Francia le da el ok “sostenible” a Mapfre para crecer en Europa

Es la primera gestora española que consigue el sello ‘Label ISR’, respaldado por el ministerio de Finanzas galo

Mapfre AM, la división de gestión de activos de la aseguradora del IBEX, da un salto en inversión basada en criterios ESG (Environmental, Social & Corporate Governance) al convertirse en la primera gestora española que logra el sello ‘Label ISR’; una ‘nota’ que le dará mucha más visibilidad en otros mercados europeos.

Esta certificación fue creada y está respaldada por el ministerio de Finanzas francés y se perfila como una de las candidatas a imponerse como referencia a escala europea.

“Francia es un mercado donde la inversión socialmente responsable está mucho más avanzada. A nosotros, este sello nos permite llegar a inversores franceses, nórdicos o alemanes que sabrán que hemos pasado una ‘due diligence’ muy exhaustiva”, indica Eduardo Ripollés, director de negocio institucional de MAPFRE AM.

 ‘Label ISR’ es actualmente el sello de inversión ESG más importante de Europa, con 200.000 millones de euros bajo gestión y cerca de 500 fondos certificados.

Un largo proceso

Ripollés detalla que lograr esta certificación conlleva un largo y laborioso proceso de análisis. “Presentas unos fondos, no a la gestora. Analizan la información y luego te dicen si eres válido para iniciar un proceso de auditoría”. Una revisión que ha llevado a cabo la consultora Afnor.

«Francia es un mercado donde la inversión socialmente responsable está mucho más avanzada»

“Les abres tus libros, les cuentas tu metodología, la forma de hacer las cosas, la política de voto, de transparencia, las relaciones con inversores…”, enumera. “Se pasa la auditoría y te ponen una serie de salvedades. Hemos hecho todo lo que pedían y nos han otorgado el sello”, resume.

“Es un sello que aporta credibilidad a nuestra metodología”, explica el director de negocio institucional de MAPFRE AM.

Además, recuerda que el ‘examen’ volverá a repetirse en un año. “Tendremos que volver a demostrarlo el año que viene. Si no sigues con ese mismo nivel, te quitan el sello”.

Las características de los fondos

Mapfre ha conseguido la certificación ‘Label ISR’ con dos de sus fondos ESG. Uno es MAPFRE AM Capital Responsable, un producto mixto que busca la preservación del capital y el crecimiento a largo plazo, a través de una cartera equilibrada de acciones europeas y bonos.

La gestora explica que éste fondo se centra en favorecer a compañías y entidades que siguen criterios ESG bajo el supuesto de que estas entidades otorgan un perfil de rentabilidad riesgo más adecuado.

El segundo fondo es MAPFRE AM Inclusión Responsable, que cumplirá su primer año el próximo 16 de diciembre. Este fondo es un producto de inversión calificado de impacto social que selecciona para sus inversiones aquellas empresas comprometidas con el mundo de la discapacidad.

La metodología de este segundo fondo ha sido desarrollada por Mapfre junto a La Financière Responsable, gestora de la que la compañía española controla el 25% del capital desde finales de 2017. “Nosotros hemos compartido con Financière nuestra metodología en renta fija y ellos, con nosotros, la de renta variable. Son ‘advisor’ en estos dos fondos y los pueden vender, apunta Eduardo Ripollés.

Explica que Mapfre AM cuenta, actualmente, con un fondo para cada uno de los conceptos tras las siglas ESG. En conjunto, bajo los productos de inversión responsable, gestiona cerca de 300 millones de euros.

En concreto, en cuanto a los fondos, el de Capital Responsable es mixto e invierte un 75% en renta fija y el restante 25%, en variable; y suma cerca de 70 millones de euros. Mientras, el de Inclusión Responsable alcanza los 15 millones de euros.

«El año 2020 está siendo muy difícil y se está demostrando que los fondos sostenibles lo han hecho mejor y son menos volátiles»

El tercer fondo, centrado en Good Governance -y que no ha optado a la certificación francesa-, se sitúa en 90 millones. Al margen, cuenta con un fondo de pensiones Capital Responsable que gestiona activos por valor de 130 millones de euros.

Más rentabilidad

Y, más allá de las inversiones en sí, estos productos han demostrado ser más rentables, incluso en un año tan complejo como el actual, dada la crisis del coronavirus.

“El año 2020 está siendo muy difícil y se está demostrando que los fondos sostenibles lo han hecho mejor y son menos volátiles”, explica el director de negocio institucional de la gestora.

En cuanto a los fondos que han conseguido la certificación ESG francesa, MAPFRE AM Capital Responsable logra una rentabilidad del 2,2%; que se sitúa en el 1,32%, en el caso de MAPFRE Inclusión Responsable. Cifras que están por delante del -0,46% y el -3,99% del EAA Fund Moderate Allocation y el EuroStoxx 50, respectivamente.

“Tiene lógica porque las empresas que cumplen estos criterios ESG son solventes y bien gestionadas. Son compañías que tienen dinero en caja y que miran criterios de rentabilidad sostenible. El que las tiene en cartera no las quiere vender porque sabe que lo va a hacer bien a largo plazo. El inversor institucional lo tiene muy claro, ahora es el turno del inversor privado”, resume Ripollés.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad