El Santander neutraliza el ‘sorpasso’ de Caixabank en diversidad de género

La entidad que preside Ana Botín despidió el 2019 como el único banco del IBEX donde las mujeres representaban el 40% del consejo. Acaba de recuperar esa cifra, pero ahora compite con Caixabank, que mantendrá ese equilibrio una vez cierre la fusión con Bankia

El Santander vuelve a colgarse la medalla de líder en diversidad de género en su consejo de administración, aunque ahora es compartida con Caixabank y este será un equilibrio de poder que se mantendrá una vez que concluya la fusión con Bankia.

El banco que lidera Ana Botín anunciaba este martes la designación de Gina Díez Barroso como consejera, lo que le permitía volver a colocarse a la cabeza en diversidad dentro de la banca del IBEX 35 (era líder al cierre de 2019), una posición que había perdido durante unos meses este año, tras varios cambios en su consejo.

Hasta el año pasado era la única entidad financiera del principal índice bursátil español en la que el peso de las consejeras equivalía a un 40% de su consejo.

«Con la incorporación de Gina Díez Barroso, el consejo de administración de Banco Santander continuará estando compuesto por 15 miembros, de los que el 60% son consejeros independientes», explicó en la comunicación remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

«Además, el 40% del consejo será de nuevo femenino, al volver a alcanzar el objetivo de tener entre el 40% y el 60% del consejo representado por cualquiera de los dos géneros, que se había reducido temporalmente en octubre de 2020», añadía.

Solo Caixabank llega al mismo nivel que Banco Santander en representatividad de consejeras

Aunque el resto de bancos del IBEX también están haciendo esfuerzos para incrementar la diversidad de género, por el momento, solo Caixabank iguala la proporción del Banco Santander.

A estas alturas del año, el BBVA contaría con un 33,3% de consejeras; Bankia con un 23%; el Banco Sabadell con un 26,67%; Bankinter, con un 36%; y Caixabank, un 40%.

Son porcentajes relativamente más altos que los del ejercicio pasado -mejoran tanto en Caixabank, como en Bankia, como en el Banco Sabadell, BBVA y Bankinter-, pero en la mayoría se mantiene por debajo de la barrera del 40%.

Alcanzar una diversidad de al menos el 40% es la recomendación de buen gobierno incluida por la CNMV en su reciente reforma del Código de Buen Gobierno. Es una meta fijada para 2022.

Calviño mantiene en la pugna a Caixabank

A la espera de las posibles renovaciones que se puedan aprobar en las juntas del próximo año o por otros posibles cambios, los bancos que competirán por el liderazgo en diversidad de género en el arranque de 2021 serán el Banco Santander y también la Caixabank que salga de la fusión con Bankia.

Para que el banco fusionado se mantuviera en la pugna ha sido clave que el FROB y, por tanto, del ministerio de Economía bajo el auspicio de Nadia Calviño-, haya dado un paso adelante y hayan elegido a una ejecutiva para atar la representación femenina del 40%.

En principio, está previsto que este sillón que le corresponde al FROB en la nueva Caixabank lo ocupe Teresa Santero un vez que concluya la fusión. Es el único nombre que todavía no se ha aprobado en junta, ya que el del resto de sus 14 compañeros fue validada en la junta en la que Caixabank aprobó la fusión.

La elección de Teresa Santero como consejera por el FROB, permitirá a la futura Caixabank contar con un 40% de presencia femenina

Su designación es la imprescindible para que el que se espera sea el mayor banco en España se mantenga al mismo nivel que el Santander y Economía no ha dudado en dar ese paso

Caixabank ha diseñado un consejo post-fusión formado por 15 componentes, de los que cinco eran consejeras –Mª Verónica Fisas, Cristina Garmendia, Amparo Moraleda, Koro Usarraga y Eva Castillo-. El único representante que falta por ser oficialmente designado es el representante del Estado en el banco.

Si el FROB hubiera optado por un consejero, la representatividad femenina se habría quedado en el 33,33%, pero una vez que Teresa Santero se incorpore como consejera dominical, el peso se mantendría en el 40%, compitiendo con el Santander.

La diversidad, la ESG y la presión de los inversores

Este 2020 ha sido especialmente convulso en el debate sobre la diversidad. Sumado a la pandemia, es una cuestión que se ha colocado en la primera línea de las exigencias de los inversores ESG.

Alentado por el movimiento del Black Lives Matter, los tres principales fondos del mundo –BlackRock, Vanguard y State Street– ya ha avanzado que a partir de ahora serán especialmente sensibles a que las empresas en las que invierten cuiden tanto la diversidad de género, como la racial.

No solo ‘castigarán’ a las empresas que no cumplan (la práctica más habitual es votar con contra de las nuevas nominaciones de consejeros que no sean útiles para alcanzar el nivel de diversidad recomendada en cada economía), sino que se han comprometido a exigir que se expliquen las políticas de igualdad que se están aplicando; una información que normalmente las empresas incluyen en su informe de información no financiera.

Como referencia, para marcar la línea entre una buena y una mal práctica, estos inversores tomarán como referencia la media habitual en cada uno de los países. Y en España se van a encontrar importantes diferencias.

El Santander, que tiene una presencia internacional, parece que no ha pasado por alto la exigencia de diversidad que están marcando los principales inversores del mundo.

Así, aprovechó el anuncio del nombramiento de la nueva consejera, para ponderar la diversidad -desde distintos prismas-, con la que cuenta en su principal órgano de gobierno.

«El consejo de Santander es diverso en género, nacionalidad (española, británica, brasileña, estadounidense, mexicana y portuguesa) y en sectores representados (financiero, industrial, tecnológico y académico)», afirmó en su comunicación.

Gina Díez Barroso ha sustituido a Rodrigo Echenique, que había renunciado a su puesto en el consejo tras más de 30 años en el banco. Previamente, había abandonado las funciones ejecutivas en sus cargos como vicepresidente del grupo y presidente del Santander España en mayo del año pasado.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad