Endesa incorporará criterios de sostenibilidad a toda la financiación que firme en 2021

Los establecerá, como punto de partida, en todas sus operaciones de financiación, liquidez y avales que impulse a lo largo del próximo ejercicio

Parque eólico de Endesa

Endesa da un paso más en el giro ESG (Environmental, Social & Corporate Governance) de su estrategia financiera. A partir del próximo año 2021, todos los movimientos que realice en materia de financiación incorporarán, al menos, un criterio de sostenibilidad, lo que le permitirá abaratar las condiciones de esa financiación cuando logre ese objetivo.

“Por el nivel de inversiones que tenemos y por la renovación que tenemos de operaciones en cartera, que nos vencen el próximo año, nuestro objetivo es que todas ellas, tanto de avales, como lo que es financiación, como liquidez, incorporen algún tipo de criterio de sostenibilidad”, indica a SOCIAL INVESTOR el director financiero corporativo de Endesa, Adolfo García Nombela.

Incluirá, de este modo, este compromiso ESG a todas las operaciones tanto si están vinculadas a financiación, como a liquidez y avales y se beneficiará de una mejora de condiciones a medida que vaya cumpliendo una serie de criterios de sostenibilidad, que se fijan con cada banco.

Este año ya ha comenzado a dar ese salto en lo que se refiere a avales. Así, la semana pasada, llegó a un acuerdo con Deutsche Bank, Santander y BNP Paribas para disponer de líneas de avales, por un importe agregado de 630 millones de euros, vinculados a la consecución de un determinado porcentaje de capacidad de producción renovable en la Península Ibérica.

En concreto, estos instrumentos de financiación requieren alcanzar, a cierre de 2021, un porcentaje de generación peninsular con tecnologías renovables del 50% del total. Con un matiz, las condiciones con cada una de esas tres entidades financieras son específicas, según indica García Nombela.

“Al cierre de 2021, tendremos que medir cómo vamos en términos de capacidad instalada. Y, si hemos cumplido, nos reconocerán un menor coste en los avales”, apunta el responsable financiero de la compañía controlada por el grupo italiano Enel.

Este primer paso está vinculado a la producción renovable pero, en el futuro, ampliará el abanico de estos criterios de sostenibilidad y podrá incluir desde temas de descarbonización hasta reducción de emisiones de CO2.

“Puede ser uno o dos objetivos o mezclaremos temas de sostenibilidad con otros conceptos, como objetivos sociales; pero lo importante es dar el primer paso”, señala.

Unos criterios que, actualmente, la compañía está concretando “Los estamos definiendo ahora. Trabajamos muy de la mano con Enel, cada uno en su ámbito geográfico. De aquí a final de año, definiremos los criterios de sostenibilidad a efectos de operaciones financieras”, indica el responsable de Finanzas de la compañía española.

Compromiso de deuda ‘verde’

Esta relevancia de la sostenibilidad en la estrategia financiera de Endesa está vinculado a su nuevo plan estratégico, que conlleva un volumen de inversión de 25.000 millones de euros durante el periodo 2021-2030. Y de esa cifra, el 40% irá destinado a producción renovable.

En ese planteamiento para los próximos años, además, recoge que, dentro de tres ejercicios, en 2023, casi el 60% de su deuda bruta sea sostenible, cerca cerca de 6.000 de los 10.200 millones de euros que prevé de pasivo para ese año.

El nuevo plan estratégico de Endesa conlleva una inversión de 25.000 millones, de los que el 40% irán a renovables

Actualmente, antes de concluir el ejercicio fiscal 2020, del conjunto del pasivo bruto de Endesa de 6.000 millones de euros, más del 70% está vinculado a deuda tradicional y cerca de un 27% a sostenible.

Además, a lo largo del año aún en curso, tenía previsto realizar ‘transacciones vinculadas a la sostenibilidad’ por importe de 4.700 millones de euros, según desglosa en la documentación del plan estratégico que remitió a la CNMV.

De ese dato, 4.000 millones de euros corresponden al programa de deuda ODS7 Euro Commercial Paper a través de una emisión de renta fija.

El futuro de su pasivo

En cuanto a los avales en sí, que pueden suponer uno de los principales ámbitos donde centre en 2021 ese requisito de criterios de sostenibilidad, Endesa dispone actualmente de cerca de 10.500 avales, por un importe global de unos 3.000 millones de euros.

Una cifra que irá al alza por el impulso de inversor renovable en el que está inmersa la compañía y porque la próxima subasta de renovables en España, que se celebrará el próximo 26 de enero, va a requerir que las empresas, avalen sus proyectos.

Los avales jugarán un papel relevante en la próxima subasta de renovables en España

El Ministerio para la Transición Ecológica establece un cupo objetivo de 3.000 megavatios (MW) y con esos avales se persigue evitar que la subasta acabe en manos de especuladores que no tengan un proyecto renovable real que los respalde.

¿Y qué vencimientos afronta en los próximos años? La compañía desglosaba en el plan estratégico que, en total, tiene por delante un saldo bruto de vencimientos por valor de 7.100 millones de euros. Además, indica una vida media de la deuda de 4,1 años y cobertura de 15 meses.

De ese volumen total, 1.300 millones de euros tienen su vencimiento en el próximo ejercicio 2021 y la casi la totalidad, 1.200 millones, corresponde a emisiones.

Unas cifras que ponen de relieve el calado que los criterios de sostenibilidad, entre otros aspectos ESG, van a tener en la futura estructura de deuda de las compañías energéticas y, como derivada, del conjunto de las grandes cotizadas del IBEX 35.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad