El Banco Sabadell pospone hasta finales de año su hoja de ruta en ESG

El consejero delegado del grupo, César González-Bueno, avanza un plan específico para el futuro, pero lo deja fuera de la estrategia presentada este viernes

El Banco Sabadell se centra exclusivamente en lo financiero en su nueva hoja de ruta. Aunque durante la presentación de resultados del primer trimestre había avanzado durante la rueda de prensa que el plan estratégico para 2021-2023 presentado este viernes incluiría algunos objetivos en materia de descarbonización, ha preferido emplazar a los inversores a finales de año para dar a conocer cuáles son sus planes específicos en materia de ESG.

Así lo ha adelantado esta mañana César González-Bueno, consejero delegado del banco español, al avanzar que la ESG estaba tomando un papel principal, lo que jugaba un papel clave en los retos de transformación de la entidad.

El grueso de la puesta en escena presentada esta mañana a los analistas se centra, tal como avanza Economía Digital, en el desarrollo de negocio puramente financiero, los nuevos esfuerzos en materia de reducción de costes, en la actividad financiera y en los nuevos compromisos de rentabilidad.

Se ha comprometido a alcanzar un ROTE (Retorno sobre el capital tangible) superior al 6% -frente al 0% de 2020- en 2023, preservando su capital, ya que avanza que su ratio ‘CET 1 Fully Loaded’ se mantendrá a finales de 2023 por encima del 12%.

Aun con este salto, el coste de capital del banco -que se calcula sobre el 10%- seguirá estando por delante de la rentabilidad y González-Bueno ha dejado la puerta abierta ante los analistas a una mejora en el futuro -entre 2024 y 2025- tras la fuerte transformación que vivirá el banco en estos dos ejercicios.

Será un tema clave para medir al nuevo equipo gestor, encabezado por César González-Bueno como consejero delegado y todavía por Josep Oliu, que sigue siendo presidente, aunque sin funciones ejecutivas.

Los accionistas han sido especialmente críticos con la política de retribuciones del banco -el plan de remuneraciones ha sido uno de los que ha sufrido más rechazo entre los bancos del IBEX-, después de que los ‘proxy’ se posicionaran en contra.

Pasos en ESG durante el cambio de liderazgo

Sin visibilidad sobre cómo se moverá en materia de ESG, el Banco Sabadell ya ha aprovechado el proceso de relevo en la cúpula del banco para dar pasos en esta dirección, con una reforma relevante de la gobernanza.

Además de convertir la presidencia en no ejecutiva, el Sabadell ha puesto en marcha una nueva Comisión de Estrategia y Sostenibilidad, presidida por Josep Oliu, que, previsiblemente, liderará los asuntos relacionados con la ESG.

Uno de los retos a corto plazo es aumentar la diversidad del consejo. Por el momento, el Sabadell se encuentra por debajo del nivel recomendado por el Código de Buen Gobierno para 2022, que insta a que la presencia femenina sea de al menos el 40%.

El pasado mes septiembre, antes del fichaje de González-Bueno como consejero delegado, el banco ‘aceptaba’ la renuncia como consejero ejecutivo de José Luis Negro y daba entrada a Alicia Reyes como independiente. Con el resto de nombramientos de consejeras en 2020 y las que ya pertenecían al órgano de gobierno – Aurora Cata SalaMaría José García Beato y Mireya Giné Torrens-, la representatividad femenina alcanza el 26,67%.

El resto de entidades del IBEX: Bankinter, el Banco Santander y Caixabank ya lo sitúan en el 40% o por encima; como sucede en el caso de la entidad liderada por María Dolares Dancausa.

Tampoco ha aportado ninguna guía sobre sus planes de descarbonización de cartera; que ya comienzan a poner en marcha otros bancos españoles.

BBVA o el Santander, por ejemplo, han avanzado compromisos concretos respecto a la financiación de las actividades relacionadas con la financiación del carbón.

Ambos, junto a Caixabank, se han incorporado este ejercicio a la Net Zero Banking Alliance, que les compromete a que su cartera sea ‘cero emisiones’ en 2050 y a ir aplicando paulatinamente objetivos intermedios.

Las acciones del Sabadell suman un 80% en 2021

La bolsa no ha reaccionado positivamente al nuevo plan estratégico del Banco Sabadell -las acciones del banco se dejaron en la jornada más de un 6%-. No obstante, el retroceso hay que contextualizarlo tras las fuertes subidas acumuladas en los últimos meses.

Incluso con el fuerte retroceso del viernes, las acciones del Sabadell se anotan más de un 75% en lo que llevamos de 2021.

De acuerdo con Finanzas, la hoja de ruta habría decepcionado a algunos analistas, que pronosticaban un recorte de costes todavía más severo.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad