María José Gálvez (Bankia): la banca tiene un papel clave en impulsar la ESG en la pyme

El sector financiero puede ser un catalizador para que estos criterios lleguen hasta las pequeñas empresas. Se beneficiarían de mejores condiciones de financiación y sabrían como acceder a los fondos europeos

Con distinto desempeño, pero la preocupación por mejorar los criterios ESG es una constante entre las empresas del IBEX. El reto es trasladar esa importancia al resto del tejido empresarial; algo en lo que la banca puede jugar un papel clave, especialmente en el caso de las pymes.

“Tenemos claro que donde podemos el apoyo máximo es a través del producto y servicio y también del asesoramiento”, avanza María José Gálvez, Directora de Sostenibilidad de Bankia, en una entrevista con SOCIAL INVESTOR, en la que repasa los retos en ESG del IBEX y los cuatro años que el banco lleva en el índice Dow Jones de Sostenibilidad Europeo.

Las entidades financieras están centradas en la puesta en marcha de una gama más amplia de productos relacionados con la ESG, tanto desde la oferta para inversores, como los fondos o los planes de pensiones, como desde la de financiación (préstamos sostenibles o sociales), pero también está dando pasos hacia la consultoría.

“Hemos desarrollado herramientas para clientes y para no clientes. Tenemos una web que se llama Bankia Soluciona Empresas, que ofrece herramientas para que las pymes puedan hacerse autodiagnósticos de inversión responsable y ver el grado de desempeño en estos temas, o en eficiencia energética”, repasa Gálvez.

Ese enfoque puede ser especialmente importante a lo largo de los próximos años, en los que llegarán los fondos europeos del programa NEXT Generation, que en una importante proporción van a ir destinados a incentivar la economía baja en carbono.

«Alguna de las operaciones de financiación que cerramos en banca corporativa vincula el precio a objetivos ESG»

María José Gálvez

El otro gran elemento son los costes de financiación. Ya se anticipa que las empresas más sostenibles conseguirán financiarse a mejores precios; algo que puede ayudar a que las pymes se vayan volcando en la sostenibilidad en cada uno de sus negocios.

“Es algo que ya hemos incorporado en banca corporativa. Algunas de las operaciones que hemos cerrado vincula el precio al desempeño en criterios ESG. Se puede vincular a criterios sociales o medioambientales. Es una tendencia que va a ser real en un año”, pronostica.

Bajar la ESG hasta las pequeñas empresas

María José Gálvez explica que Bankia ya está asesorando a las pequeñas empresas en esta materia y ve que existe una oportunidad para el conjunto de la banca.

“Es muy importante acercarle a la pyme que alternativas tiene, cómo se puede financiar aprovechando esas ayudas (europeas)”, insiste.

Gálvez confía en que el papel de la banca en la canalización de los fondos del ‘Green Deal’ europeo está siendo y será muy relevante. Se acaba de firmar un acuerdo con el Banco Europeo de Inversiones (BEI) en la financiación de hipotecas verdes y el impulso va a ir más allá.

“Es fundamental que nosotros canalicemos el capital, pero que también seamos capaces también de dar asesoramiento, ya que la pyme no cuenta con una infraestructura muy grande”, opina.

No obstante, la ejecutiva de Bankia confía en que el tejido empresarial español, que incluso en algunas casos va a salir reforzado de la crisis económica provocada por el coronavirus.  “Creo que algunas pymes se han dado cuenta de la capacidad de adaptación y reinvención que tienen”, apunta.

La banca y el examen de riesgos medioambientales

Otro campo en el que la banca va a progresar pronto es en transparencia sobre riesgos medioambientales. El Banco Central Europeo (BCE) prevé incluirlos en sus test de estrés en 2022 y el sector financiero va a ser pionero en ofrecer públicamente esta información; algo que podría marcar el camino para otras industrias.

“Es un ejercicio de transparencia, que es nuevo para todo el sector. Los informes irán en evolución y serán interesante porque hasta ahora no publicábamos información sobre otros riesgos que no sean los económicos”, avanza la Directora de Sostenibilidad de Bankia.

La experiencia del sector financiero puede ayudar a que otros sectores den publicidad a sus riesgos financieros

Su modelo, además, también puede servir para concienciar sobre la sostenibilidad. “Muchas veces no pensamos qué tipo de riesgos relacionados con el cambio climático se pueden dar en un banco. No tenemos un impacto directo en temas medioambientales, pero sí es cierto que tenemos indirecto a través de todas las operaciones que financiamos”, añade María José Gálvez.

La experiencia del sector financiero, asimismo, puede ser un paso hacia la estandarización en la información ESG; algo en lo que está envuelto tanto la élite del ‘reporting’ internacional, como la propia Comisión Europea con la revisión de la Directiva de Información No Financiera.

El rating ESG, elemento para homogeneizar

Otro campo de la ESG que sería interesante homogeneizar es el de los ‘rating’ ESG. “Hay distintas casas de análisis y cada una tiene una metodología distinta. Eso no te permite poner el foco en lo que tienes que mejorar de una cosa o de otra, sino que cada uno te da una metodología distinta”, valora María José Gálvez.

“No digo que te tengas que comparar con distintos sectores, pero sí tiene que haber un marco general para todos y unas peculiaridades para cada sector en concreto”, reflexiona.

“Obviamente no es igual el impacto que podamos tener algún banco en el medio ambiente o en el cambio climático, que el impacto de una industria”, termina la ejecutiva de Bankia.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad