El castigo a las renovables se modera con el debut de Acciona Energía

Soltec y Ecoener mantienen la caída en el segmento de las energéticas ‘verdes’, mientras Solaria despega y Audax y Grenergy parecen tocar suelo

Dos semanas a sus espaldas. Acciona Energía cierra su primera quincena como cotizada en lo que es tiempo suficiente para rebotar más de un 5% y dejar su acción por encima de los 30 euros. También, para empezar a marcar el ritmo en el segmento de las cotizadas renovables. Y, de momento, el cambio vislumbra que el pinchazo de la burbuja empieza a atenuarse aunque el nubarrón sobre estas cotizadas ligadas a la energía verde aún no ha difuminado por completo.

En estas dos semanas, tres de las cinco firmas de energía verde que forman parte del Mercado Continuo han frenado su caída y mantienen su cotización estable en las sesiones del mes de julio.

El mercado parece ir así discriminando en renovables en función de cada valor. Se trata de Audax, Grenergy y Solarpack. Están, por tanto, por delante de la evolución del índice general de la Bolsa de Madrid en lo que va de julio, que retrocede más de un 2%; o del IBEX, que cede un 1,4%.

Aunque, sobre Solarpack pesa un matiz que la diferencia del resto. En su caso, el punto de inflexión es la oferta pública de compra (OPA) lanzada por el fondo EQT, de carácter amistoso. Una propuesta de adquisición que valora cada título del grupo fotovoltaico en 26,5 euros, con una prima del 45%. 

Un precio que se ha convertido en su suelo (y su techo) ya que su cotización permanece invariable en estas últimas semanas. 

Pese a ello, las acciones de Solarpack aún están por detrás de los 28,8 euros con los que cerraron el ejercicio 2020. Un ejemplo de cómo el pinchazo de las renovables en este 2021 ha hecho mella en las capitalizaciones.

Los dos valores que más sufren: Soltec y Ecoener

Al margen de estas tres compañías que parecen vislumbrar un cambio de tendencia en su marcha en las últimas semanas, otros dos valores mantienen su evolución a la baja.

Son Soltec, que acumula una caída del 6% desde el 1 de julio; y de Ecoener, que en estas últimas dos semanas se ha apuntado un retroceso del 3%. 

En el caso de Soltec, que saltó al mercado el pasado año, detrás de su evolución en el parqué está la propia marcha de la compañía, ya que cerró el primer trimestre del ejercicio con una caída de ingresos del 32% y un Ebitda negativo de 7 millones.

Ecoener es la más joven de todas las cotizadas verdes, dejando al margen Acciona Energía. Debutó en bolsa el 4 de mayo. Lo hizo a 5,9 euros y actualmente roza los 5,5 euros por acción. Es decir, pierde un 6,7% desde su debut; muy lejos del 48% que se deja Soltec.

De hecho, la ‘puesta de largo’ de Ecoener fue la llamada de atención para el mercado. Por un lado, porque rebajó sus previsiones de colocación desde los 200 millones iniciales hasta prácticamente la mitad, 110. 

Ecoener constató la falta de apetito inversor, lo que llevó a otras compañías como Opdenergy a posponer ‘sine die’ su propia colocación. Por otro, porque el mismo día de su debut se apuntó una caída del 15%. 

Acciona Energía abre hueco con su matriz

En cambio, Acciona Energía marcó una tendencia diferente. Su estreno en el parqué este 1 de julio se saldó con un alza intradía del 7%. Desde entonces su acción ha avanzado colocándose por delante de la franja alta que se barajó para su colocación.

La compañía estableció un mínimo de 26,73 euros -por el que finalmente se decantó- y los 29,76 por acción. Y, al cierre de esta semana, la empresa presidida por José Manuel Entrecanales está por encima de los 30,3 euros.

De esta forma, su capitalización está muy cerca de alcanzar los 10.000 millones de euros (se queda en 9.986 millones), significativamente por encima de su matriz.

El grupo Acciona, en conjunto, deja su valor en bolsa en los 6.982 millones. Y, en él, la evolución de su participada no está sirviendo de acicate, dado que en lo que va de julio su acción ha retrocedido desde los 129,4 hasta los 127,3 euros. No pesa, de momento, a su favor, que controle el 85% de Acciona Energía.

A día de hoy, la filial renovable del grupo de los Entrecanales se perfila como candidato al IBEX, por su capitalización y a la espera de cómo evolucione su liquidez. Y con la incógnita, también, de quién más integra su accionariado. 

A dos semanas de su debut, la compañía no ha remitido más información a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) sobre cómo queda integrado su capital.

Hay que recordar que la salida a bolsa conllevó la colocación de un 15% del capital, al que se sumaba otro 2,25% correspondiente al ‘green shoe‘ de los bancos colocadores. 

El despegue de Solaria y la incógnita de Repsol

Quien está dando la vuelta a su evolución en estas últimas dos semanas de inicio del segundo semestre es Solaria. La compañía de fotovoltaica, que se aupó al IBEX en el pasado año, ha logrado despegar más de un 11% en lo que va de este mes estival.

Su acción rebasa los 17,11 euros frente a los 15 con los que inició julio. Sin embargo, aún están muy lejos los 23,64 con los que cerró 2020. En su caso, sobrevuelan dudas sobre parte del mercado inversor sobre si será capaz de conseguir sus planes de crecimiento y de potencia instalada. 

En este contexto, donde pesa la indefinición, aún está pendiente saber si otra de las grandes del IBEX que quiere dar ‘vida’ independiente a su filial verde se atreverá o no a hacerlo.

Repsol tiene hasta 2022 para decidirse: si saca a bolsa su filial renovable, busca un socio o ambas cosas de forma escalonada. De momento, su consejero delegado, Josu Jon Imaz, insiste en sus encuentros con analistas en que todas las cartas están sobre la mesa.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad