Así es la cartera de proyectos renovables de Iberdrola, Repsol, Endesa y Acciona

Naturgy tiene pendiente la presentación de su hoja de ruta para los próximos años a la espera de que se resuelva la oferta de compra de IFM

Instalación eólica. Foto de Unsplash

En las últimas semanas las grandes compañías energéticas del IBEX 35 han ido desglosando a los inversores cómo es su situación actual, con el negocio de renovables como principal punto de atención. Pero, más allá del ahora, en el eje está su evolución verde a futuro, dada la exigencia de transformación a la que se enfrentan.

Y en este contexto, todas las grandes energéticas –Iberdrola, Endesa, Repsol, Acciona– presentan un ‘pipeline’, una cartera de proyectos a futuro, que va a hacer despegar el peso de las renovables en su actividad.

Sin embargo, los esquemas y calendarios con los que presentan la información hacen que sea difícil la comparación de hojas de ruta.

Además, aún queda uno de los grandes actores energéticos que tiene pendiente presentar cuál es su camino a seguir.

Se trata de Naturgy que ha pospuesto la presentación de su plan estratégico para los próximos años por ser objeto de una OPA – la oferta de compra de IFM-, que ha reducido el volumen de información prospectiva que en los últimos meses ha ido desglosando al mercado.

Esa disparidad de ‘reporting’ de su cartera de proyectos a futuro queda reflejado en la evolución de la capacidad instalada renovable que tienen previstas las compañías para los próximos años. 

Iberdrola, 78.000 GW a futuro

Si es por volumen, la que mayor capacidad ‘verde’ tiene previsto lograr en los próximos años es Iberdrola que suma una cartera de renovables de 78 GW, según ha desglosado en sus últimas presentaciones a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Sin embargo, no marca una fecha en el calendario para indicar cuándo estará operativa esa meta total.

En cambio, sí hay una meta clara en el medio plazo. Se trata de 2025. Para ese año, la compañía presidida por Ignacio Galán, tiene previsto tener, bien en construcción, bien asegurados, 18,75 GW. 

De ellos, casi la mitad, más de 9,9 GW corresponden a energía solar fotovoltaica. Mientras, en eólica, esa capacidad de aquí a cinco años será de 4,75 GW en su modalidad  terrestre y otros 26 en marina.

Pese a que ésta última tiene menos peso de cara a la mitad de esta década, será fundamental a partir de 2030, ya que concentra buen parte de la cartera de proyectos que la compañía tiene por delante, sobre todo fuera de España y en mercados tan dispares como Estados Unidos, Holanda, Japón o Taiwan, entre otros

Hay que tener en cuenta que la eólica marina es más lenta en desarrollo que otras modalidades de energía verde y los proyectos pueden tardar 12 años desde que se subastan, se consiguen los permisos, se construyen y se ponen en marcha.

Acciona acelerará en su diversificación

Si es por volumen, la segunda gran cotizada del IBEX con mayor cartera a futuro es Acciona. En el caso de la compañía presidida por José Manuel Entrecanales ha trazado una línea de actuación a futuro en la última presentación a inversores con motivo de la salida a bolsa de su negocio renovable, dado que prevé una colocación parcial del capital de la filial -seguirá controlando alrededor de un 70% del capital de la filial- a lo largo de las próximas semanas, antes de julio.

De cara a 2030 contempla lograr una capacidad instalada renovable de 30 GW; y, a mitad de esta década, se situará en 20 GW.

Acciona ha trazado una prospectiva con la que convencer a los inversores interesados en el potencial de la división que sacará al parqué en la que destaca la diversificación por tecnologías y por países.

Lo que hará Acciona Energía a lo largo de la próxima década es rebajar el peso de España en su actividad, que actualmente concentra el 53% de toda su capacidad renovable y, dentro de 10 años, se quedará en el 33%. 

Por tecnologías, a cierre de 2020 la eólica terrestre representaba casi el 80% de capacidad instalada. Un porcentaje que en cinco años rebajará al 65%. Mientras, la solar, en el mismo periodo, va a pasar de ser el 11% a alcanzar el 30%.

De cara al final de la década, no desglosa porcentajes concretos por modalidad energética, pero sí indica que contará con nuevas tecnologías, como el hidrógeno verde, la eólica marina, la solar marina o las baterías ligadas a las renovables.

Repsol duplicará su capacidad renovable de 2025 a 2030

La otra gran compañía que tiene pendiente decidir si sacará al parqué su división renovable es Repsol. En este caso, la compañía dirigida por Josu Jon Imaz no tiene tanta prisa. En parte, porque ha dejado abierta la puerta a la entrada de su socio en el capital, que tenga vocación de permanencia. Pero, también, porque se ha dado un año para meditar qué hará. 

Dado que se trata de una compañía fundamentalmente petrolera, su capacidad renovable actual es significativamente menor que sus ‘competidoras’ españolas.

La compañía presentó su plan estratégico renovable en 2020 y, en la presentación de resultados del primer trimestre del presente año, aseguró que esa hoja de ruta está ‘on track’.

Una vía de crecimiento por la que prevé ir duplicando su capacidad renovable. Al cierre de 2020 contaba con 3,3 GW de capacidad renovable instalada. De cara a 2025, prevé que esa cifra se duplique hasta los 7,5 GW y alcanzar los 15 al entrar en la recta final de la presente década. 

Para este año, por ejemplo, según indicó en su última presentación a analistas, prevé contar con otros 710 MW ‘verdes’. Y, de ellos, la mayoría -más de 500- estarán en España. Además, actualmente su estrategia en esta modalidad energética menos contaminante está enfocada, sobre todo a su mercado de origen y a Chile; y en dos tecnologías, eólica y solar.

Sin embargo, ya acaba de trazar sus primeros pasos en Estados Unidos, uno de los mercados con más potencial dada la apuesta por las renovables a la que se ha comprometido la Administración de Joe Biden.

Repsol acaba de acordar la compra del 40% de Hecate Energy, especializada en solar y baterías, y se ha reservado la opción de llegar al 100% en tres años.

Endesa, se centra en la fotovoltaica

Mientras Repsol mira a otro lado del Atlántico, Endesa centra su actividad en España. Aquí su marco temporal es diferente. El ‘pipeline’ de la compañía encabezada por José Bogas marca un objetivo de 11,5 GW en 2023; y de cara a 2030 alcanzar los 18 GW.

La filial de Enel prevé elevar su capacidad ‘verde’ con 0,9 GW de eólica y 3 GW  de fotovoltaica, de cara a finales de 2023, pero no desglosa metas por tecnologías a 2030.

Hay que tener en cuenta que esa nueva capacidad, en gran medida, le va a suponer un cambio en su estructura actual, dado que Endesa afronta el cierre de sus centrales de carbón en los próximos años, que irá sustituyendo por renovables. 

En concreto, encara este año el cierre de las centrales de Andorra (Teruel) y Compostilla (León), ha iniciado los procedimientos de cierre de Carboneras, en Almería; y tiene pendiente el de As Pontes, en Galicia, lo que contribuirá a su estrategia de reducción de emisiones contaminantes.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad