Qué compañías españolas acelerarán en Reino Unido con el ‘Green Deal’ de Boris Johnson

Iberdrola, IAG, Ferrovial o ACS son algunos de los nombres propios que pueden aprovechar el millonario plan de inversiones del Reino Unido, que afecta a numerosos sectores empresariales

Londres

El primer ministro británico Boris Johnson encara la recta final del año 2020 con una agenda repleta de actividad diplomática y de planes a futuro. No sólo está inmerso en las -enésimas- negociaciones para llegar a un acuerdo comercial con la Unión Europea (UE) tras el Brexit.

Además, acaba de presentar un ‘Green New Deal’, una estrategia de descarbonización de la economía del Reino Unido que pasa por potenciar las industrias ‘verdes’ como motor de creación de empleos.

 Y ahí hay empresas españolas, como Iberdrola, IAG, Ferrovial o ACS, que pueden subirse a esta ‘ola’ de transformación lanzada por Downing Street.

Johnson busca ser referencia en transformación verde

La última promesa del ‘premier’ británico es pisar el acelerador en la reducción de emisiones contaminantes, de CO2. Su objetivo es alcanzar una rebaja del 68% en el año 2030.

Un porcentaje que supone ser más ambicioso que la UE, porque la previsión aprobada por el Parlamento europeo es alcanzar el 60% al final de la década.

Un objetivo que tiene detrás ‘vestir’ a Boris Johnson como a uno de los líderes mundiales con más ambición a la hora de impulsar la transformación renovable.

«Queremos asumir el liderazgo con un ambicioso y nuevo objetivo para el 2030, y ser más rápidos que ninguna otra economía del mundo»

Boris Johnson, primer ministro del Reino Unido

No en vano, en un año se celebrará en Glasgow la cumbre mundial del clima COP26, que tenía que haberse celebrado en este 2020 pero que salta en el calendario doce meses como consecuencia de la pandemia de Covid-19.

“Queremos asumir el liderazgo con un ambicioso y nuevo objetivo para el 2030, y ser más rápidos que ninguna otra economía del mundo con nuestro plan de 10 acciones”, aseguró Johnson al presentar su nueva estrategia.

Una inversión millonaria y 250.000 empleos

Unos planes que pasan por aspectos como potenciar la energía eólica marina, el hidrógeno verde o los medios de transporte menos contaminantes, donde las empresas españolas presentes en el Reino Unido ya llevan camino recorrido y pueden convertirse en actores clave.

El marco general de este proyecto conlleva una inversión cercana a los 12.000 millones de libras (algo más de 13.200 millones de euros), aunque prevé que el sector privado pueda acelerar aún más y multiplicar por tres esa cifra.

Además, prevé que con el conjunto de medidas a la transformación renovables se creen alrededor de 250.000 puestos de trabajo.

Iberdrola puede aprovechar el tirón renovable

De esas 10 medidas del ‘Green New Deal’ de Boris Johnson, los tres primeros puntos están vinculados a la energía: la apuesta por la energía eólica (con la marina como puntal), el hidrógeno verde y el guiño a la nuclear que dado que no emite CO2 es vista con buenos ojos por el gobierno conservador.

Ahí la empresa española que se convierte en punta de lanza es Iberdrola. La compañía presida por Ignacio Galán opera en el Reino Unido a través de Scotish Power y ya cuenta en su haber con la etiqueta de ser ‘verde’ en su producción eléctrica, dado que el 100% de la energía que produce en ese país ya es a través de fuentes de cero emisiones.

En Reino Unido, la compañía con sede en Bilbao contaba, al cierre de último ejercicio 2019, con 39 parques eólicos y dos más de eólica marina.

Además, el nuevo plan estratégico de la multinacional española, presentado hace unas semanas, ya contempla Reino Unido como uno de sus mercados con potencial de crecimiento.

El 16% de la inversión orgánica prevista por Iberdrola hasta 2025 se destinará a Reino Unido

De aquí a 2025, contempla inversiones orgánicas en todos los países donde opera por valor de 68.000 millones de euros. Y, de esa cifra, prácticamente la mitad irá a renovables.

Por mercados, Reino Unido será el tercer país donde más invierta en los próximos cinco ejercicios. Allí irá destinada el 16% de su inversión, por detrás del 34% que dedicará a Estados Unidos y el 21% al mercado español.

Aviación menos contaminante

La segunda gran área del plan verde del Gobierno británico pasa por acelerar la transformación de los medios de transporte a opciones menos contaminantes hasta llegar a las cero emisiones en 2050.

Un pilar es la apuesta por los vehículos eléctricos donde las empresas españolas no van estar entre las más activas dada la ausencia de fabricantes de automóviles de ‘bandera’ española. Sin embargo, sí pueden tener opciones, de nuevo, las eléctricas que se especialicen la instalación de electrogasolineras.

En el sector aéreo, el ‘Green New Deal’ de Johnson deja las puertas abiertas porque aún no lo tiene todo definido. Este plan no incluye medidas, pero asume que, según las recomendaciones del Comité para el Cambio Climático, sí debería hacerlo.

Un planteamiento que afectará de lleno a los grandes del Ibex vinculados al sector aéreo, como la IAG, la cabecera de British Airways (además de Iberia y Vueling); o Ferrovial, que opera el aeropuerto londinense de Heathrow (el de mayor tráfico aéreo de todo el país); además de Aberdeen, Southampton y Glasgow. Mientras, Aena gestiona el 51% de la concesionaria del aeropuerto de Luton, en Londres.

Johnson dejará la decisión para 2021, cuando prevé realizar una ronda de consultas para establecer una estrategia de descarbonización de la aviación (donde, de nuevo, puede jugar un papel relevante el hidrógeno verde) con el objetivo de ponerla en marcha en 2025.

Edificios e infraestructuras ‘eco’

Por último, otro de los aspectos de este plan de 10 medidas de Johnson para la transformación renovable tiene que ver con la construcción, las infraestructuras y con la eficiencia energética de los edificios.

En este aspecto, faltan detalles, aunque el Ejecutivo sí ha indicado que aspira a que viviendas, escuelas y hospitales sean menos contaminantes y más eficientes, lo que puede conllevar una oportunidad para las constructoras españolas, sobre todo si este proyecto conlleva una nueva inversión en infraestructuras.

Johnson persigue un parque de viviendas, escuelas y hospitales que no contaminen

Por ejemplo, hace poco más de un año, ACS se adjudicó la construcción de una de las estaciones de la primera línea de Alta Velocidad del Reino Unido, que unirá Londres con Birmingham. Se trata de la estación de Euston, en un contrato valorado en 1.650 millones de libras.

En cuanto a infraestructuras hospitalarias, este otoño, FCC se adjudicó el diseño y construcción del nuevo Hospital de Jersey, valorado en casi 600 millones de euros.

A falta de la letra pequeña, de cómo se concretarán las medidas del Gobierno conservador, las empresas españolas presentes en Reino Unido están colocadas en la línea de salida y parece difícil que no estén entre las candidatas a ejecutar la estrategia verde del premier británico.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad