Ninguna IBEX quiere ser ‘outsider’ en ESG

Almirall, Solaria y PharmaMar se preparan para lograr el aval de las agencias de calificación especializadas. Ninguna de ellas cuenta en este momento con notas públicas en sostenibilidad

Laboratorio de Almirall

Almirall, Solaria y PharmaMar han sido las últimas compañías en llegar al IBEX 35. Un salto al parqué que conlleva no solo jugar en las grandes ligas, sino también pasar un escrutinio más intenso para poder formar parte de las carteras de los grandes inversores institucionales. Y también en lo relativo a criterios ESG (Environmental, Social & Corporate Governance). En este aspecto, la entrada al principal indicador español las ha pillado sin ninguna referencia que ofrecer a un mercado cada vez más pendiente de la sostenibilidad.

Las tres han debutado en el selectivo en este 2020, uno de los años más complejos, dada la crisis del coronavirus; y los vaivenes y la volatilidad que la pandemia ha provocado en los mercados bursátiles.

Un desembarco entre los grandes del parqué que hace que las calificaciones por parte de las agencias de rating ESG (MSCI, Sustainalytics o S&P SAM) vayan llegando con cuentagotas.

Almirall trabaja con Sustainalytics y Clarity

La primera en saltar al IBEX este año fue Almirall. El laboratorio especializado en dermatología sustituyó a Mediaset el pasado junio, tras la integración del grupo audiovisual en su matriz.

Desde entonces, la empresa ha vivido los altibajos del IBEX, que hace que en estos casi seis meses haya perdido cerca de un 12% de su valor en el parqué.

La sociedad controlada por la familia Gallardo ya está dando pasos para contar con calificación ESG. Explica a SOCIAL INVESTOR que estos criterios de inversión responsable son una “prioridad”; y que estos principios calan toda su actividad, “en todo el proceso de investigación, desarrollo, producción y comercialización de nuestros productos”.

En cuanto a los pasos concretos, indica que está “trabajando por primera vez con Sustainalytics [que valora el riesgo ESG de las cotizadas] para recopilar de una manera más precisa todos los aspectos relacionados” con la ESG.

“También hemos realizado recientemente un ‘engagement’ con el recopilador de datos Clarity, de cara a ayudarles en la recogida de datos sobre la compañía en relación a estos aspectos”, añade el laboratorio.

El consejero delegado de Almirall es el responsable de supervisar la coordinación de las actividades relacionadas con la sostenibilidad

Hasta esa calificación, Almirall explica en su informe anual cómo estructura su estrategia ESG.

Indica que su consejero delegado (Peter Guenter, que abandonará la compañía el 31 de diciembre) “es el responsable de supervisar la coordinación de todas las actividades relacionadas con la sostenibilidad y, especialmente, de proponer las líneas de estrategia y programas corporativos, establecer medidas de gestión y control, así como revisar los programas e iniciativas de ESG, cuyo comité le reporta directamente”.

Este comité de ESG se encarga de coordinar los departamentos responsables de la gestión diaria de las acciones relacionadas con la sostenibilidad (con profesionales médicos, pacientes…).

Además, realiza “inventario de actividades en curso y/o realizadas durante cada periodo”, así como de los planes de acción y de informar al consejo de administración y al CEO. Habrá que esperar al informe de 2020 para ver si la compañía detalla cómo se materializa en acciones concretas esta supervisión.

Solaria, otra renovable en el selectivo

Solaria desembarcó en el IBEX en octubre, reforzando el peso de las energéticas en el principal índice de la bolsa española y acrecentando la relevancia de las renovables en el parqué. De hecho, camina al alza, porque sus títulos han repuntado desde entonces cerca de un 8%.

La compañía apunta que ya está haciendo los deberes en materia de ESG y asegura que ya cuenta con una calificación A por parte de MSCI. Sin embargo, en la información que publica esta firma de calificación aún no aparece este rating de Solaria.

Hay que recordar que el rating A de MSCI posiciona a una cotizada en la media de su sector, aunque en la parte alta de esa media. Algunas de las grandes energéticas cotizadas, como Iberdrola y Naturgy, logran la ‘tripe A’, que las coloca como líderes de sus industrias.

Solaria también adelanta que en los próximos meses hará pública su memoria de sostenibilidad de 2020. La última información anual publicada, la del ejercicio 2019, aún no contaba con datos específicos sobre ESG.

PharmaMar busca mejorar en visibilidad ESG

El terceto de debutantes en el IBEX en 2020 lo completa PharmaMar que cayó por debajo de los 100 euros por acción en la jornada que aterrizó en el selectivo y que ahora se sitúa en el entorno de los 76.

La compañía centrada en la investigación oncológica asume que aún “no forma parte de los análisis de las principales agencias de calificación ESG”.

“Sin embargo, estamos trabajando en estos momentos para dar visibilidad a todas las actividades que en el ámbito de la ESG desarrolla nuestra compañía”, matiza a SOCIAL INVESTOR.

En su caso, sí cuenta con un informe anual de información no financiera del ejercicio 2019. En él, detalla cuestiones como la gestión de riesgos operativos o relativos a su entorno.

En ese informe desglosa aspectos relacionados con el impacto medioambiental -la E de la ESG- de su negocio, como que controla los residuos considerados peligrosos de sus instalaciones; o el agua que emplea para evitar vertidos medioambientales.

En cuanto a la S, el aspecto social, en ese informe apunta, por ejemplo, que durante 2019 empleó una media de 487 personas, el 58%, mujeres. O, sobre gobierno corporativo, indica que su consejo de administración estaba integrado por 11 personas, de ellas, tres mujeres; y que mientras la retribución media de los consejeros alcanzaba los 180.000 euros, la de las consejeras se quedaba en 140.000.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad