Ferrovial ‘se vacuna’ de un ataque de Chris Hohn con un plan de reducción de emisiones

El inversor activista, que el año pasado actuó en AENA, controla una participación del 5%

Las grandes cotizadas españolas aún no están muy habituadas a la acción de los accionistas activistas pero se percibe un cambio. Ya hay compañías que han empezado a actuar en materias ligadas a la sostenibilidad ante la perspectiva de que uno de estos exigentes inversores institucionales reclame acciones inmediatas.

Así acaba de hacer Ferrovial. El grupo constructor y gestor de infraestructuras va a someter a sus accionistas su nuevo Plan de Reducción de Emisiones de Gases de Efecto Invernadero (o ‘Deep Decarbonization Path’) con el horizonte puesto en los años 2030 y 2050.

Una estrategia de reducción de emisiones que forma parte de la documentación que ha publicado de cara a su próxima junta de accionistas, que celebrará en Madrid el próximo 9 de abril.

El grupo español gestor del aeropuerto de Heathrow da un paso clave en el diseño de una nueva estrategia de sostenibilidad. Un plan que le podría haber sido exigido, además, por uno de sus inversores institucionales.

Esa presión viene de quien es uno de sus accionistas institucionales de referencia: The Children’s Investment Fund. El fondo activista controlado por el magnate Chris Hohn posee algo más del 5% del capital de Ferrovial, según figura en los registros de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Hohn y su firma de inversión no son, precisamente, accionistas pasivos. Todo lo contrario. El fondo puso del revés la gestión de Aena al exigirle compromisos claros en materia de sostenibilidad, hasta el punto de que la compañía gestora de aeropuertos -y controlada por el Estado- se convirtió hace unos meses en la primera compañía española en incorporar a sus propios estatutos el compromiso de luchar contra el cambio climático.

Dada la presencia de Hohn y de The Children’s Investment Fund en el accionariado de Ferrovial esas exigencias también ‘sobrevuelan’ a la compañía encabezada por Rafael de Pino.

Más aún cuando el fondo ha lanzado el mensaje de que va a exigir “implementar prácticas comerciales sostenibles en todo el mundo a través de la promoción de planes corporativos de acción sobre el clima”. El activismo, como explicábamos hace pocos días en SOCIAL MONEY, el podcast de SOCIAL INVESTOR, todavía tiene mucho que decir en España.

Ferrovial recoge el guante y rebajará sus emisiones de CO2

El grupo desglosa en la documentación a la junta detalles de ese plan, que contempla una reducción de emisiones contaminantes de algo más del 17% en el año 2024 y del 35,3% al final de esta década. La meta final será en 2050 cuando, asegura, conseguirá la neutralidad de carbono.

Para ese año, indica, habrá alcanzado una reducción de emisiones del 80%, tomando como año base el ejercicio 2009. El resto, apunta, será compensado con proyectos específicos y la adquisición de derechos. 

Además, asegura que el plan de reducción de emisiones contempla el suministro eléctrico 100% renovable en 2025.

A la espera de si en la junta desglosa más detalles de este plan, en la documentación, Ferrovial afirma que el alcance de esta reducción progresiva de emisiones contaminantes abarca todas sus actividades y filiales sobre las que tiene control operacional, a excepción de la división de Servicios, que mantiene a la venta.

Otro objetivo: mejorar sus notas ESG

Ferrovial, por tanto, ha recogido el guante lanzado por Hohn, plasmado en una estrategia de reducción de emisiones que, además, llega después de que la firma de rating MSIC haya rebajado su calificación ESG de AA a una sola A; algo que le ha costado su puesto en el Índice SOCIAL INVESTOR.

En este caso, MSCI no desglosa los motivos que han conducido a esta revisión a la baja de su calificación. La firma de valoración ESG sí indica que Ferrovial ni lidera ni tampoco está rezagada en lo relativo a ninguna cuestión vinculada a la sostenibilidad medioambiental, social y de buen gobierno.

En cambio, sí desglosa que está en la media en cuatro aspectos: el gobierno y la conducta corporativa, la seguridad en el trabajo de su plantilla y en las oportunidades que puede tener la compañía en lo relacionado con las tecnologías limpias y menos contaminantes. 

Por su parte, otra de las firmas de análisis ESG -que sirve, como MSCI, de base para el Índice Social Investor-, Sustainalytics, acaba de reducir ligeramente la nota de exposición al riesgo en sostenibilidad de Ferrovial.

Mejora esa nota (porque cuanto más baja más positiva es para la compañía, porque implica menos riesgo ESG) desde 25,9 a 25,7.

Una puntuación considerada como exposición media a los riesgos en sostenibilidad y que posiciona a Ferrovial como la novena compañía dentro de las 282 analizadas por Sustainalytics en el sector de la construcción y la ingeniería.

Esta firma de análisis considera que las materias ESG clave para Ferrovial son cuatro: el gobierno corporativo, el impacto social y medioambiental de sus servicios y actuaciones, la gestión del capital humano y las actividades que puedan tener lazos con corrupción o pago de sobornos. 

Sustainalyctics acaba, por tanto, de revisar la nota de exposición al riesgo de Ferrovial, lo que puede ayudar a la compañía a mejorar otros rating y, con ello, a volver a ser uno de los integrantes del Índice SOCIAL INVESTOR, en el que están incluidas las compañías con mejores notas ESG.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad