Caixabank estrena el año en el mercado de deuda con un bono verde

Gonzalo Gortázar, consejero delegado del banco, había avanzado en la presentación de resultados que podría realizar una emisión inminente

Ni una semana ha tardado Caixabank en cumplir con su objetivo de repetir en el mercado de deuda verde. Gonzalo Gortázar, su consejero delegado, tras una pregunta de SOCIAL INVESTOR durante la presentación de sus resultados anuales, dejaba la puerta abierta a una emisión inminente de este tipo y así lo ha comunicado este martes.

De hecho, la colocación del segundo bono verde de su historia se ha convertido también en la primera emisión del año, lo que confirmaría las buenas expectativas que existen para este mercado -y para los emisores españoles- de cara a 2021.

Iberdrola también ha probado el mercado con mucho éxito este martes y ha cerrado su mayor colocación en deuda verde híbrida, por 2.000 millones de euros.

La deuda emitida por Caixabank, senior no preferente, contabiliza como MREL, ya que tiene la capacidad de absorber hipotéticas pérdidas en caso de liquidación del banco. Se ha emitido a ocho años, con la opción de amortización previa un año antes del vencimiento.

Esta deuda sirve para absorber pérdidas en el caso de que se produzca una hipotética liquidación

«Hasta la fecha, se trata del plazo más largo elegido por un banco español, para una emisión senior no preferente en el mercado euro», señala el banco en un comunicado.

La entidad explica, asimismo, que los fondos captados se destinarán a «financiar proyectos que contribuyan a una sostenibilidad medioambiental, tales como la reducción de gases de efecto invernadero, la prevención de la contaminación y la adaptación al cambio climático», avanza.

Concreta dos de forma específica: las renovables y los edificios sostenibles y especifica que tiene identificados 4.200 millones en activos a los que podrían destinar estos fondos. La mayoría (3.600 millones) son proyectos de energías renovables y también contaría con más de 600 en inmobiliarios con «etiqueta de eficiencia energética A o B».

Caixabank calcula que la financiación de proyectos renovables ligados a este bono evitará la emisión de 1,2 millones de toneladas de CO2

«Según estimaciones internas de CaixaBank, se prevé que la financiación de esta cartera de proyectos de energía renovable evitará liberar emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) por un total de 1,2 millones toneladas de CO2 al año, y la financiación del ‘portfolio’ de inmuebles de alta eficiencia energética, ahorrará la emisión a la atmósfera de un total de 6,5 mil toneladas de CO2 al año», apunta.

El 2020, el banco movilizó 12.500 millones en financiación sostenible. En esta cifra, la entidad incluye sus propias emisiones -deuda social y verde- y también los créditos concedidos a terceros.

Durante el año pasado, el banco firmó financiaciones sostenibles dentro del IBEX, por ejemplo, a Naturgy, a través de una sindicación.

Aunque Gonzalo Gortázar no quiso adelantar ningún objetivo para 2021, el primer ejecutivo de Caixabank avanzó que espera crecimiento. La fusión con Bankia irremediablemente le aportará un cambio de perímetro que también debería notarse en la financiación.

Más cupón que en noviembre, pero más plazo

Caixabank explica que la emisión se ha colocado con un cupón del 0,50%. Unos intereses por encima de la emisión de noviembre -que también fue de deuda senior no preferente-, aunque a un menor plazo. En concreto, en su primer bono verde, se colocó con un cupón de 0,375%; si bien la colocación se realizó a cinco años y no a ocho como la ‘vendida’ este martes.

Unos doscientos inversores habrían mostrado interés en la nueva colocación verde del banco

La entidad destaca el buen comportamiento en costes de la emisión, gracias a su ‘carácter verde’. «Ha permitido reducir el coste entre 5 y 10 puntos básicos, con respecto al nivel de financiación tradicional», afirma. En noviembre, había fijó el ‘ahorro’ logrado en 10 puntos básicos.

El banco habría logrado captar el interés de cerca de 200 inversiones. Los extranjeros fueron los más interesados, al llegar a suponer alrededor de un 90% de la demanda. «El 76% de la emisión colocada entre fondos de inversión y compañías de seguros», explica Caixabank.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad