Acciona Energía presentará una estrategia de sostenibilidad individual tras su debut en bolsa

La compañía, una vez empiece a cotizar, tiene previsto crear una hoja de ruta que estará en vigor hasta 2025

Acciona Energía debutará en bolsa este jueves 1 de julio en el que previsiblemente será el mayor debut en el parqué de 2021. Y lo hará ‘tocada’ por el pinchado en el mercado de las renovables durante la primera mitad del año y, al mismo tiempo, con un modelo de negocio absolutamente ligado a las renovables, lo que de entrada, ya le otorga un claro perfil ESG, sobre todo en lo medioambiental.

Pero también llega sin detallar en su folleto de salida a bolsa una hoja de ruta que marque sus objetivos, por etapas, en materia de reducción de emisiones, por ‘scopes’ o alcances.

El folleto de la oferta pública de venta (OPV) de Acciona recoge un objetivo global de reducción de emisiones del 60% en 2030, en comparación con los niveles que alcanzaba la compañía en el año 2017 y en base a los ‘Science-Based targets’.

No es porque no tenga planes más concretos en reducción de emisiones, sino que estos están, a día de hoy, directamente ligados a su matriz y ahora le toca desarrollar los suyos propios.

La compañía, una vez empiece a cotizar, tiene previsto desarrollar su propio Plan Director de Sostenibilidad que estará en vigor hasta 2025. Un plan que tendrá que aprobar su nuevo consejo de administración que, al igual que Acciona, está presidido por José Manuel Entrecanales.

Y ese Plan Director contendrá la hoja de ruta sobre descarbonización, entre otros aspectos, según indican fuentes conocedoras. 

Las métricas que prevé Acciona como grupo

Hasta ese momento, Acciona Energía estará bajo el paraguas del Plan de Sostenibilidad -también hasta 2025- de su matriz, que mantendrá el control de, al menos, el 70% del capital de la futura cotizada.

Y es este el que recoge las metas en reducción de emisiones de gases con efecto invernadero (GEI) para los próximos años, hasta conseguir ser ‘net zero’ a mitad de siglo.

En este plan inicial, Acciona Energía contempla reducir sus emisiones de Alcance 1 y 2 -las que dependen, por un lado de la actividad de la compañía y, por otro, de la energía que consume- en un 60% de cara al año 2030.

Mientras, para ese mismo año, la reducción que contemplan en Alcance 3 es del 47%. En este ‘Scope’ se recogen las emisiones indirectas de la cadena de valor, tanto las ligadas a actividades con empresas intermedias, como viajes corporativos, entre otras, y que son las más difíciles de rebajar.

Calificaciones ESG, de partida

Estos objetivos son los que están recogidos en la primera calificación ESG con la que Acciona Energía llegará a bolsa. La realizada por S&P

Debutará con una puntuación de 86 sobre 100. Un resultado que, según la firma de análisis, refleja que la filial del grupo Acciona es “más fuerte que sus comparables”, desde la perspectiva medioambiental y social.

Además, S&P considera que Acciona Energía está preparada para ejecutar su estrategia a largo plazo y para “capitalizar” las oportunidades que surgen por la transición hacia la baja economía de carbono, dado que es una multinacional enfocada 100% en las renovables.

De momento, Acciona Energía iniciará su andadura como cotizada sin la calificación ESG de otras agencias de ‘rating’, como MSCI o Sustainalytics.

La información medioambiental del folleto de su OPV

El folleto de OPV de Acciona recoge otros aspectos ligados a la ESG, sobre todo ligados al terreno ambiental.

Por ejemplo, la compañía desvela en el documento destinado a sus potenciales inversores que ya ingresa más de 60 millones de euros anuales gracias a los certificados que vende a otras compañías respecto al origen renovable de la energía que consumen, que están dentro del marco de las emisiones de Alcance 2.

En otros conceptos ligados a la sostenibilidad ambiental indica que está implementando programas orientados a minimizar el impacto en la biodiversidad de sus proyectos. Por ejemplo, a través de su participación en “programas AviSave y ChiSave (ambos enfocados en la monitorización y protección de especies), y la promoción de una economía de carbono cero”.

“Controlamos la emisión del ciclo de vida de todos nuestros activos energéticos e inversiones futuras y mantenerlos por debajo del umbral de taxonomía de la Unión Europea según las recomendaciones del grupo de expertos técnicos sobre finanzas sostenibles a la Comisión Europea”, apunta en el folleto. Es decir, emisiones inferiores a los 100 gramos de CO2 por kWh, según datos a cierre de marzo de 2020.

Además, también desglosa en el folleto que, en 2020, Acciona Energía consumió 5.022,8 GJ de energía, “la mayoría de los cuales fue autoconsumo de nuestra propia energía renovable”, matiza.

También, que consumió 1.374,3 m3 de agua y que, en el conjunto de los 16 países en los que opera, sus emisiones de gases con efecto invernadero, dentro de los Alcances 1 y 2, ascendieron a 25.633 toneladas equivalentes de CO2 (tCO2e). “Las cuales fueron totalmente compensadas”, afirma.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad