Así es la carrera hacia las emisiones cero de las grandes energéticas españolas

Repsol, Endesa o Iberdrola tratan de convencer a unos inversores cada vez más exigentes de que es viable que sean neutras en emisiones en 2050

Parque eólico de Endesa

Tres de los grandes grupos energéticos españoles han presentado en las últimas semanas su nueva hoja de ruta para los próximos ejercicios. Una estrategia a futuro en la que todas tienen un nexo común: van a acelerar los procesos de reducción de emisiones contaminantes.

Una búsqueda por ser los primeros o los más rápidos en lograr la neutralidad climática, que se enmarca e un incremento de la presión del mercado para que se aceleren, y que puede ser clave a la hora de retener o de captar inversores.

“Es una oportunidad para acelerar la transición energética”, argumentó el consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz, al desglosar las opciones que se abrían con su nuevo plan estratégico.

Uno de los factores clave es que España se ha comprometido a ser neutral en emisiones en 2050. Y, para lograr ese objetivo, todos los sectores industriales tienen que cambiar el paso, con el energético como uno de los que más tienen que acelerar su transformación.

Para las energéticas está transformación se cuela de plano en su estrategia ESG (Environmental, Social & Corporate Governance), un eje de negocio que entra en la primera letra de esas tres siglas. Sin embargo, las compañías aún tienen que acelerar en las otras dos patas de la ESG para recortar terreno a sus competidores en la ‘carrera’ por atraer inversores socialmente responsables.

Repsol adelanta su calendario

En el caso de Repsol, su intención es adelantar su propio calendario de reducción de emisiones. “Hace un año pusimos el objetivo de disminuir para 2020 en un 3% y que, en 2025, las reduciríamos en un 10% y ahora vamos más lejos”, indicó Imaz.

España se ha comprometido a ser neutral en emisiones en 2050

“Con el plan que ponemos ahora encima de la mesa vamos a ser capaces de disminuirlas en un 12% en los próximos cinco años. Y aumentamos el objetivo para 2030, que de ser un 20% pase al 25%”, añadió.

En su presentación a inversores, Repsol dio más detalles. Prevé llegar a un 50% de reducción en 2040, con lo que tendría otra década más para hacer la otra mitad del camino, dado que la meta final se mantiene: cero emisiones en 2050.

Detalla en el mismo documento que contempla una inversión de 5.500 millones (el 30% del Capex previsto para el periodo 2021 a 2025) en proyectos bajos en carbono. En ellos incluye actividades como su apuesta por las renovables, la movilidad eléctrica o el hidrógeno verde, en el que está volcada toda la industria energética española, con el beneplácito del Ejecutivo de Pedro Sánchez.

“Este compromiso de Respol con la sostenibilidad y la descarbonización y ser los más comprometidos en nuestro sector con los compromisos de reducción de emisiones de CO2 está teniendo un reconociento muy claro por los ranking medioambiantales y por los inversores. Somos una rara avis en el sector, ya que tenemos un 32% de inversores socialmente responsables”, aseguró Imaz durante la presentación al mercado.

Endesa acelerará su producción renovable

No sólo es Repsol, las otras dos energéticas del Ibex que acaban de presentar plan estratégico también sigue el mismo sendero hacia una reducción acelerada de sus emisiones contaminantes.

Endesa tiene previsto invertir 25.000 millones en la próxima década para acelerar en la transición renovable. Su objetivo, incorporar a su parque de energía ‘verde’ 10.000 megavatios (MW), más del doble de los actuales.

El 80% de la producción energética de Endesa será limpia en 2030

Y con ese plan de inversión en renovables, reducirá sus emisiones de carbono al final de la década, de modo que el 80% de su producción energética sea limpia en 2030.

De nuevo, acelerará el calendario. La filial de Enel contemplaba en su anterior estrategia emitir, en 2030, 140 gramos de dióxido de carbono por kilovatio/hora de electricidad producida. Ahora, en su nueva hoja de ruta, ese objetivo se recorta hasta 95 gramos, lo que supondría un recorte del 80% respecto a 2017.

El 83% de la producción de Iberdrola en España ya es ‘verde’

Iberdrola también habla de objetivos de emisiones. La compañía explica que, a día de hoy, el 75% de su producción ya es libre de emisiones. Un porcentaje que, en España es significativamente más alto, dado que alcanza el 83%.

De cara al futuro, tiene previsto una inversión orgánica de 68.000 millones de euros, de las que el 90% se destinará a renovables y redes, lo que le permitirá rebajar las emisiones de CO2.

De nuevo, la fecha objetivo para la descarbonización de Iberdrola a escala global es 2050, pero en Europa prevé serlo cuando acabe esta década, en 2030. A nivel global, rebajará las emisiones este último año en un 86% hasta los 50g/kWh. De esta forma, la multinacional española tendrá 20 años para acelerar en otros mercados donde está presente, como Estados Unidos o Australia.

Iberdrola prevé la descarbonización de su actividad en Europa en 2030

En cuanto a cifras concretas para el corto plazo, al cierre de 2019, las emisiones de la compañía presidida por Ignacio Galán se situaban en 110 gramos de CO2 por kWh. De cara a 2022, prevé que esa cifra se sitúe en 100 gramos; y, en 2025, bajará de 70.

De esta forma, tres de las grandes energéticas –Naturgy presentará su plan estratégico a principios de 2021- adelantan unos objetivos de neutralidad que tienen que conseguirse si no cambia el planteamiento político en el año 2050. Así lo marca el proyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética aún inmerso en su tramitación parlamentaria.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad