Radiografía ESG de Telefónica: su punto fuerte es lo medioambiental y el débil, lo social

S&P analiza el 'performance' de la teleco, que, si triunfa la opa de MasMóvil sobre Euskaltel, se convertirá en el único representante del sector en la bolsa española

El sector de las telecomunicaciones es uno de los menos representados en el mercado bursátil español. Hasta ahora, con una compañía cotizando en el IBEX 35, Telefónica; y otra, en el Continuo, Euskaltel. Y, en los próximos meses, esa dualidad de opciones va a quedarse en solo una, si sale adelante la oferta pública de adquisición (OPA) del grupo MásMóvil por la compañía de origen vasco. 

De esta forma, cualquier inversor, incluidos aquellos que prioricen los valores con perfil ESG, sólo tendrán la opción de Telefónica. Más aún teniendo en cuenta que la propia MásMóvil abandonó el selectivo hace relativamente poco, -lo hizo el mes de noviembre-, tras pasar a manos de tres firmas de capital riesgo KKR, Cinven y Providence.

De esta forma, se convierte en aún más relevante, de cara a los inversores que busquen una diversificación sectorial de carteras ESG, saber cómo están evolucionando las valoraciones y los rating de la compañía presidida por José María Álvarez Pallete

S&P valora positivamente la sostenibilidad en su negocio

De hecho, hace sólo unos días la agencia S&P colocaba bajo su lupa la gestión de la dueña de Movistar en lo relativo a su gestión medioambiental, social y de gobierno corporativo. Y, de entrada, la mejor nota la obtiene en los aspectos ligados a la E de la ESG. Su nota global: un notable, aunque en la franja baja de esta calificación, porque logra un 70 sobre 100.

En este examen de S&P, la firma de calificación saca la conclusión global que de que la compañía con sede en Las Tablas está preparada para navegar en un escenario potencial disruptivo. “En línea con otros operadores de telecomunicaciones, anticipamos que va a seguir operando en un entorno que cambie rápidamente”, constata.

S&P valora positivamente que haya “incorporado la sostenibilidad a su estrategia, operaciones, decisiones de valor y creación de cadena de valor

“La estrategia a largo plazo de la compañía -focalizada en la digitalización, la sostenibilidad y la eficiencia- respaldará su preparación si se ejecuta de manera efectiva”, destaca como aspecto positivo. Además, S&P valora que haya “incorporado la sostenibilidad a su estrategia, operaciones, decisiones de valor y creación de cadena de valor”. 

La nota más baja de S&P en la S de la ESG

Más allá de este positivo análisis global de la ESG de Telefónica, las valoraciones sobre cada uno de esos tres aspectos ahondan en que la nota más baja, con un 64/100, corresponde a los criterios sociales. Esa valoración tiene raíz en el propio sector donde opera la compañía, donde existen visibles riesgos.

“Telefónica opera en un sector con una exposición media a los riesgos sociales en comparación a otros sectores. La mayoría de estos riesgos materiales incluyen la privacidad de los datos, la estabilidad de las redes, la gestión del capital humano y la conectividad, especialmente en áreas rurales”, resume S&P. “Los principales países donde opera tienen una exposición limitada a estos riesgos sociales, excepto Brasil, que genera el 20% de sus ingresos”, destaca respecto al peso que tiene el gigante latinoamericano en su balance. 

También en el terreno de la S de la ESG, la firma de análisis destaca su política de diversidad de género en su plantilla. Ahí, asegura que la proporción de mujeres en el puesto de ‘managers’ ha crecido desde el 20% al 27%, en comparación a 2015; y que el porcentaje global de mujeres empleadas está en el 38%, ligeramente por encima de sus competidores. 

En cuanto a la representatividad de la mujer en su alta dirección -que ya entra en el terreno del buen gobierno, donde saca una nota de 71/100- S&P apunta a que, al cierre de 2020, ellas ocupaban casi el 30% de los puestos de su consejo de administración, muy por encima del 11% que tenía en 2011, pero lejos de la recomendación del 40% a la que insta la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Reducido impacto ambiental

Y, respecto a la gestión medioambiental, donde saca la puntuación más positiva 75/100, la agencia de calificación asume que el sector de las ‘telecos’ es uno de los menos expuestos a los riesgos ambientales. En este sentido, apunta que es una de las compañías de su sector con menos emisiones de efecto invernadero y que, desde 2016, las ha reducido en un 47%, en un periodo donde el tráfico de datos gestionados se ha disparado en un 241%. 

Pero no sólo S&P tiene en su punto de mira la evolución ESG de Telefónica. Las otras dos grandes familias con calificaciones de sostenibilidad también revisan a la dueña de la marca O2.

Por un lado, MSCI, que le otorga una calificación de A. Esta nota hace que, de momento, la operadora se quede fuera del Índice SOCIAL INVESTOR, del que sólo forman parte las compañías con mejores calificaciones que, en el caso de MSCI, conlleva tener una ‘AA’ o ‘AAA’, las dos notas que posicionan a las empresas como líderes de su sector. En este caso, MSCI, considera que Telefónica tiene que mejorar un aspecto ligado al buen gobierno: su conducta corporativa. 

Por otro, Sustainalytics que sí le otorga una nota con la que podría alcanzar el Índice SI, dado que entiende que tiene una baja exposición a los riesgos ESG, con una puntuación de 18,5.

Sin embargo, no llega al ‘top 10’ de su sector según esta firma de análisis, ya que se sitúa en la posición 16 de un universo de 210 empresas de telecomunicaciones revisadas por Sustainalytics.

Telefónica ve más cerca los 4 euros por acción que los 2,2 con los que cerró 2020

Con estas calificaciones y sus posibles cambios a futuro, Telefónica se queda como única opción ‘teleco’ entre las cotizadas, una vez culmine la OPA de MásMóvil sobre Euskaltel, que va a prorrogarse, al menos, varios meses.

De momento, la evolución de Telefónica en el parqué en lo que va de año es positiva. A pesar de que en las dos últimas semanas ha frenado su ‘rally’ alcista, ve más cerca los 4 euros por acción que los 2,2 con los que cerró 2020.

Euskaltel alcanza el 40% de mujeres en su consejo de administración

En cuanto a la ESG de Euskaltel, dado que es una compañía del Mercado Continuo, se queda fuera del radar de las tres grandes firmas de análisis mencionadas (S&P, MSCI y Sustainalytics).

Pero la compañía de origen vasco, que acaba de empezar su desembarco en todo el territorio español bajo la marca Virgin, sí publica su informe anual de sostenibilidad. En él, llama la atención, por ejemplo, que cumple con la recomendación de la CNMV en cuanto al número de mujeres en el consejo de administración, son el 40% (4 de 10 puestos). Sin embargo, en su equipo directivo solo dos de los 18 cargos están ocupados por directivas.

Por otro lado, en el terreno medioambiental, destaca que, durante 2020, las emisiones de gases con efecto invernadero totales de Euskaltel fueron de 4.606,22 toneladas equivalentes de CO2, un 72,44% menos que el año previo. Un recorte que achaca a la compra de electricidad renovable.

Y, en el terreno social, para este año, Euskaltel tiene previsto desarrollar un protocolo contra la violencia de género y el acoso por razón de sexo. Además, apunta en el informe, que sus nuevos planes de igualdad contemplan “la elaboración de una estadística anual por sexos de todas las medidas de conciliación, para un mejor seguimiento y toma de decisiones”. Unos planes que, previsiblemente, pueden concluir cuando la compañía ya esté bajo el paraguas de MásMóvil.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad