BMW vs Mercedes: Así compiten en sostenibilidad los dos gigantes alemanes

Los fabricantes de automóviles de alta gama apuestan por producir vehículos con materiales reciclados y con acero ‘verde’ libre de emisiones

Vehículos. Coches. Industria del automóvil. Imagen de Unsplash.

La industria del automóvil está inmersa en una carrera ‘contrarreloj’ hacia la descarbonización. No tienen, como otras industrias, que aspirar a lograrla en 2050. En su caso, el tiempo corre más deprisa dado que, a partir de 2035, todos los coches que se comercialicen en la Unión Europea deberán ser cero emisiones. 

Una competición por minimizar el impacto medioambiental de lo que producen que no es precisamente ajena a dos de los gigantes de la industria europea. En concreto, a los dos grandes fabricantes de alta gama alemanes: BMW y Mercedes-Benz.

La compañía bávara ha hecho público este jueves que planea reducir en un 40 por ciento las emisiones de carbono de todo el ciclo de vida de sus automóviles de cara a 2030 y en comparación con los niveles que alcanzaba en 2019.

Materiales reciclados

Para conseguirlo, elevará desde un 30 por ciento a un 50 el volumen de materiales reciclados y reutilizables que emplea en la fabricación de sus automóviles.

La multinacional de Munich ya había adelantado que prevé que, al final de la presente década, al menos la mitad de los vehículos que comercialice sean eléctricos.

Sin embargo, no ha marcado un objetivo fijo, en parte por las limitaciones que aún existen en cuanto al desarrollo de estaciones de recarga, las denominadas ‘electrolineras’, tanto en la Unión Europea como en otros mercados. 

BMW sí ha apuntado que prevé un recorte de emisiones por vehículo y kilómetro recorrido, también, de al menos el 50 por ciento en 2030 respecto a los niveles que alcanzaba una década antes. 

Mercedes busca el acero ‘verde’

Mientras BMW persigue fabricar coches con componentes reciclados, su rival Mercedes-Benz aspira a hacerlo apostando por el acero libre de emisiones de carbono.

La multinacional alemana ha anunciado una alianza con la acerera sueca SSAB para desarrollar vehículos con este material, menos contaminante, que en su versión tradicional. 

De esta forma, Mercedes rebajará la huella de emisiones de carbono de Alcance 3, es decir, la que genera a través de sus modelo de abastecimiento y proveedores. 

El desarrollo de vehículos con acero libre de emisiones será, durante los próximos meres, de cara a prototipos. A escala comercial, su utilización está prevista para 2026. 

Carbón limpio

Este tipo de acero reemplaza el carbón coquizable, que se utiliza en la producción de coque metalúrgico, por electricidad e hidrógeno. Y emplea una tecnología denominada ‘Hydrogen Breakthrough Ironmaking Technology’.

El grupo germano prevé conseguir en 2039 que todos los vehículos que fabrica -los de pasajeros- sean neutrales en CO2 a lo largo de toda su cadena de producción.

Problemas con los microchips

De momento, mientras los fabricantes encaran esta transformación, al mismo tiempo, tienen que seguir enfocando problemas que sí están ligados a todos los modelos que producen, incluidos los coches de combustión.

Por ejemplo, los problemas de abastecimiento de microchips o el encarecimiento de materias primas, que pueden lastrar las ventas y sus márgenes de beneficio en lo que resta de 2021.

En España, esta falta de microchips -y el parón en la producción que ha provocado- ha derivado en una caída de ventas durante el último mes. Situación que se ve acrecentada por la crisis derivada de la pandemia de coronavirus. 

En ese mes, las matriculaciones de turismos y todoterrenos en España se situaron en 47.584 unidades. Cifra que representa una caída del 29 por ciento respecto al año anterior, ya marcado por el Covid y supone volver a niveles de 2011 y 2013.

Sin embargo, las ventas de las unidades bajas en emisiones no están sufriendo sino todo lo contrario.

Las matriculaciones de vehículos electrificados, híbridos y de gas (tanto turismos como vehículos comerciales o autobuses) se dispararon ese mismo mes de agosto un 38,4 por ciento, respecto al mismo mes del 2020, hasta las 20.032 unidades.

De ellas, prácticamente la mayoría, 19.449 matriculaciones, fueron de turismos, según los datos publicados por Anfac, la patronal del sector.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad