El índice SOCIAL INVESTOR bate al IBEX en mayo, con BBVA y Amadeus a la cabeza

El índice de los líderes ESG españoles cierra el mes con una subida del 5% frente al 3,78% del indicador de los pesos pesados de la bolsa nacional

El Índice SOCIAL INVESTOR acaba de poner punto y final a un mes clave. Cierra el mes de mayo con una evolución mejor que la del IBEX 35 y, además, ve cómo algunos de los valores que lo integran avanzan con fuerza.

Las nueve compañías que integran este ‘best in class’, por conseguir las mejores notas ESG según las principales agencias de calificación en la materia, han llevado al índice SI a los 1.283,9 puntos, logrando un alza del 5% respecto al cierre de abril.

En estas mismas jornadas ‘primaverales’, el IBEX 35 ha repuntado un 3,78%, situándose en los 9.148,9 puntos.

Una evolución que, además, ha estado condicionada por el paso atrás de este lunes de la mayor parte de las grandes cotizadas y por ser un inicio de semana atípico, al estar cerrado por festivo Wall Street. 

Pero, pese a esta evolución, el Índice SOCIAL INVESTOR concluye el quinto mes del ejercicio 2021 con cuatro valores que destacan por su positivo desempeño y que han repuntado más de un 7% en mayo. 

Los mejores y peores valores ESG en bolsa del mes

Se trata de BBVA, que ha remontado un 9,9% a lo largo del mes. De Amadeus, un 8,8%; de Red Eléctrica (7,4%) y de Inditex (7%).

Más tenues han sido los avances de Enagás (6%), de Caixabank (5,2%) y de Endesa (2%). Mientras, Naturgy ha cerrado mayo prácticamente plano (con una mínima subida del 0,4%).

En cambio, la otra cara de la moneda la ha vivido en el último mes Iberdrola, con una caída del 2,1%, que deja su cotización rozando los 11 euros.

Hay que recordar que el sector energético tiene un elevado peso en este índice ESG ‘best in class’. Cinco de los nueve valores que lo integran están ligados a esta industria. Por un lado, Iberdrola, Endesa y Naturgy, centradas en la producción. Por otro, los dos gestores de las redes de distribución de luz y de gas, Red Eléctrica y Enagás. 

Y, después de cerrar un 2020 positivo para el sector, 2021 no presenta la misma tendencia alcista en bolsa. A pesar de las expectativas de inversión en el sector -por los planes de transformación energética renovable tanto en Europa como en Estados Unidos– también hay dudas.

Unas expectativas que están golpeando la cotización ligadas a la burbuja en las renovables, que ha impactado en las últimas salidas a bolsa del sector y a la espera de saber qué pasará con Acciona Renovables, que se ha marcado junio como el mes de su debut bursátil.

Pero, en el caso de Iberdrola, sobre el valor sobrevuelan también otros factores. Como también sucede con Endesa o Naturgy, la compañía energética puede verse afectada por el cambio del modelo de retribución que el Gobierno de Pedro Sánchez está barajando y que podría dañar sus márgenes en España.

La compañía vasca, además, tiene por delante meses clave para saber si su presidente y consejero delegado, Ignacio Galán, es imputado por el ‘Caso Villarejo’, por las escuchas encargadas al excomisario de policía. Un hecho que golpearía en su buen gobierno corporativo (la G de la ESG). 

Estos factores marcan la cotización de la energética que, en lo que va de 2021, pierde un 6%. Sólo hay otros dos valores del índice SI que cierran mayo por detrás de cómo estaban al inicio de año.

Se trata de Endesa, que pierde un 0,2%; y de Red Eléctrica que, pese al avance del último mes, aún se deja un 2%.

Una situación completamente diferente es la que viven otros valores de este índice que prima la buena ESG.

Inditex, BBVA y Caixabank despegan en lo que va de año. Con repuntes del 21,7%, del 27% y del 33%, respectivamente. 

La compañía fundada por Amancio Ortega es la mejor compañía del selectivo en cuanto a calificaciones ESG y, el próximo 9 de junio presentará sus resultados del primer trimestre del año, donde desglosará si ya percibe la recuperación del consumo y si avanza en materia de sostenibilidad, como están haciendo rivales como H&M

Estabilidad en los ‘rating’ ESG

Por su parte, los dos bancos del índice SOCIAL INVESTOR en las últimas semanas tienen la S de la ESG en el punto de mira al poner en marcha sendos recortes de empleo que afectarán, de forma conjunta, a cerca de 12.000 personas.

Sin embargo, su ESG, en lo medioambiental, gana peso, dado que ambas entidades están entre las firmantes de la 'Net-Zero Banking Alliance'.

Esta alianza amparada por Naciones Unidas aspira a ser el actor principal que impulse la descarbonización del sector financiero en 2050.

Esta dispar evolución bursátil en el mes de mayo no tiene correlación con los ‘rating’ ESG que otorgan las principales agencias de calificación (MSCI, Sustainalytics y S&P). 

Las tres han mantenido estables en mayo las notas que otorga y, por ello, no hay cambios bruscos en las composición del índice.

Para formar parte del índice se deben cumplir tres requisitos. Contar con un ‘rating’ AA o AAA otorgado por MSCI. Además, presentar una exposición al riesgo ESG media o baja, según Sustainalytics y ‘haber ganado’ una de las tres medallas ESG que concede S&P, de oro, plata y bronce.

Al cierre de cada mes, SOCIAL INVESTOR realiza una prueba de deterioro del índice. En ella, se analiza la evolución de sus componentes y si son degradados por dos de las tres agencias de calificación, serían expulsados del mismo. En cambio, en mayo -como se ha mencionado- no ha habido cambios de calificación.

De esta forma, junio se presenta como un mes esencial para este índice ESG. El próximo día 30 se llevará a cabo la revisión de sus integrantes, no sólo de los que ya están, sino también de los valores susceptibles a formar parte de él. Si otras cotizadas han mejorado sus calificación y están ya llamando sus puertas, al cierre de este mes y conclusión de la primera mitad del año, puede ser el momento de dejar paso a nuevos nombres en el selectivo SI.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad