BBVA lanza un bono social enfocado en infraestructuras y servicios esenciales

Se trata del quinto bono ESG emitido por la entidad y el primero social de este 2021

BBVA estrena el mercado de bonos sostenibles de la recta final de año. Lo hace con el lanzamiento de una emisión de deuda senior preferente a tipo flotante (FRN) y con vencimiento a dos años.

Se trata, por tanto, de un bono de carácter social, con una indicación de precio inicial sobre tres meses Euribor de 35 puntos básicos.

Hay que tener en cuenta que este mismo mes concluyen los tres años de vida de la emisión senior de deuda no preferente emitida por la entidad en 2017. Una emisión que alcanzó los 1.500 millones de euros. 

De esta forma, la nueva emisión también permite a la entidad cumplir con los requerimientos de fondos propios y pasivos elegibles y está dentro del marco del banco de hacer, al menos, una emisión de deuda senior -preferente o no- al año.

Ya el pasado mes de marzo, la entidad presidida por Carlos Torres realizó una emisión de deuda senior preferente por importe de 1.000 millones de euros. En ese caso, deuda senior preferente a seis años y con una demanda de 1,5 veces superior a la oferta inicial.

En cuanto a esta última emisión, comenzará a cotizar el próximo 9 de septiembre en el Euronext, en Dublín.

En cuanto a los bancos colocadores, además del propio BBVA, están CommerzbankGoldman Sachs, HSBC, ING y Société Générale, según recoge la agencia Bloomberg.

Enfoque ESG

Al margen de las características concretas de la emisión, la entidad tiene marcado el objetivo de realizar todos los años, al menos, una emisión dentro de los criterios medioambientales, sociales o de gobierno corporativo (ESG). Algo que este año aún no había ocurrido.

De esta forma, este será el quinto bono ESG emitido por BBVA, después de las dos emisiones senior no preferentes de bonos verdes realizadas en 2018 y 2018. Además del bono social de mayo de 2020 y el convertible (CoCo) verde emitido en julio de ese mismo ejercicio. 

En cuanto al enfoque de esta nueva emisión, la entidad se marca como prioridades la inversión con foco en servicios esenciales y en infraestructuras de carácter básico.

Respecto a las primeras, señala proyectos ligados a la salud, a finanzas y a educación. Y en lo relativo a infraestructuras, se trata básicamente de proyectos de telecomunicaciones, residencias de mayores y transportes.

Revisión al alza de metas

Este mismo verano, BBVA ha revisado al alza su meta de financiación sostenible, desde los 100.000 hasta los 200.000 millones de euros. Un objetivo que, según indicó su consejero delegado, Onur Genç durante la presentación de resultados del primer semestre, convertiría a la entidad en uno de los bancos con metas más ambiciosas. 

Ahora, la emisión de su primer bono social de este ejercicio llega en una recta final de año intensa para BBVA en materia ESG. 

La entidad recuperará este año su ‘Investors Day’ que este año tendrá el foco en la sostenibilidad. Uno de los objetivos será trazar una hoja de ruta más específica en materia de descarbonización, en todos los sectores intensivos en emisiones de Co2, entre los que estarían petróleo, gas, automoción, industria siderúrgica, cemento o transporte. 

Con lo que no cuenta BBVA, al menos de momento, es con una Comisión de Sostenibilidad en su consejo. En cambio, en los últimos meses estivales, ha creado el Área Global de Sostenibilidad, encabezada por Javier Rodríguez Soler.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad