Inditex hace pleno. Crece el rechazo a las retribuciones de todos los pesos pesados del IBEX

El porcentaje de accionistas que se opuso al informe de remuneraciones alcanza el 3,2% del capital; tres veces más que en la junta de 2020

El presidente de Inditex Pablo Isla

Suma y sigue. Inditex ha completado el repóker de grandes del IBEX que han visto elevar el rechazo de los accionistas a sus respectivas políticas de retribuciones.

Así ha sucedido en las juntas celebradas a lo largo de esta primavera de los cinco ‘blue chips’ de la bolsa española: Iberdrola, Banco Santander, BBVA y Cellnex. Y también, de Inditex, la última grande del selectivo en celebrar su encuentro anual con los inversores.

Y en esa cita, un 3,2% de los accionistas votaron en contra del informe de retribuciones del pasado ejercicio, en el que el consejo de administración de la dueña de Zara, Massimo Dutti y Oysho percibió, en conjunto, 10,4 millones de euros.

Supone multiplicar por cuatro el rechazo alcanzado un año antes, cuando sólo el 0,73% de los inversores del grupo gallego votaron en contra de la estrategia salarial de la multinacional con sede en Arteixo.

No obstante, es un porcentaje muy pequeño en comparación con el de votaciones a favor de este punto del día de carácter consultivo, un 96,4%, según los datos que ha comunicado la empresa.

Además, hay que tener en cuenta el fuerte peso accionarial que tiene en la compañía su fundador, Amancio Ortega, que controla el 60% de las acciones a través de su sociedad patrimonial, Pontegadea.

Ese rechazo superior al 3% está, por otro lado, lejos de los porcentajes alcanzados en otras de esas grandes compañías del selectivo. Por ejemplo, en el caso de BBVA, los votos en contra de las retribuciones se situaron en el 6,7%.

El dato más alto fue el de Iberdrola, donde esos votos en ‘negativo’, aunque consultivos, se elevaron por encima del 16,6%, según los datos que han ido publicando las propias compañías. 

Respaldo a las futuras retribuciones hasta 2023

En esta junta el punto del orden del día que llegaba con más rechazo por parte de las firmas de asesoría de voto, los ‘proxy’ era la retribución para los próximos años, de 2021 a 2023. Esta votación se saldó con un porcentaje de votos en contra del 1,4%. En total, más de 41 millones de acciones.

Esta estrategia a futuro no contaba con el respaldo del ‘proxy’ Corporance, pero sí del estadounidense Glass Lewis

Esta política fija para su presidente, Pablo Isla, una retribución fija de 3,25 millones de euros, equivalente al 325% de la media de las empresas europeas y al 137% de la media de las grandes empresas españolas. Mientras, el consejero delegado Carlos Crespo recibirá un salario de 1,5 millones.

“Nos preocupan los excesivos salarios base de tanto el presidente ejecutivo como el consejero delegado, sobre el que se calculan los componentes variables”, señaló Corporance en su informe de recomendaciones de voto de cara a la junta. 

En su caso, Glass Lewis, aunque recomendaba el voto a favor, también se mostraba a favor de la moderación salarial. “Si bien reconocemos la necesidad de recompensar a los ejecutivos por su desempeño durante un momento complejo, creemos que la compañía debe mostrar una moderación similar al fijar las retribuciones”, resumía esta firma.

El mayor rechazo, a un hombre de Ortega

El punto del orden del día de la junta de Inditex de este 13 de junio que más rechazo ha suscitado no está vinculado a las retribuciones, pasadas o futuras, sino a la renovación de uno de sus consejeros.

Se trata de la renovación de José Arnau Sierra como consejero dominical externo, que sumó la oposición de más de 127 millones de acciones, representativas del 4,5% del capital de Inditex presente en la junta.

Arnau Sierra es consejero de la compañía textil desde hace casi una década, desde 2012 y está considerado un hombre de la máxima confianza del fundador de Inditex, Amancio Ortega. De hecho, está en el consejo en su representación. Además, es vicepresidente desde junio de 2012.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad