Rodrigo Buenaventura pone contra las cuerdas al consejo de Iberdrola por la imputación de Galán

Las acciones de la eléctrica vuelven al terreno negativo el día que el presidente de la CNMV señala que este tipo de casos ponen en peligro la reputación del conjunto de cotizadas

Rodrigo Buenaventura ha lanzado un mensaje muy serio a Ignacio Sánchez Galán y a Iberdrola sobre la imputación de su primer ejecutivo.

El presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha señalado este viernes que el paso dado por la apertura de investigación relativa al presidente de Iberdrola indirectamente genera un daño reputacional para todas las cotizadas.

El jueves el consejo de Iberdrola había dado su apoyo a su presidente, después de conocerse su imputación, pero da la impresión de que la CNMV no se ha quedado muy contenta y no ha perdido la oportunidad de lanzar un dardo envenenado contra la eléctrica, que es el primer valor por peso del IBEX, y contra su consejo.

Está previsto que el consejo se reúna el próximo 29 de junio en reunión ordinaria, pero, según fuentes conocedoras no se tratará el tema de la imputación, que habría quedado ya definido en la reunión de esta semana.

Buenaventura ha señalado que este caso es muy similar al ocurrido en 2019 -con BBVA- que su posicionamiento ahora es igual que entonces. La evolución de los hechos entonces llevó a la renuncia de Francisco González a la presidencia honorífica.

Además, según La Información, el juez estaría valorando ahora la imputación de Iberdrola como persona jurídica. Algo que también ha sucedido en el caso de BBVA.

El presidente de la CNMV cree que este tipo de casos daña la reputación y que indirectamente afecta a todas las cotizadas. Ha emplazado, no obstante, a la aplicación de las normas de buen gobierno. No obstante, no ha querido generalizar y ha insistido en que los casos que se están viendo se relacionan solo con empresas individuales.

El consejo de Iberdrola, en teoría, debería evaluar todos estos hechos en su próximo encuentro y el mercado empieza a temer si tendrá consecuencias para la primera fila de ejecutivos de Iberdrola y si podría cuestionar la independencia del consejo de administración de la eléctrica.

El peso de los independientes en el principal órgano de gestión ronda el 70%, por lo que un paso en falso en este sentido condicionaría esta característica.

Los dos principales ejecutivos del grupo – Ignacio Sánchez-Galán y Francisco Martínez Córcoles, director General de los Negocios, están imputados. Unas dudas que se están haciendo notar en la cotización de Iberdrola, que cede a estas horas más de un punto porcentual.

La importancia de la reputación

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) incluyó la importancia de la reputación en su última revisión del código de buen gobierno, haciendo una referencia expresa a las investigaciones judiciales.

«Que las sociedades establezcan reglas que obliguen a los consejeros a informar y, en su caso, a dimitir cuando se den situaciones que les afecten, relacionadas o no con su actuación en la propia sociedad, que puedan perjudicar al crédito y reputación de esta y, en particular, que los obliguen a informar al consejo de administración de cualquier causa penal en la que aparezcan como investigados, así como de sus vicisitudes procesales».

La CNMV pide a las cotizadas algo más que el deber de información. «Habiendo sido informado o habiendo conocido el consejo de otro modo alguna de las situaciones mencionadas en el párrafo anterior, examine el caso tan pronto como sea posible y, atendiendo a las circunstancias concretas, decida, previo informe de la comisión de nombramientos y retribuciones, si debe o no adoptar alguna medida, como la apertura de una investigación interna, solicitar la dimisión del consejero o proponer su cese», señala en el código de buen gobierno aprobado el año pasado.

Para que sea una buena praxis, habrá, además, que hacerlo público o al menos justificar las razones por las que no se hace. «Y que se informe al respecto en el informe anual de gobierno corporativo, salvo que concurran circunstancias especiales que lo justifiquen, de lo que deberá dejarse constancia en acta», indica.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad