España y Portugal lideran el ‘boom’ verde en la bolsa europea

Solaria, Siemens Gamesa y EDP Renovables fueron los mejores valores de 2020 en sus respectivos mercados, gracias a los planes de inversión de la UE y de EEUU

En un año en el que la bolsa ha vivido una montaña rusa -con muchas más pendientes de caída que de subida- hay valores que han soportado mejor que otros esos vaivenes fruto, sobre todo, de la pandemia de coronavirus.

Y, en la Península Ibérica, esa capacidad de resistencia está ligada a la pertenencia a un sector: el de la energía renovable.

Tanto en el parqué español como en el portugués los valores que mejor se han comportado en el conjunto del ejercicio 2020 están ligados a ese sector, ya sea como productores de energía ‘verde’ o como fabricantes, por ejemplo, de turbinas eólicas o de paneles solares. Algo que no ha pasado en otros mercados bursátiles europeos.

En Francia, por ejemplo, el mejor valor de 2020 está vinculado al sector de la distribución. En concreto, al lujo. Se trata de Hermès, que mejoró su cotización en el año más de un 30%.

Mientras, en Alemania, la mejor empresa del año en Bolsa ha sido Delivery Hero, que ha despegado casi un 80%. En su caso, se trata de una empresa especializada en el reparto a domicilio, similar a Glovo en España. De hecho, es accionista de esta última.

Los mejores valores ‘ibéricos’ en 2020

Se trata, en concreto, de cuatro valores. En España, de Solaria y de Siemens Gamesa. En Portugal, de EDP Renovables y del EDP Energía, ya que ambas compañías lusas, pese a ser del mismo grupo, cotizan por separado.

En lo relativo al mercado español, mientras el conjunto del IBEX 35 ha cerrado el ejercicio con una caída global del 15%, esos dos valores renovables han brillado con luz propia.

En el caso de Solaria, el despegue en el parqué se traduce en un alza de más del 250%. Empezó el año con su acción cotizando a 6,8 euros; y lo ha cerrado por encima de los 23 euros.

Este ha sido, además, el año de su aterrizaje en el selectivo. Solaria desembarcó en el principal índice de la bolsa española el pasado octubre, en sustitución de MásMóvil, después de que la operadora dueña de Yoigo pasase a manos de los fondos KKR, Cinven y Providence que se han hecho con su control vía oferta pública de adquisición (OPA).

Solaria ha despegado más de un 250% en 2020; y Siemens Gamesa, más de un 110%

En cuanto a Siemens Gamesa, su revalorización en el conjunto del año ha sido menor, pero igualmente significativa: de más del 110%.

En Portugal, la situación es similar aunque los porcentajes de esos vaivenes son más moderados. Por ejemplo, el índice PSI cerró 2020 con un retroceso mucho menor al del IBEX (menos de un 6%). Mientras, el despegue de EDP Renovables rozó el 120% y del EDP Energía se quedó en casi el 40%.

Volviendo a España, también hay que tener presente lo ocurrido con Iberdrola, por su siginificativo peso relativo. La compañía energética es la segunda mayor empresa por capitalización: alcanza los 74.000 millones de euros y sólo está por detrás de Inditex (que rebasa los 81.000).

En el caso de Iberdrola, su despegue en el año 2020 también ha estado muy por encima de la evolución del IBEX, aunque sea más moderado que el de las dos firmas especializadas en la fabricación de componentes para renovables.

La empresa encabezada por Ignacio Galán ha remontado un 27% en el conjunto del ejercicicio ya concluido, por lo que se ha situado como la quinta mejor cotizada de 2020, por detrás no sólo de Solaria y de Siemens Gamesa, también de Pharma Mar (que subió casi un 70%) y de Cellnex, la operadora de infraestructuras de telecomunicaciones, que subió casi un 40%.

Y, detrás de Iberdrola, otra gran cotizada con negocio renovable, Acciona, con una remontada de casi el 25% en el conjunto de 2020.

¿Y qué está detrás de la positiva evolución de las renovables?

Básicamente, que es el sector donde están puestas todas las miradas de cara a los próximos años. El cambio climático se ha convertido en una prioridad para todas las administraciones públicas.

En Europa, la Comisión Europea no sólo ha incrementado el objetivo de reducción de emisiones contaminantes de cara al final de esta década (aspira a reducirlas en un 55% en comparación a la década de los 90); sino que además ha puesto en marcha un programa de desarrollo de tecnologías verdes, como el hidrógeno no contaminante.

Las renovables se han beneficiado de los megaplanes de inversión que se esperan tanto en la UE como en EEUU

Sin olvidar que el plan de recuperación económico de la Unión Europea tras la pandemia también va a tener un foco inversor para impulsar las renovables, que son la clave para conseguir que el conjunto de la economía sea menos contaminante.

Y lo mismo está ocurriendo en Estados Unidos. La elección de Joe Biden como nuevo presidente a partir del próximo enero ha dado un giro a la política de Donald Trump, quien durante su administración ha hecho una clara defensa de los combustibles fósiles, como el petróleo.

Estados Unidos no sólo volverá a firmar el Acuerdo de París, sino que también ampliará las inversiones en renovables y hasta la Reserva Federal ha colocado -al igual que el Banco Central Europeo- el cambio climático como una de las prioridades esenciales del sector financiero.

De esta forma, las renovables van a ser clave para los próximos años y esa aspiración se ha visto reflejada en bolsa. Sin embargo, ya hay voces dentro del mercado que apuntan a que las alzas en el parqué de estos valores pueden haber tocado techo.

El turno, a partir de ahora, sería el de los grupos energéticos más tradicionales, los que tienen más exigencia de transformación y, también, más capacidad de cambio. Habrá que esperar a los próximos meses para constatar si estas previsiones se cumplen.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad