El índice SOCIAL INVESTOR mantiene su composición intacta para el segundo semestre

Amadeus, BBVA, Caixabank, Enagás, Endesa, Iberdrola, Inditex, Naturgy y Red Eléctrica siguen siendo las líderes en calificaciones ESG del IBEX 35

Un semestre sin sobresaltos y sin cambios a pesar de que las cuestiones ESG, tanto las medioambientales, como las sociales y las de buen gobierno corporativo han tenido especial relevancia.

El índice SOCIAL INVESTOR cierra su primera revisión semestral, al concluir la primera mitad del ejercicio 2021, con sus mismos integrantes.

Nueve empresas mantienen los ‘rating’ ESG dentro de los parámetros más altos considerados por las tres principales agencias de calificación sostenible: MSCI, Sustainalytics y S&P SAM. Un ‘Top 9’ integrado por Amadeus, BBVA, Caixabank, Enagás, Endesa, Iberdrola, Inditex, Naturgy y Red Eléctrica.

No significa que estas compañías no hayan tenido cambios en sus calificaciones. Los hay, pero en los tres últimos meses los cambios son mínimos y no tienen el suficiente calado como para modificar la composición del índice ‘best in class’.

Hay que recordar que para ser uno de los integrantes de este selectivo de empresas con mejores notas ESG hay que sumar tres requisitos. Por un lado, contar con una calificación AA o AAA otorgada por MSCI. Por otro, presentar un riesgo ESG medio, bajo o nulo según Sustainalytics. Y, por último, haber subido al ‘podium’ de S&P SAM, vía concesión de una medalla de oro, plata o bronce.

Entre los pequeños cambios a 30 de junio respecto a la conclusión del primer trimestre del año, cabe destacar que Iberdrola presenta una mínima mejora en riesgo ESG, que pasa de 22,2 a 19,4 puntos.

Vuelve a riesgo bajo (de 10 a 20 puntos) a pesar de la crisis reputacional en la que está inmersa la compañía, tras la imputación de su presidente y CEO, Ignacio Sánchez Galán por su presunta implicación en los trabajos de espionaje encargados al excomisario José Manuel Villarejo.

Otras empresas del índice, como BBVA o Naturgy, que también tienen directivos o exdirectivos vinculados a este caso (el expresidente de la entidad financiera, Francisco González; y el presidente de honor de Naturgy, Isidre Fainé) tampoco ven golpeadas sus calificaciones ESG. 

Algo similar ya se había percibido en el caso de la banca, que ha puesto el foco en la gestión medioambiental, por encima del componente social, y no ha visto lastradas sus calificaciones. Es el caso de BBVA y Caixabank, las dos entidades acaban de acordar llevar a cabo recortes de empleo para más de 2.000 y de 6.000 personas, respectivamente. 

Uno de los motivos que estarían detrás de estas pequeñas variaciones de ‘rating’ ESG es el decalaje entre la realidad, tanto en lo referente a la gestión financiera como no financiera, y la revisión de las calificaciones ESG.

Por ejemplo, S&P lleva a cabo un análisis global anual de los ‘rating’ ESG, aunque también realice análisis particulares, encargados por empresas, como los que realizó en el caso de Fluidra con su salto al IBEX y el desarrollo de su primera estrategia de sostenibilidad. También, el elaborado para Acciona Energía, de cara a su estreno en bolsa este mismo jueves 1 de julio.

Y, de nuevo, en el caso de Iberdrola, el último análisis hecho público por Sustainalytics, corresponde al 15 de abril, semanas antes de que se hiciera pública la imputación de Sánchez Galán y de otros directivos, aunque sobre ellos ya estaba la lupa de los Tribunales.

Mientras, en el caso de MSCI, su última revisión del grupo energético bilbaíno corresponde a julio de 2020, cuando le mantuvo la calificación AAA, que la compañía atesora desde noviembre de 2017 sin variación alguna. Habrá que esperar a ver si este próximo julio, MSCI realiza algún tipo de revisión que recoja un mayor riesgo en términos de buen gobierno corporativo.

Mientras, del resto de las grandes cotizadas de la bolsa española, no hay ninguna que haya subido suficientes peldaños como para ascender y ganar terreno respecto a los tres criterios que se exigen para llegar al índice.

Al margen de ese ‘Top 9’ los mayores cambios se registran en la exposición al riesgo ESG. Un total de doce empresas logran avances en ese terreno, según Sustainalytics, respecto a las calificaciones que lograban al cierre del primer trimestre y otras nueve dan un paso atrás. 

Evolución anual por detrás del IBEX y tablas en junio

De esta forma el índice cierra un semestre en el que no ha variado su composición a pesar de que sí ha notado en su evolución el impacto de la crisis reputacional de Iberdrola. La eléctrica cerró el primer trimestre del año a 10,98 euros por acción y este jueves encara julio con los 10,28 euros como punto de partida. Lejos quedan los 12,51 euros que llegó a tocar el valor en enero.

También han sufrido en el parqué otros valores, como Amadeus. La tecnológica ligada al sector turístico está sufriendo en las últimas jornadas por el temor a que los rebrotes puedan pinchar la recuperación económica y la movilidad. 

En su caso, el retroceso ha sido acusado, sobre todo en las últimas semanas. A mediados del recién acabado junio, su acción superaba los 65 euros. Sin embargo, ha acabado el mes a 59,32.

En el conjunto del semestre, el selectivo ESG ‘best in class’ cierra con una avance del 4,6%, frente al repunte del 9,2% del conjunto del IBEX.

Sin embargo, en el mes de junio, ambos índices han cerrado prácticamente en tablas, aunque en negativo, con recortes que, en ambos casos, rozan el 3,5%. De esta forma, afrontan el inicio de la segunda mitad del año desde los 1236,45 y los 8821 puntos, respectivamente.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad