Naturgy, Repsol, Iberdrola, Enagás y Endesa se vuelcan en la reducción de emisiones

Las grandes energéticas del IBEX ahondarán en su giro hacia la energía verde el año que viene

Las grandes compañías del sector energético afrontan 2021 con metas muy claras: la descarbonización y la reducción de emisiones están en el foco de su transformación, no sólo porque el compromiso de frenar el cambio climático las lleva a ello, sino porque están transformando su propia operativa.

Esta es una de las principales conclusiones de la encuesta realizada por SOCIAL INVESTOR para conocer cuáles son los retos en sostenibilidad de las compañías del Ibex en 2021.

Y, para el sector energético, la transformación es esencial, más aún cuando en los próximos años se van a realizar avances vitales para la industria, como la apuesta por el hidrógeno verde, que están empujando tanto la Unión Europea, como iniciativas de carácter privado y que implican a algunas de las principales fortunas que aparecen en la ‘lista Forbes’.

Cambios estratégicos en Enagás

Y esa transformación va formar parte del ADN de las empresas. Enagás, por ejemplo, indica que está comprometida con el objetivo de ser neutra en carbono en 2050 y que a través de su Plan de Eficiencia Energética y Reducción de Emisiones, desde 2014, ha conseguido reducir casi a la mitad su huella, según indica su director general de Personas y Recursos en Enagás, Javier Perera de Gregorio.

En 2021, el gestor de la red gasista llevará a cabo una “actualización estratégica” en materia de sostenibilidad, desde tres ejes. Y uno de ellos, de nuevo, marcado por la necesidad rebajar su impacto de emisiones de CO2. En concreto, enfocar la “eficiencia energética y reducción de emisiones” y “minimizar el impacto ambiental de las operaciones, con un foco especial en la reducción de la huella de carbono”.

Además, para el próximo año encarará el “rol del gas natural y de los gases renovables en el modelo energético”. “Estamos trabajando en la adaptación de nuestras infraestructuras para el transporte de los gases renovables, además de impulsar el desarrollo de proyectos que permitan la producción del biometano y el hidrógeno verde”, argumenta Perera de Gregorio.

El tercer punto de ese replanteamiento de Enagás tiene que ver con la gestión de personas, para atraer talento que permita soluciones más innovadoras, también en cuestiones de sostenibilidad. Y en este aspecto, la empresa gasista adelanta que va a realizar “una revisión de la política retributiva para los próximos tres años”.

“La sostenibilidad ha sido una de las prioridades estratégicas de la compañía durante los últimos diez años, por ello ha estado vinculada a la retribución variable de todos los profesionales de la compañía, tanto en los objetivos anuales como en la retribución a largo plazo. La nueva política retributiva también será una oportunidad de evaluar la apuesta real de la empresa por la sostenibilidad en los próximos años”, apunta.

Javier Perera de Gregorio, director general de Personas y Recursos en Enagás

Endesa busca minimizar el impacto del cierre de las centrales de carbón

Esa transformación también implica el adiós al carbón, que afecta, por ejemplo a Endesa. Su directora general de Sostenibilidad, María Malaxechevarria, señala como reto de cara a 2021 el cierre las centrales de carbón de la filial de Enel “de una manera que tenga el menor impacto social tanto desde el punto de vista de empleado interno (recolocaciones) como de proveedores, formación y contratación local”, asegura.

Se trata de las centrales de Andorra (Teruel) y Compostilla (León), en 2021. Además, la compañía ha iniciado el proceso de cierre de la central de Carboneras, en Almería; y aún le queda pendiente la de As Pontes, en Galicia.

Además, la directora general de Sostenibilidad de Endesa señala que la compañía busca integrar los principios de la economía circular en sus diferentes líneas de negocio, incluido el citado desmantelamiento de las plantas para desarrollar proyectos renovables; y apunta la importancia de mantener la presencia de la energética en los índices de sostenibilidad, mejorando su posicionamiento.

Iberdrola señala a la sostenibilidad para impulsar la recuperación

“Pensamos que la apuesta firme por la sostenibilidad es la llave para poder salir reforzados la crisis actual”, asegura Mónica Oviedo Céspedes, responsable Gestión de Sostenibilidad de Iberdrola.

En su caso, señala la ejecución del nuevo plan de inversiones de la compañía vasca (75.000 millones de euros, centrado en renovables, redes y digitalización). “Avanzaremos en nuestra reducción de emisiones, hasta lograr ser neutros en carbono en Europa ya en 2030 y a nivel global en 2050”, indica a futuro.

“Otros retos relevantes en materia de sostenibilidad son la aplicación, y el reporte,  de las recomendaciones TCFD, la transición justa, el desarrollo y la implementación de nuevas tecnologías, el trabajo continuado con la cadena de proveedores y la concienciación sobre el cambio climático”, resume.

Naturgy avanza en la revisión estratégica y el gas renovable

Otra energética inmersa en la revisión de su plan estratégico es Naturgy. Su directora de Medio Ambiente y Responsabilidad Social, Nuria Rodríguez, indica el papel que debe jugar el gas renovable y en la transición energética, así como la reducción a largo plazo de emisiones de gases de efecto invernadero son los principales desafíos en lo ambiental.

“Pero no debemos olvidar que debemos seguir haciendo frente a realidades sociales aún no resueltas como la vulnerabilidad energética o garantizar una transición justa para no dejar nadie atrás”, añade. “En lo relativo a la gestión de la sostenibilidad, será esencial continuar trabajando para extender estos principios y compromisos a toda nuestra cadena de suministro”.

Nuria Rodríguez, directora de Medio Ambiente y Responsabilidad Social de Naturgy.

“Además, mantenemos la vista puesta en asuntos emergentes que constituyen retos más a medio plazo como son: la futura regulación europea sobre debida diligencia ambiental y de derechos humanos​; o las crecientes exigencias por parte de inversores, analistas y reguladores para disponer de estándares de métricas que contribuyan a valorar mejor el desempeño no financiero de las empresas y su impacto social y ambiental”, argumenta Nuria Rodríguez.

Repsol pondrá en marcha proyectos renovables en España y Chile

Ese objetivo de la descarbonización también está en la hoja de ruta de Repsol para los próximos cinco años. “Durante el año 2021 seguiremos trabajando en la eficiencia operacional para la descarbonización de nuestras instalaciones e iniciaremos la operación de algunos de nuestros proyectos renovables en España y Chile”, adelanta su director de Sostenibilidad, Fernando Ruiz.

“Además, seguiremos trabajando en los escenarios a futuro de transición energética y actualizaremos nuestro alineamiento con las asociaciones e iniciativas en las que participa Repsol a la luz del Acuerdo de París.

“Hemos revisado nuestros objetivos a medio plazo haciéndolos aún más exigentes, de tal forma que para 2025 nos comprometemos a reducir un 12% nuestro indicador de intensidad de carbono, reduciremos en 1,5 millones de toneladas de CO2 equivalentes al año nuestras emisiones”, desglosa.

Fernando Ruiz, director de Sostenibilidad de Repsol

Y enumera, también, el aumento de “la capacidad de generación eléctrica baja en carbono hasta los 7.500 MW, y apostaremos por los combustibles de bajo carbono, incluyendo el hidrógeno renovable, estableciendo como objetivo alcanzar una capacidad de producción de 1,3 millones de toneladas de biocombustibles sostenibles en 2025 y un objetivo equivalente a 400 MW de hidrógeno renovable”.

“En 2021 seguiremos trabajando para contribuir al objetivo marcado en 2030 de reciclar el equivalente al 20% de nuestra producción de poliolefinas”, apunta Ruiz en cuanto al impulso de la economía circular.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad