La buena ESG se paga con prima

El debate sobre si existe burbuja en los activos ESG no se apaga. Los números indican que se paga un sobreprecio por las empresas con mejor desempeño en sostenibilidad, pero estaría justificada en su mayor capacidad de generar negocio

ODS centrado contra la lucha de la elusión fiscal

Apostar por empresas que cumplan con los criterios ESG sigue generando dudas entre los analistas por el retorno de las inversiones.

De un lado, existe una visión que apunta a que los índices y fondos de inversión socialmente responsable obtienen mejores rendimientos; por otro, existen argumentos sobre cómo incorporar los ESG pueden conllevar riesgos tanto para los inversores como para los mercados.

El ‘greenwashing’ o la posibilidad de que se esté inflando poco a poco una ‘burbuja verde’ pertenecen a esta última categoría, lo que suscita la pregunta de si realmente merece la pena pagar la prima verde que conlleva incluir en las carteras la ESG.

“Si comparamos con otros sectores, desde luego no la hay”, apuntó Sebastian Senegas, head del Sur de Europa en la gestora Edmond de Rotschild, durante su intervención en el foro Social Investor.

“Aquellas empresas que se han volcado con el tema ESG tienen más oportunidades de negocio. En pocos años, toda la industria de gestión de activos será ESG, lo que hace indicar que no existe tal burbuja”, apuntó Senegas.

Consulte la mesa de gestoras del Foro Social Investor

Las calificaciones, punto a tener en cuenta

Un informe reciente de Morningstar apuntó que la clave reside en las calificaciones ESG que reciben las empresas y fondos.

La agencia estadounidense elabora su propio índice, Sustainalytics, en el que sus analistas califican como “buenas” o “malas” las empresas en función de los riesgos a los que se enfrentan, que pueden ser de tipo de climáticos, de capital humano o de infracciones éticas.

Así, Morningstar determina el impacto potencial que podrían tener en las ganancias para los inversores.

“Para ser más precisos, Sustainalytics estima qué porcentaje de estos riesgos es manejable, y los elimina para llevar a la exposición al riesgo final”, explican en la agencia.

De esta forma, empresas con un riesgo “insignificante” apenas entrañan problemas para el retorno de las inversiones, mientras que las empresas ESG con riesgo “severo” pueden suponer una amenaza para el futuro flujo de caja de las compañías.

Escoger la empresa equivocada

“Lo que encontramos es que los inversores actualmente están pagando demasiado por buenas empresas ESG y muy poco por malas empresas ESG”, detallan en Morningstar.

Según los analistas, dentro de las empresas con riesgos insignificantes, la calificación promedio -en un rango de 1 a 5 estrellas- es del 2,75, mientras que las acciones se negocian “por un poco menos que el valor razonable”. Por ello, los inversores pagan una prima del 7 por ciento al valor razonable.

En cuanto a las acciones de empresas de alto riesgo, que superan una calificación promedia del 3, se negocian con un descuento de entre el 16 y el 8 por ciento al valor razonable.

“Si nuestros analistas están en lo cierto, los inversores pueden obtener mejores resultados si invierten en malas acciones de ESG”, valoran en Morningstar.

De esta forma, la agencia de calificación sostiene que una cartera de acciones de 5 estrellas “tienen más riesgo ESG” que una cartera de acciones de 1 estrella, por lo que “un número más bajo se traduce en un riesgo ESG más bajo”. Y destacan compañías como Nissan, AGL o Groupon, empresas de alto riesgo ESG pero que reciben las calificaciones más altas, de 5 estrellas.

Una pregunta sin respuesta clara

Morningstar apunta, sin embargo, un riesgo añadido. “Es muy posible que nuestros analistas estén equivocados acerca de los valores razonables”, sostienen, sobre las calificaciones propias a empresas, debido principalmente a que “quizás no estén penalizando lo suficiente a las malas empresas de ESG” al pronosticar los flujos de efectivo o evaluar la incertidumbre económica.

“La mejor lección es que el impacto de los ESG en los rendimientos es una pregunta que no tiene una respuesta definitiva”, explica la agencia de calificación.

“En algunos periodos, las empresas buenas en ESG serán relativamente baratas como grupo. En otros momentos, como parece que ocurre ahora, las buenas en ESG tienen una prima, por eso es peligroso pensar que existe una correlación entre los ESG y los rendimientos”, concluye Morningstar, que apunta “todo depende de las valoraciones relativas”.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad