Crece el rechazo a la política de retribuciones

A falta de la junta de Inditex, los accionistas han sido esta temporada más combativos con las remuneraciones. Los votos en contra aumentan en los pesos pesados del IBEX

La política de remuneraciones de los grandes valores de la bolsa ha estado más cuestionada durante las juntas de 2021 que la temporada anterior. A falta de el encuentro anual de Inditex, que está previsto que se celebre el martes 13 de julio, la oposición de los accionistas al informe de retribuciones ha aumentado en todos los pesos pesados del IBEX.

Los cinco ‘blue chips’ del indicador –Iberdrola, Inditex, Banco Santander, BBVA y Cellnex-, que representan más de un 50% del índice, se han encontrado con unos accionistas menos complacientes con los salarios del consejo de administración.

El cambio más significativo se ha producido en la compañía que preside Ignacio Sánchez Galán. En la junta de accionistas que se celebró el 18 de junio, un 16,63% del capital que votó ese punto del orden del día, rechazó el informe de retribuciones correspondiente a 2020.

El rechazo al informe de retribuciones de Iberdrola sube del 8,06 al 16,63%

Fue un porcentaje sensiblemente superior al de la junta del año anterior, cuando este punto recibió un ‘no’ por parte del 8,06% del capital presente.

La retribución total del consejo de Iberdrola pasó de 17,88 a 19,52 millones entre 2019 y 2020; es decir, fue un 9 por ciento superior a la del año anterior. Fue un aumento superior al de resultado del grupo, cuando ganó 3.610 millones o un 4,2 por ciento más que en 2019.

La eléctrica e Inditex han sido los dos únicos pesos pesados del IBEX que aplicaron mejoras en los salarios de sus consejeros el año pasado. En el caso del gigante textil -cuyo informe de retribuciones se votará de manera consultiva este martes– las retribuciones han pasado de 9,458 a 10,935 millones.

En la junta del 2020, Inditex logró un amplio apoyo a este informe consultivo -solo lo rechazó un 0,73 por ciento del capital-, pero este año la situación podría variar si los accionistas consideran que dado el importante cambio en los resultados del grupo, el consejo debía haber hecho un esfuerzo en austeridad.

En su último ejercicio fiscal -duramente afectado por la COVID-19- el grupo redujo un 70% su beneficio, hasta los 1.106 millones. Su facturación también se contrajo, aunque de forma menos abrupta, al caer un 28% hasta los 20.402 millones. 

El resto de pesos pesados del IBEX sí que revisaron ligeramente a la baja sus retribuciones -un 19% en el caso del Banco Santander, un 14% en el de Cellnex y un 4,13% en el de BBVA-, pero ese paso atrás fue insuficiente para lograr un mayor apoyo por parte de los accionistas (véase gráfico superior), que en todos los casos aumentaron el rechazo al informe consultivo.

El Santander sufrió unas pérdidas históricas de 8.771 millones el año pasado por ajustes en la valoración de activos y también por las provisiones para afrontar la pandemia. Por su parte, el BBVA redujo el suyo un 63%, a 1.305 millones y Cellnex perdió 133 millones, frente a los 9 millones de 2019.

El activismo en voto gana peso poco a poco

Tradicionalmente, la política de retribuciones y los nombramientos de consejeros (que es uno de los puntos del día más numerosos porque se vota de forma individual) son dos de los temas que generan más rechazo en las juntas de accionistas.

De acuerdo con datos de Georgeson, año a año, el capital está siendo menos conformista con los salarios de los consejos de administración. Si en 2018, un 18% de las propuestas en materia de retribución recibieron más de un 10% de rechazo, en la temporada de juntas la proporción ya se había elevado al 30%.

Y en 2021 parece que la mayor exigencia hacia las políticas de retribuciones se ha mantenido.

Los ‘proxy’ y los grandes inversores ya advirtieron antes de la temporada que en las juntas de 2021 estarían especialmente pendiente de las retribuciones, para que estuvieran alienadas con los intereses de los accionistas -tuvieran una justificación desde el punto de visto de la evolución en bolsa- y también fueran justas considerando las medidas que hubieran adoptado de cara a la plantilla durante el COVID-19.

El 61,48% del capital ha rechazado el informe consultivo de retribuciones de Amadeus

De hecho, por primera vez esta temporada se ha rechazado un informe de retribuciones. Le ha sucedido a Amadeus. El 61,48% del capital rechazó la política de retribuciones de 2020, cuando el consejo percibió 5,077 millones de euros y la empresa sufrió unas pérdidas de 505 millones.

En 2019, el consejo había percibido 6,809 millones, pero el gigante tecnológico había ganado 1.161 millones de euros en 2019. Además, la compañía de reservas tuvo que ampliar capital el año pasado para reforzarse debido a la crisis del coronavirus.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad