2021.

De ella, Iberdrola suscribirá 3.260 millones de dólares de forma proporcional a su actual participación del 81,5% en la compañía y Qatar Investment Authority (QIA) suscribirá los 740 millones de dólares restantes.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad