Las grandes tecnológicas se suman a la ola de compromisos hídricos

Facebook ha sido la última corporación en ampliar su estrategia medioambiental para ser 'positiva' en su uso de agua para 2030. Sigue la estela de tecnológicas como Microsoft o Intel

Agua. Imagen de Unsplash

Conforme la conciencia medioambiental crece en la sociedad, las exigencias de los inversores también apuntan cada vez más alto. Con este panorama, las corporaciones protagonizan una suerte de carrera virtuosa en la actualización de sus compromisos ambientales.

En ese trayecto, las grandes tecnológicas han sido las últimas en comenzar a dar más peso a la gestión y uso del agua en sus estrategias medioambientales, que van más allá de la reducción de emisiones de carbono.

En concreto, Facebook anunciaba hace unos días su meta de ser ‘positiva’ en el uso de agua para 2030. Sigue los pasos de otras tecnológicas estadounidenses como Microsoft o Intel, que se han comprometido a reponer más agua de la que consumen para esa fecha.

Este concepto de ‘water positive’ comprende no solo la optimización en el consumo del agua y el tratamiento de las aguas con residuos que producen, sino que va un paso más allá y supone su captura de en tormentas para poder introducir más agua en el sistema de la que emplean.

Facebook, que participa en 14 proyectos de restauración de agua en seis estados de los Estados Unidos, ha anunciado sus planes de agregar «muchos más» a través de diversas asociaciones. Además, informará del progreso hacia este objetivo en su informe de sostenibilidad anual.  

«Esperamos restaurar aproximadamente 2,25 millones de metros cúbicos cada año», ha avanzado la corporación, que hasta la fecha ha contratado 9 proyectos de agua en cuatro regiones consideradas de «alto riesgo» de sequía.

Según sus últimos datos, en el 2020, la compañía homónima de la red social restauró prácticamente la misma cantidad de agua que consumió en las cuencas hidrográficas donde operaban sus centros de datos.

Aunque el empleo del agua pueda parecer más relevante en otros sectores como el agrícola, alimentario o textil, conviene recordar que las compañías del ámbito tecnológico también emplean este recurso para tareas como pueden ser el enfriamiento y la humidificación de los centros de datos.

«Nuestros centros de datos son más de un 80 por ciento más eficientes en agua que el centro de datos promedio, y siempre nos esforzamos por ser más eficientes», ha asegurado la tecnológica fundada por Mark Zuckerberg.

Intel y Microsoft dieron el paso en 2020

Entre las tecnológicas que se han fijado estas ambiciosas metas hídricas también figura el productor de procesadores Intel, que quiere alcanzar su ‘neutralidad’ hídrica en 2025 y contribuir con más agua a las cuencas hídricas para el 2030.

Por su parte, el fabricante Microsoft comunicó su intención de ser «positiva» en el uso de agua hace casi un año. Para ello, se comprometió a reducir su «intensidad de uso de agua», es decir, el agua que usa por megavatio de energía de sus operaciones, y en apostar por la reposición de agua en las regiones con estrés hídrico.

La compañía cofundada por Bill Gates es una de las fundadoras de la ‘Coalición de Resiliencia del Agua’, nacida en 2020 a iniciativa de los CEO por el Mandato del Agua del Pacto Mundial de las Naciones Unidas.

Microsoft y Apple impulsan alianzas por el agua

Su objetivo es elevar el estrés hídrico global a la cima de la agenda corporativa y preservar los recursos de agua dulce del mundo a través de la acción colectiva, impulsando compromisos ambiciosos y cuantificables.

Es solo una de las varias redes de compromisos por el agua que están surgiendo en el panorama empresarial. Por ejemplo, Apple ha impulsado la ‘Alliance for Water Stewardship’, en la que también participan gigantes como Unilever o Nestlé.

Aunque el fabricante del ‘iphone’ todavía no ha asumido compromisos para ser ‘water positive’ sí que cuantifica e informa de sus progresos en la gestión eficiente de este recurso escaso en sus informes anuales.

En esa misma línea, Amazon también participa en actividades para contribuir a la conservación hídrica y cuenta con estrategias para usar el agua de manera más eficiente en el enfriamiento de sus bases de datos.

Según la Organización de Naciones Unidas (ONU), hay agua como para satisfacer las necesidades crecientes del mundo, pero esta no será suficiente si el modo en que se usa no cambia radicalmente.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad