La brecha salarial hombre-mujer crece en los consejos del IBEX en pleno auge de la ESG

Ellas perciben 180.000 euros de media anuales, frente a los 195.000 de sus compañeros en los órganos de decisión de las grandes empresas cotizadas

Un paso atrás para la equiparación salarial de hombres y mujeres en los consejos de administración de las empresas del Ibex 35. Los últimos datos de retribuciones de las empresas del selectivo (correspondientes al conjunto de 2019) ponen de relieve que la brecha salarial entre consejeros y consejeras vuelve a niveles de 2016, hasta situarse en el 8,08%, según el informe ‘La remuneración de los consejeros del Ibex’ elaborado por KMPG.

Este aumento de la brecha se produce a pesar de que se ha incrementado el número de mujeres en el máximo órgano de dirección de las 35 mayores cotizadas.

El análisis llevado a cabo por la ‘big four’ se basa en el concepto de que denomina ‘full time equivalent’ (FTE), que le permite analizar la evolución dejando al margen posibles variaciones por cambios en los consejos.

Con ese análisis, la retribución promedio FTE de una consejera se situó en 180.000 euros, al cierre de 2019; mientras la de un consejero alcanzó los 195.400 euros.

Un año antes, prácticamente había paridad (186.000 frente a 189.000 euros). Cuando el diferencial era aún mayor que en el pasado año era en 2016, con una retribución media, en cada caso, de 176.000 y 196.000 euros.

«Las mujeres estén ocupando menos puestos de presidencia de comisiones»

Hay que tener en cuenta que en 2016, las consejeras estaban presentes en compañías con una menor facturación (con un diferencia de cerca de 2.000 millones de euros en ingresos). Sin embargo, en 2019, el tamaño promedio de las compañías reflejaba una facturación media de 16.000 millones, según explica Mónica San Nicolás, directora del área de Compensación General, de consejeros y de directivos de KPMG Abogados.

¿Cuáles son los motivos?

El citado informe recoge que las “razones que pueden estar detrás de esta nueva brecha se pueden explicar porque las mujeres estén ocupando menos puestos de presidencia de comisiones”. Otro motivo, que “hayan asistido proporcionalmente a menos reuniones que los hombres”.

“Los que vemos es que las mujeres ocupan menos puestos de presidencia en comisiones, que tienen remuneración adicional; y que han acudido a menos reuniones y cobren por ellas menos dietas”, indica San Nicolás. De este modo, algunas reuniones de consejos podrían solaparse en el tiempo, lo que impediría a las consejeras presentes en varias compañías del Ibex estar en todas las convocatorias.

La ‘G’ de la ESG

La relevancia de la brecha de género en un análisis ESG (Environmental, Social & Corporate Governance) es que hace referencia a uno de los puntos clave de ese gobierno corporativo. Este refleja el modelo de gestión y el control interno de la compañía.

En los últimos tres años, el número de consejeras ha ido creciendo de forma progresiva: 77 en 2016; 83 en 2017; 87 en 2018; hasta alcanzar las 100 consejeras en 2019. Ellas ocupaban, al cierre del último año, casi la quinta parte de todos los puestos en los consejos, según desglosa Mónica San Nicolás.

Menos poder de decisión

A mediados de 2020, el Ibex alcanzó ya la proporción del 30% de mujeres en los consejos. Sin embargo, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) quiere ir un paso más lejos y escalar hasta el 40%. Un objetivo que queda fijado por el regulador para 2022. De momento, sólo cuatro empresas del selectivo llegan a ese porcentaje. Lo consiguen dos bancos (Santander y Caixabank) y dos grupos energéticos (Iberdrola y Red Eléctrica).

El 41% de las consejeras del Ibex están en calidad de independientes y sólo el 5,8% son ejecutivas

CNMV

La propia CNMV recoge en su último balance sobre la presencia de mujeres estos altos órganos de dirección, publicado el pasado verano, que las consejeras del Ibex son en su mayoría ‘independientes’.

Ese término refleja que están en los consejos sin representar el interés de ningún accionista de referencia de la compañía y no tienen poder ejecutivo; sino que deben velar por que se recojan y protejan los intereses de los accionistas minoritarios.

En concreto, la CNMV destaca que en el último año aumentó la presencia de mujeres como independientes (41,2 frente a 34,1% en 2018). Mientras, un 17,3% eran dominicales, representando a un accionista de referencia. Sin embargo, sólo el 5,8% de las consejeras eran ejecutivas (un punto porcentual más que en el año previo).

En concreto, sólo cuatro nombres: Ana Botín, presidenta de Banco Santander; María Dolores Dancausa, consejera delegada de Bankinter; Cristina Ruiz, directora del negocio de TI de Indra; y María José García Beato, secretaria general de Banco Sabadell. Esta última, además es consejera independiente de Red Eléctrica.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad