Acciona o Acciona Energía: ¿es mejor invertir por la matriz o por la filial?

La filial de energías renovables está considerada la ‘joya de la corona’ de su matriz, a la que aporta más del 70% de su Ebitda

José Manuel Entrecanales, presidente de Acciona

Una ocasión para “capitalizar las oportunidades que ahora vemos y las que no vemos”. Así valoró José Manuel Entrecanales, presidente y consejero delegado de Acciona, la salida a bolsa de su participada Acciona Renovables, que también preside y que este jueves debutó en el parqué con un alza del 7,3% a 28,69 euros por acción.

¿Pero cómo puede capitalizar un pequeño inversor la salida a bolsa de la filial de energía verde del grupo de infraestructuras? Y, ahora que están ambas compañías en el parqué, ¿es mejor apostar por la matriz o por la filial?

Los expertos consultados parten de la base de que, desde ahora, se trata de dos negocios diferenciados y que Acciona Energía es la joya de la corona del grupo al ser la responsable de generar la mayor parte del Ebitda, pero recuerdan que, a la hora de presentar las cuentas, Acciona puede consolidar el Ebitda de Acciona Energía. Por tanto, uno de los grandes atractivos de la matriz se mantiene.

“Al analizar ambas compañías y calcular el potencial de revalorización de ambas, partiendo de la base del precio de salida a bolsa de la división de energía, veo un potencial para ambas del 23%”, señala el analista de Renta 4 Luis Padrón.

Sin embargo, hechos como que la salida a bolsa fuese por la parte baja del rango, en los 26,73 euros, valorada en 8.800 millones de euros y que únicamente colocase el 15% del capital social le hacen ver con mejores ojos a la matriz.

La ‘joya de la corona’

“Acciona Energía es la joya de la corona porque la matriz fue de las primeras constructoras en lanzarse al mercado de renovables y, en general, pionera en irse alejando del negocio puramente constructor para ir virando hacia las concesiones”, expone Padrón.

Los analistas también señalan que, por su valor bursátil y ponderación, en los primeros compases de cotización superó ya a la matriz, con lo que se colocaría a mitad de tabla del principal selectivo de la Bolsa española, con pares como Red Eléctrica, pero que caería a la parte baja al ajustar su ‘free-float’.

Fuentes de firmas de inversión y brókeres consultados por SOCIAL INVESTOR señalan que son varios los clientes que han aprovechado las recientes caídas de la matriz para tomar posiciones en vez de acudir a la OPV de Acciona Energía.

Los motivos de estos inversores residen, según exponen las fuentes, en que ahora, tras desaparecer el ruido del estreno bursátil de la división de energía, “el mercado tiene que poner en valor el negocio de Acciona y los inversores darán su apoyo”.

El potencial de la nueva cotizada

Pese a ello, desde Renta 4 Banco exponen también que la filial supone una “oportunidad de inversión para tener exposición a las energías renovables de menor riesgo y mayor visibilidad de crecimiento futuro”, y su recomendación es de “sobreretorno” con un precio objetivo para los próximo 12 meses de 33,12 euros, con una “sólida posición financiera que le permitirá abordar un intenso nivel de inversión”.

Entidades internacionales como Barclays son muy claras y desde el departamento de análisis del banco londinense afirman que la cotización de Acciona Energía no tiene “impacto en nuestra valoración”. Es más, consideran que la colocación “financiará el crecimiento orgánico futuro del grupo aumentando el interés de los minoritarios”.

Por ello, elevan el beneficio por acción (BPA) de Acciona un 10% para este año, hasta los 6,25 euros desde los 5,67 euros precedentes ya que piensan que la matriz puede capitalizar la subida de precios de la energía gracias a su exposición en la filial.

Eso sí, recortan ligeramente, en un 3%, el BPA para 2022 hasta los 6,89 euros desde los 7,12 euros precedentes por el motivo inverso a la subida para este año: que caiga el precio de la energía, aunque lo aumentan un 1% para 2023, hasta los 8,40 euros, por “la mejora de las actividades ajenas a la energía”.

Los expertos de Barclays fijan un precio objetivo para cada título para Acciona de 148 euros, por encima del consenso del mercado que recoge Bloomberg, que lo sitúa en los 146,59 euros para los próximos doce meses, por lo que al cotizar por encima de los 127 euros arroja un potencial de revalorización del 15%.

Con todo, el 50% de los analistas que siguen a la compañía recomiendan “comprar” títulos, un 41,7% prefiere “mantener” los títulos en cartera y el 8,3% restante opta por “vender” las acciones.

Las claves de ambos negocios

Al margen de las rentabilidades y de los ratios financieros, optar por matriz o por filial conlleva a los inversores priorizar un negocio más diversificado o poner el foco 100% en las energías renovables. Aunque, si se opta por el primer caso, hay que recordar que más del 80% del capital permanece en manos de la sociedad de cabecera. Básicamente, lo que ocurra en la parte condicionará al todo.

Hasta el momento, Acciona ha destacado la rentabilidad del negocio energético. En 2020, como punto de partida, la actividad energética le supuso 1,780 millones de euros en ingresos, frente a los 4.492 millones de la actividad de infraestructuras. A ellos se suman otros 378 millones, correspondientes a otras actividades, entre ellas Bestinver. Hasta totalizar un volumen de ingresos en el ejercicio, marcado por el Covid, de 6.472 millones.

Sin embargo, en rentabilidad, las tornas cambian. De los 1.124 de Ebitda de Acciona en el último año, 831 millones correspondieron a la actividad energética, 213 a infraestructuras y otros 80 millones a otras actividades. En estas últimas también están el negocio inmobiliario y el de movilidad, las motocicletas eléctricas. 

El propio Entrecanales destacó durante el acto de toque de campana que Acciona Energía es clave para la diversificación de negocio, porque a día de hoy está presente en 16 países (aunque más del 40% de la actividad está concentrada en España) y porque la filial tiene la capacidad de “instalarse rápidamente en los países donde hay oportunidades”.

Una vía de crecimiento que, también, pasa por la diversificación tecnología y acelerar en nuevas ‘energías’. A día de hoy, su negocio está claramente enfocado en la eólica terrestre (es más del 80%) por lo que quiere pisar el acelerador en solar, hidrógeno verde y baterías. En total, vislumbra oportunidades de inversión de cerca de 8.000 millones.

«30 GW es una cifra que nos perseguirá»

“Queremos llegar a 30 GW en 2030. Es una cifra que nos perseguirá. Lo conseguiremos, pero nos perseguirá”, reconoció el propio Entrecanales en el acto de este jueves en la Bolsa madrileña. 

En los últimos meses, Acciona ha puesto el foco en la actividad energética y, a partir de ahora, lo hará girar a otras áreas dado que la filial ya sigue su propio camino. De hecho, esta tiene previsto diseñar su propia estrategia de sostenibilidad hasta 2025, algo que ya tiene su matriz.

Ambas van a competir por el inversor minorista preocupado por los dividendos y, también, por aquellos que priorizan las cuestiones ESG. De hecho, Entrecanales reconoció que estos criterios de sostenibilidad son uno de los motivos del salto a bolsa de la filial.

“Da una tremenda visibilidad y nos fortalece en todos los índices ESG”, asumió. “Hoy en día, hay un flujo enorme de capital entrando en ESG, que exige estar bien valorado. Nos da fortaleza a futuro”.

Y, ahí, de momento, la filial nace, de entrada, con el rating que con el que le ha calificado S&P, pero aún no de otras firmas de análisis ESG como Sustainalytics y MSCI. Ahí, gana la matriz, a la que S&P otorga ‘medalla de oro’ y Sustainalytics y riesgo medio de 20,5. Está a un paso del riesgo bajo (menos de 20). Pero a Acciona le falta la calificación pública de MSCI. Puede que la apuesta por las renovables cotizadas sea un motor para lograrla.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad