El desembarco de IFM en Naturgy presionará todavía más la transformación verde de la española

IFM Investors, que se convertiría en el segundo accionista de la gasista, está comprometido con el objetivo de cero emisiones para 2050 y se autodenomina ESG

Naturgy lidera las subidas dentro del IBEX este martes

Naturgy parece que no va a estar más acompañada en sus esfuerzos por virar su negocio hacia la sostenibilidad. Si hace pocos días buscaba una puerta en Estados Unidos para reforzar su cartera de proyectos renovables y marcar una ruta para acelerar su transformación, la presión va a continuar desde el lado del capital.

Y es que IFM Investors, que podría ser el segundo accionista de la compañía que lidera Francisco Reynés -si consigue el 22,6% del capital por el que opta-, se autodeclara un inversor pro sostenibilidad y ESG.

La firma australiana gestiona activos por cerca de 94.000 millones de euros, principalmente de fondos de pensiones. Así, contaría con aportaciones de 27 vehículos de ahorro destinados a la jubilación, unos beneficiarios que le obligarían a adoptar políticas ESG y también de apoyo a las inversiones que fomentan la lucha contra el cambio climático como vía de generación de valor.

IFM Investors gestiona 94.000 millones en activos y sus principales inversores son fondos de pensiones

«Como administradores de más del ahorro para la jubilación de 30 millones de trabajadores tenemos la responsabilidad de comprender y gestionar los riesgos del cambio climático y buscar formas de aprovechar las oportunidades sin precedentes que surgen en una economía que se descarboniza», explica.

Como inversor, además, IFM ha adoptado el compromiso de alinear sus inversiones con los objetivos de cero emisiones para 2050, al que se han ido adhiriendo numerosos gestores de activos.

En su caso concreto, el compromiso total se adoptó el pasado mes de octubre, después de haber mantenido ya una política similar en el caso de sus inversiones en infraestructuras. «Es una extensión de las medidas que ya se han adoptado en los activos en infraestructuras a través de la inversión en energía renovable y otras iniciativas de reducción de carbono», señaló en otoño.

Para lograrlo, la firma australiana reconoce que utilizará su influencia como accionista para impulsar la transición hacia las bajas emisiones de los negocios en los que invierta; y la entrada en Naturgy podría estar relacionada justo con ese compromiso.

Uno de los pilares de su estrategia de inversión tras su alineación con el Acuerdo de París fue justo la identificación de oportunidades de inversión en descarbonización.

Naturgy tiene pendiente dar a conocer su plan estratégico y se anticipa que será activo en su transformación hacia un negocio más ligado a la reducción de emisiones, en línea con el que han presentado otras empresas energéticas españolas.

Si su oferta pública de adquisición sale adelante, su peso en Naturgy será realmente significativo. Con los datos disponibles en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) se colocaría justo por detrás de Criteria. El holding inversor de la Fundación Bancaria La Caixa controla un 24%.

A diferencia de Rioja Acquisition y GIP, que han pactado con Naturgy no vender sus acciones -juntas poseen el 41,36% del capital-, no figura ningún compromiso con Criteria.

En el acuerdo de la oferta no figura ningún compromiso con Criteria

Con una oferta totalmente en efectivo, que valora el 22,6% de Naturgy en 5.000 millones de euros, no se puede descartar que el holding español opte por reducir su participación.

Tras la desinversión de Abertis, Criteria ha ido modificando su objetivo de inversión con la idea de tomar participaciones menos significativas en las empresas en su cartera.

No obstante, todavía le quedan Caixabank y Naturgy como participaciones históricas.

Interlocución con la empresa y activismo en las juntas

Para lograr la transición al cambio climático, IFM Investors realiza labores de influencia sobre su participadas y alineadas con el Australian Asset Owner Stewardship Code.

Algunos de los compromisos de este código son divulgar públicamente cómo han votado en las juntas de accionistas, fomentar la interlocución con las empresas participadas o supervisar el trabajo de los administradores de las empresas en las que toma participaciones.

Además, en el caso de las cotizadas, la política de voto va más allá de la lucha contra el cambio climático, porque también cubre otros campos de la ESG.

En concreto, IFM es activa en temas como la diversidad -un aspecto clave de cara a las próximas juntas de accionistas tras convertirse en un campo de batalla de inversores como Vanguard o BlackRock-.

«Por nuestra experiencia», señala, «las compañías que abrazan la diversidad en sus plantillas, promocionan entornos libres de discriminación y son campeonas en la cultura de la inclusión, tienden a comportarse mejor a largo plazo y pueden contribuir a una sociedad más inclusiva y resilente», valora.

Naturgy era una de las empresas de IBEX con un menor grado de incorporación de mujeres al consejo. Al cierre de 2019, solo era de 1 de entre 12 componentes del consejo, con un peso femenino del 8,33%.

La empresa, sin embargo, ha dado un salto en 2020, con la entrada de dos consejeras – Isabel Estape Tous y Lucy Chadwick-, que ha elevado la representatividad femenina al 25%.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad