Iberdrola se lanza a por una batería de subastas en eólica marina en Taiwan, Japón, EEUU y Europa

Aspira a alcanzar los 12.000 MW en operación en 2030 en gran medida gracias a la nueva legislación de Joe Biden

Una batería de subastas a la vista. Iberdrola tiene por delante la puja en uno de los segmentos renovables que más va a crecer en los próximos años: la eólica marina. Así lo ha reconocido su presidente y consejero delegado Ignacio Sánchez Galán, durante la presentación de resultados del primer trimestre del ejercicio.

Por delante, asegura, tiene pujas en mercados donde ya está presente, con proyectos en cartera, como Reino Unido, Estados Unidos, Alemania y Japón.

A ellos, ha apuntado en la ‘call’ con analistas, se sumarán pujas por nuevos proyectos en Polonia, Francia, Dinamarca, Irlanda y Taiwán. Además, contempla subastas adicionales en Holanda y Brasil

Opciones de nuevos contratos que se abrirán a lo largo de los próximos 12 o 24 meses y que le permitirán alcanzar, al menos, los 12.000 MW en operación en el año 2030.

Estados Unidos, eje clave en ‘offshore’

Uno de los mercados clave, ha apuntado Galán, va a ser Estados Unidos, más aún con la llegada de Joe Biden a la presidencia, su nuevo plan de inversión en energía verde y su cambio de política, con la que prevé una mayor agilidad a la hora de conseguir permisos.

En este sentido, las próximas subastas -donde actuará sobre todo a través de su filial local Avangrid- van a desarrollarse, ha adelantado, en Estados como Nueva York, Massachusetts, Connecticut y Carolina del Norte.

“En EEUU enormes oportunidades de inversión, que están en línea con nuestros planes”, ha recalcado Galán a los inversores.

En esta línea, en su presentación de resultados, desglosa que el pasado 29 de marzo, la Casa Blanca adelantó algunas de las líneas clave de su estrategia para impulsar la eólica marina que pasan por el objetivo de desarrollar 30 GW de energía eólica marina hasta 2030, . 

Un anuncio que va a priorizar la licitación pública de áreas como Nueva York para finales de 2021 o principios de 2022, con el compromiso de aprobar 16 proyectos de energía eólica marina para el 2025 y una dotación de 230 millones de dólares para financiar la modernización de la infraestructura portuaria.

Además, a ellos se suman otros 3.000 millones de dólares de posibles préstamos para la industria eólica marítima, concedidos a través del Departamento de Energía.

Menor beneficio por la caída de extraordinarios

En cuanto al conjunto de la cartera de proyectos que tiene por delante, Iberdrola tiene previstos, en total, 78.000 MW. De ellos, 18.700 están en construcción. De esta forma, asegura, alcanzará os 60.000 MW renovables instalados en 2025.

Además, la compañía asegura que, al cierre del primer trimestre de 2021, sus inversiones en renovables crecieron un 29%, con 8.700 MW en construcción. En total, de cara a los próximos cuatro años, hasta 2025, el plan de inversión global de la empresa con sede en Bilbao alcanza los 75.000 millones de euros.

En cuanto a los resultados en sí, Iberdrola cerró los tres primeros meses del año con una caída del beneficio neto del 19,5%, hasta 1.025 millones de euros, al no computar extraordinarios. Hace un año, se apuntó 500 millones gracias a la venta de su participación del 8% en Siemens Gamesa.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad