Nace el Índice SOCIAL INVESTOR: el indicador de la élite ESG española

Está compuesto por nueve valores (Amadeus, BBVA, Caixabank, Enagás, Endesa, Iberdrola, Inditex, Naturgy y Red Eléctrica) que atesoran los mejores rating internacionales en sostenibilidad

SOCIAL INVESTOR lanza este lunes una nueva herramienta para los inversores interesados no sólo en aquellas compañías que están comprometidas con los criterios ESG (Environmental, Social & Corporate Governance), sino que exigen que esas cotizadas dispongan de las mejores calificaciones en las diferentes materias ligadas con la sostenibilidad y el buen gobierno.

Este es el objetivo que persigue el Índice SOCIAL INVESTOR, el primer indicador bursátil español compuesto, exclusivamente, por aquellas empresas que logran obtener los mejores rating internacionales de las firmas de calificación más prestigiosas (MSCI, Sustainalytics y S&P) entre las que componen el IBEX 35.

Un selectivo sostenible que actualmente integra nueve grandes valores de la bolsa española: Amadeus, BBVA, Caixabank, Enagás, Endesa, Iberdrola, Inditex, Naturgy y Red Eléctrica.

Nueve compañías que constituyen, a día de hoy, los ‘nueve magníficos’ de la ESG española pero que deberán mantener estas calificaciones para garantizar su permanencia en el Índice Social Investor. De igual manera que ocurre, por ejemplo, con el selectivo Ibex 35, se trata de un índice vivo, que puede verse modificado en función de la evolución ESG de las empresas.

¿Por qué es necesario un índice bursátil que valore la ESG?

El Índice SOCIAL INVESTOR persigue ser una herramienta imprescindible para los inversores en un momento donde los criterios ESG se han convertido en fundamentales a la hora de diseñar una cartera de participadas que aspiren a mantener una rentabilidad a largo plazo.

El presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNVM) Rodrigo Buenaventura ahondaba en ese mismo sentido hace sólo unos días, al presentar las prioridades del supervisor para el año en curso. 

“Es uno de los cambios más relevantes en décadas, en cuanto a la reasignación de activos financieros y la reorganización de carteras”, en referencia al peso que la sostenibilidad está tomando en los mercados que, además, se ha convertido en uno de los cuatro pilares estratégicos del organismo supervisor para los próximos meses.

Y, pese a esta transformación, se necesitan más herramientas que permitan una mayor transparencia y fiabilidad a la hora de tomar decisiones. 

Por ello, SOCIAL INVESTOR ha decidido ir un paso más allá. Diseñando su propio índice bursátil bajo premisas ESG, que adopta un estilo ‘best-in-class’ (estar formado únicamente por las empresas del IBEX con mejores notas ESG por parte de los principales emisores). Un instrumento más para perseguir esa transparencia y fiabilidad en la información que exigía el propio presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Este supervisor no es el único organismo que insta al conjunto de operadores económicos a avanzar en estas exigencias de transparencia y de información verificable y fiable, en beneficio de los propios inversores.

La Autoridad Europea de Valores y Mercados (ESMA), el equivalente a la CNMV pero a escala comunitaria, instaba en un reciente informe, a reforzar y ahondar en las calificaciones ESG como herramienta clave para mejorar la confianza de los inversores y avanzar en la transición hacia un sistema financiero más sostenible.

¿Qué requisitos hay que cumplir para estar el Índice SOCIAL INVESTOR y qué valores pasan la criba?

Ser uno de los integrantes del Índice SOCIAL INVESTOR conlleva, simplemente, tener las mejores calificaciones internacionales en materia de ESG. 

En concreto, requiere cumplir con algunos de los siguientes requisitos. Por un lado, las cotizadas deben lograr la calificación más alta en ESG según la firma MSCI, o bien un rating AA o bien AAA. Dos calificaciones que posicionan a las compañías como líderes de sus respectivos sectores. 

Además, deben presentar un riesgo medio o bajo en cuanto a ESG, según el análisis que realiza otra de las firmas de referencia en este sector, Sustainalytics. Por último, las cotizadas deben alzarse con alguna de las tres medallas en sostenibilidad (oro, plata y bronce) que otorga S&P.

Desde su lanzamiento el pasado mes de noviembre, SOCIAL INVESTOR ha ido analizando qué compañías del Ibex 35 han conseguido estos hitos y, ahora, esa relevancia en materia de ESG se verá reflejada en el Índice.

En estos meses, nuestra publicación ha ido informando, puntualmente, de la evolución de los denominados ‘magníficos en ESG’ del Ibex. Unas cotizadas que, en el tumultuoso ejercicio 2020, marcado por la pandemia de coronavirus, tuvieron un comportamiento mejor que el del conjunto del selectivo.

En estos meses, el listado de magníficos ha ido cambiando. Este año la constructora Ferrovial se descolgó de este ranking de mejores cotizadas españolas en calificaciones ESG después de que MSCI le recortara un escalón su nota, de AA la rebajó a A. 

En cambio, otra compañía se ha aupado a esta selección de cotizadas. Se trata de una entidad financiera BBVA, que ya contaba con la calificación AAA, pero que, según Sustainalytics, tenía riesgo ESG medio. Ahora, esta firma ha mejorado su nota y ha rebajado esa exposición al riesgo, en sostenibilidad y buen gobierno, a la calificación de ‘medium risk’.

El cambio de ambos valores se produjo el pasado 1 de marzo. El índice se revisará cada tres meses, aunque se realizará una prueba de deterioro mensual. Si una compañía fuera degradada por dos calificadoras será expulsada del índice. Si no, los cambios se realizarán trimestralmente.

En este primer ejercicio, se realizará una prueba de deterioro a 31 de marzo, y, posteriormente, las revisiones se realizarán al cierre del 30 de junio, del 30 de septiembre y del 31 de diciembre.

A lo largo de las próximas jornadas, Social Investor irá analizando exhaustivamente los porqués detrás de esta composición de compañías en el Índice SI. 

¿Cómo se ha diseñado técnicamente el índice?

El Índice SOCIAL INVESTOR es un índice equiponderado. Todos lo valores arrancan cada trimestre con el mismo peso dentro del indicador, aunque su representatividad se va ajustando de forma natural a medida que transcurren los días de acuerdo a su evolución en bolsa. Se ha optado por este modelo para que se asemeje lo máximo posible a la evolución de una cartera de valores.

Por tanto, a diferencia del IBEX, la capitalización de cada compañía ajustada a su liquidez no es importante. Para un pequeño inversor es complicado replicar un indicador que ajusta valor y liquidez; pero, sin embargo, es mucho más asequible invertir la misma cantidad en cada una de las empresas.

Tampoco tendría sentido realizar un ajuste que diera más peso a unas compañías que otras por rating. Las calificadoras dan estas notas teniendo en cuenta los sectores de los que forma parte, de manera que para realizar un ajuste ‘adecuado’ sólo se podrían tener en cuenta los valores de una misma industria.

Trimestralmente, se ajusta el peso para que todas las empresas partan con la misma representatividad.

El índice nace a fecha 1 de noviembre -SOCIAL INVESTOR vio la luz el 18 de ese mismo mes-, con un valor inicial de 1.000. La composición inicial fue Amadeus, Caixabank, Enagás, Endesa, Iberdrola, Ferrovial, Inditex, Naturgy y Red Eléctrica. Ferrovial computó hasta el pasado 26 de febrero y fue sustituido desde el 1 de marzo por BBVA.

El Índice SOCIAL INVESTOR no cuenta con un número determinado de valores. Su composición la determina el número de empresas de que logran las calificaciones máximas por parte de agencias de rating ESG.

Todas las calificadoras que se utilizan para crear la composición ofrecen estos datos de forma pública.

Un paso más para potenciar la información ESG

De esta forma, el Índice SOCIAL INVESTOR busca convertirse en la referencia para todos aquellos inversores interesados en conocer cómo evolucionan en bolsa las compañías con mejores notas de sostenibilidad mediambiental, social y buen gobierno corporativo.

Un índice vivo, que se irá actualizando, adaptándose a los cambios en las calificaciones ESG de las compañías españolas y, por tanto, a cómo materialicen sus estrategias.

Con esta nuevo índice, Social Investor persigue no sólo aportar información de calidad a sus lectores y suscriptores, sino proporcionar la mayor y mejor cobertura de la actualidad ESG con nuevas herramientas y con la mayor fiabilidad.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad