Enagás coge el guante al metano

La española y otros 13 operadores gasistas se alían para medir este tipo de emisiones, en plena campaña mundial contra el metano

El European Gas Research Group (GERG) ha puesto en marcha el primer proyecto de investigación del mundo dirigido a cuantificar las emisiones de metano en infraestructuras midstream a través de una selección de las mejores tecnologías existentes.

El proyecto está coordinado por Enagás, transportista y Gestor Técnico del Sistema gasista español, y cuenta con la colaboración de Bureau Veritas, como coordinador de campo, y la participación de otros 13 operadores de infraestructuras gasistas y asociaciones de gas europeas: Danish Gas Center, Gassco, Gasunie, GERG, GRTgaz, Medgaz, National Grid, Open Grid Europe, Snam, Storengy, Sedigas, Synergrid y Uniper, según explica la compañía presidida por Antonio Llardén en un comunicado.

Asimismo, añade que la iniciativa «está en línea con el objetivo de la Comisión Europea de desarrollar una legislación, antes de finales de 2021, que mejore la cuantificación de las emisiones de metano en el sector energético y ayude a reducirlas», valora.

La UE y EEUU creen que la energía es uno de los sectores con más potencial en reducción

Estados Unidos y la Unión Europea alcanzaron hace pocas semanas un pacto para reducir las emisiones de metano, cuya contracción, según la Agencia Internacional de la Energía, es imprescindible para combatir el cambio climático.

Los países que se integren en esta nueva alianza se comprometen a alcanzar el objetivo colectivo de reducir las emisiones mundiales de metano en al menos un 30 por ciento hasta 2030 frente a los niveles de 2020. Además, también deberán adoptar medidas que conduzcan a un medición correcta de estas emisiones -una iniciativa que estaría muy ligada a la anunciada este miércoles por Enagás-.

La Unión Europea y Estados Unidos calculan que, si se cumplen estos compromisos, el calentamiento se reduciría en al menos 0,2 °C de aquí a 2050.

«Los países tienen perfiles de emisiones y potenciales de reducción muy variables, pero todos pueden contribuir a alcanzar el objetivo mundial colectivo mediante una reducción adicional de sus emisiones y medidas de cooperación internacional», apuntan EEUU y la Unión Europea en su pacto.

Asimismo, señalan a la industria del gas como uno de las mayores emisoras. «Entre las principales fuentes de emisiones de metano figuran el petróleo y el gas, el carbón, la agricultura y los vertederos. Estos sectores presentan distintos puntos de partida y un potencial variable de reducción del metano a corto plazo: el sector de la energía es el que ofrece el mayor potencial de reducción específica para 2030», dictaminan. 

Mejor nota de Naciones Unidas

Las empresas envueltas en el proyecto de investigación, aspiran, con su realización a obtener el distintivo «Gold standard» de OGMP 2.0, que una iniciativa voluntaria coordinada por el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

Según Enagás, estos ensayos muestran el esfuerzo que lleva a cabo el sector ‘midstream’ gasista europeo para mejorar la cuantificación de sus emisiones de metano y su intención de reducirlas a partir del conocimiento que obtiene de estos trabajos de campo.

Los inversores exigen difusión y medición como un primer paso a la contracción

Los inversores también están aplicando un modelo similar a la hora de exigir a las empresas cotizadas que aporten información sobre sus emisiones para poder, posteriormente, reducirlas.

De hecho, la campaña «Say on climate» parte justo de la base de que lo primero debe ser aportar las cifras. Es, además, una vía para que los objetivos se puedan comparar.

En el caso del sector energético, «la minimización de las emisiones de metano es una oportunidad para contribuir activamente a combatir el cambio climático en el corto plazo, acelerar los compromisos medioambientales y destacar el valor del gas natural y las infraestructuras gasistas», señala Enagás.

«Los operadores de gas están comprometidos y alineados con los objetivos del Pacto Verde Europeo. Este es un proyecto estratégico dirigido a garantizar que las emisiones de metano se cuantifiquen adecuadamente y que se cumplan los objetivos futuros de reducción de emisiones de metano», insiste la compañía del IBEX.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad