Acciona Energía saldrá a bolsa el 1 de julio y se muestra cauta sobre su llegada al IBEX

La CNMV da luz verde al folleto de colocación tras el visto bueno parcial de hace unas semanas. El precio definitivo se fijará el 29 de junio

Si la colocación es exitosa, Acciona Energía dará el salto a bolsa el próximo 1 de julio. La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha dado este lunes su aprobación al folleto, después de que hace algunas semanas validara la parte más corporativa del mismo.

Para llegar hasta aquí, y en un fuerte contexto de presión por parte de los mercados, la compañía ha tenido que rebajar su valoración en hasta un tercio, respecto a los 14.000 millones en los que se llevó a valorar en un primer momento, cuando inició la ronda de conversaciones informales con potenciales inversores.

Según el folleto de salida a bolsa, el 29 de junio se fijará el número definitivo de acciones que se colocarán entre inversores cualificados, así como el precio final con el que debutará en el parqué.

Está previsto que Acciona coloque entre el 15% y el 25 % de Acciona Energía con una horquilla de precios no vinculantes que oscila entre 26,73 y 29,76 euros por acción.

Ese rango de precios supone valorar Acciona Energía en entre 8.800 y 9.800 millones de euros. La colocación está dirigida en exclusiva a inversores cualificados y, por tanto, no cuenta con tramo minorista.

La valoración máxima del grupo será de 9.800 millones

La oferta podrá ampliarse mediante la concesión por parte de Acciona a las entidades coordinadoras globales de una opción de compra (‘green shoe‘) que se situará entre el 10% y el 15 % del número de acciones inicialmente ofrecido, con el fin de cubrir posibles sobreadjudicaciones.

Según la capitalización alcanzada con el rango de precios anunciado, Acciona Energía tendría un valor bursátil por encima de su matriz, cuyo valor en bolsa ronda los 7.700 millones de euros, y, por capitalización, se situaría en la mitad de la tabla de los valores que integran el selectivo IBEX 35.

Cauta con su presencia en el selectivo

Pese a que por valoración podría llegar a alcanzar el principal índice de la bolsa española, está por ver qué ocurrirá en cuanto a su liquidez.

En este sentido, la compañía explica en el folleto aprobado hoy por la CNMV que, debido al punto de partida, con al menos un 70% del capital en manos de su matriz, sus acciones pueden ser más difíciles de vender en el mercado que en el caso de otros activos más líquidos y, con ello, el precio puede estar sujeto a mayores fluctuaciones, según desglosa al hablar de los posibles riesgos a los que puede tener que enfrentarse.

«Además, incluso si se desarrolla un mercado [de compraventa de acciones] activo, no hay garantía de que podamos unirnos a un índice relevante (Como el IBEX 35 o el S&P Clean Energy) lo que podría limitar la liquidez de nuestras acciones», reconoce.

Impacto de una nueva crisis y de nuevas tensiones en Cataluña

Como suele ser habitual en estas operaciones de salida a bolsa (OPV) la compañía advierte de los diferentes riesgos en su negocio, como que no pueda alcanzar con su hoja de ruta de 30GW instalados de renovables en 2030.

También sobre los riesgos políticos y económicos, sobre todo, en España que a día de hoy es más de la mitad de su negocio, aunque esté presente en 16 países.

En este sentido, Acciona Energía reconoce a la CNMV que España es «particularmente sensible a las condiciones económicas de la Eurozona» y que, en consecuencia, cualquier descenso en la actividad económica europea puede tener un efecto adverso sobre la economía española y sobre la demanda de electricidad.

«La economía española también puede verse afectada por un aumento de incertidumbre política en España, incluido cualquier resurgimiento de tensiones políticas y sociales en Cataluña, que podrían resultar en mercados de capitales volátiles o que afecten negativamente a las condiciones de financiación en España o al entorno en el que operamos», refleja el folleto.

También menciona otros aspectos, como la relación entre la UE y Reino Unido tras el Brexit, las relaciones comerciales entre China o Estados Unidos o la volatilidad de las materias primas, como aspectos que pueden tener un impacto en su actividad a futuro.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad