El Santander renuncia a las acciones de lealtad

El banco no contempla incorporar esta medida en sus estatutos y cree que la estandarización es clave para avanzar en la descarbonización de la cartera de crédito

El Banco Santander no contempla modificar su estructura de capital para incorporar las acciones de lealtad aunque la legislación ya lo permita. Así lo ha avanzado este miércoles en rueda de prensa el consejero delegado de la entidad, José Antonio Álvarez, y el director financiero, José Garcia Cantera, que también han confirmado que mantendrán la presentación de resultados de trimestrales.

Son dos modificaciones que ha introducido la reforma de la Ley de Sociedades Capital, aprobada en las últimas semanas, y que ya permitirá a las cotizadas no publicar de forma obligatoria información financiera cada tres meses, así como habilitar a las empresas para introducir, previa aprobación de la junta, las acciones de lealtad, que duplica el peso político de los accionistas ‘estables’, que rompe la estructura de una acción, un voto.

Una práctica que, sin embargo, no cuadra con las políticas de buen gobierno, de acuerdo con las recomendaciones de los principales asesores de voto del mundo.

Bankinter también ha avanzado que continuará ofreciendo información trimestral, para preservar las prácticas de transparencia que ha ido llevando a cabo en los últimos meses.

El compromiso de descarbonización y la estandarización

El Santander y otros bancos españoles, como BBVA, Caixabank o Ibercaja, se convirtieron en miembros fundadores de la Net-Zero Banking Alliance hace pocos días. La incorporación a este grupo compromete a las entidades a adoptar medidas, y a dar cuenta de cómo están avanzando hacia la descarbonización de todas sus operaciones (también las indirectas) para la descarbonización en 2050.

José Antonio Álvarez ha reconocido que para recorrer este camino es muy importante la estandarización -la Comisión Europea acaba de elaborar la primera clasificación de actividades sostenibles con las que desarrolla la taxonomía pero no existe una armonización en otros países-.

El banco cuenta con una cartera hipotecaria de 300.000M, clave para la descarbonización

«Contamos con una cartera de hipotecas de unos 300.000 millones», ha explicado Álvarez, que lo ha señalado como un punto muy relevante para que el banco avance en la descarbonización. También, en el caso del grupo, será muy importante todo lo que se relacione con la cartera de autos (está muy expuesto por Santander Consumer Finance).

Para avanzar en este proyecto, el consejero delegado del Santander ha avanzado que el grupo ha creado una unidad ESG en banca mayorista para ir trabajando con los clientes en todos esos epígrafes e «ir trabajando en este viaje», ha insistido. Para Álvarez, las empresas van a ser una pieza clave para que las economías se muevan en la dirección que demanda el Acuerdo de París.

La polémica de los sueldos de los banqueros

José Antonio Álvarez ha eludido entrar de lleno en el debate sobre si los sueldos de los banqueros son altos, o no. En los últimos días, con los anuncios de los ERE de Caixabank y BBVA, desde la que tradicionalmente ha sido el ala más suave del gobierno de Pedro Sánchez, como es Nadia Calviño, se ha criticado las retribuciones de las cúpulas de la gran banca.

Álvarez ha defendido que los planes están validados en junta y, además, ha insistido en que las políticas de retribuciones de las entidades financieras europeas están mucho más limitadas que en el sector financiero de otros países, y también en las ‘fintech’.

La política de retribuciones suelen ser uno de los puntos del orden del día en las juntas que suele generar menor apoyo por parte de los accionistas, aunque no es algo que solo afecte al sector financiero.

Evolución de los resultados

El Santander ha publicado este miércoles sus resultados correspondientes a los tres primeros meses del año, en los que ha ganado 1.608 millones.

El beneficio antes de provisiones (margen neto) creció un 15% en el año en euros constantes, hasta 6.272 millones de euros, «un reflejo de la calidad y resiliencia de los resultados», señala el banco en un comunicado.

Aunque la cifra de extraordinarios y saneamientos es mucho menos significativa que la sufrida en 2020 por las provisiones relativas a la COVID-19 y el ajuste de valor de los activos, en el primer trimestre sufrió un cargo neto por importe de 530 millones de euros correspondientes a la totalidad de los costes de reestructuración previstos para el conjunto del año.

La mayoría de ellos, están relacionados con ajustes en Reino Unido y Portugal.

La tasa de morosidad se redujo, gracias al efecto de las moratorias y los periodos de carencia de los préstamos ICO, que todavía no reflejan el impacto económico de la pandemia en el crédito. En concreto, la morosidad se colocó en el 3,20%, lo que supone una cifra cinco puntos básicos inferior a la del mismo trimestre de 2020.

«En marzo de 2021, ya había expirado el 86% de las moratorias concedidas, con el 5% en fase 3 (es decir, dudosos). La cartera restante en moratoria asciende a 16.000 millones de euros (principalmente, España y Portugal), de los que unos 7.000 millones de euros expiran al final del segundo trimestre. Del total de créditos sujetos a moratoria, el 73% está garantizado», explica la entidad financiera.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad