Acciona Energía entra al club de los pesos pesados de la energía verde europea

La compañía arrancará su historia como cotizada con una valoración de 8.800 millones, metiendo a España en la liga de campeones del sector de utilities renovables

Acciona Energía debutará en bolsa el próximo 1 de julio con un valor de 8.800 millones. Para la empresa significa dar el salto al precio mínimo establecido en la banda de precios orientativa de su folleto, pero aun así se ganará un puesto en el ‘top’ de las empresas de servicios públicos (utilities) enfocadas a la generación renovable.

De acuerdo con la clasificación que realiza Bloomberg, esa valoración permitirá colocarse a la española entre la portuguesa EDP Revováveis (18.800 millones) y la francesa Neoen (4.000 millones) y hará que España entre en la liga de campeones de este subgrupo.

Ese era el puesto natural desde el principio de la compañía que preside José Manuel Entrecanales, ya que aunque hubiera conseguido debutar al valor máximo establecido en su folleto - 9.800 millones-, se habría colocado en la misma posición.

La distancia con la filial verde de EDP incluso habría sido amplia con las valoraciones más optimistas que se llegaron a manejar y que hablaban de un valor de hasta 14.000 millones para la filial verde de Acciona.

La empresa fijó inicialmente una banda de precios orientativa y no vinculante comprendida entre los 26,73 y los 29,76 por acción. Primero rebajó el precio máximo y, finalmente, ha decidido debutar en el mínimo.

Un debut con el mercado en contra

Sin referencias todavía sobre cómo calará el valor entre los analistas, en términos generales, y a pesar de la fuerte caída del sector en lo que vamos de año, la banca de inversión está dando un voto de confianza al sector de energía verde; al que se le considera uno de los grandes beneficiados por el giro hacia la descarbonización que están dando las economías desarrolladas.

Así, y a pesar de la fuerte volatilidad en las cotizaciones, todavía una gran parte de los grandes valores del sector cuentan con recomendaciones mayoritariamente positivas en los doce últimos meses. Es el caso de Orsted, EDP, la italiana ERG o incluso la española Solaria.

La primera prueba de fuego es ver si el esfuerzo en precio tiene buena acogida en bolsa

La primera prueba de fuego para Acciona Energía será su primer día en el parqué; en el que se verá si el esfuerzo a la hora de fijar el precio en la banda mínima orientativa cuenta con buena acogida entre los inversores y le permite nacer con potencial a ojos de los analistas fundamentales.

Teniendo en cuenta que otras empresas especializadas, como Opdenergy, que se echó atrás en el momento de fijar el precio, o Capital Energy, que rechazó la operación aunque pretendía arrancar su historia como cotizada en 2021, dar el salto a la bolsa en este momento -aunque con una operación más pequeña- se puede considerar un síntoma de fortaleza.

De hecho, la propia valoración lograda por el grupo -con caídas de sus comparables que superan el 30 por ciento este año- ya es un síntoma de fortaleza, que se relaciona con el plan de negocio y el perímetro con el que cuenta el grupo.

Además, nace con unos altos estándares en calificaciones ESG y espera presentar pronto un plan de sostenibilidad individual. Tal como adelantó SOCIAL INVESTOR, será uno de sus objetivos una vez forme parte de la bolsa española.

Un sector muy atomizado

El sector de las energías renovables cuenta con multitud de subsectores. Acciona Energía se enmarcaría dentro de las empresas de servicios públicos especializadas en generación verde, aunque también se pueden integrar en este grupo las utilities tradicionales con un gran peso en renovables.

De hecho, dentro de la división que realiza Bloomberg figura una compañía, la francesa Engie, que está menos especializada que Acciona Energía -en su negocio también incluye la distribución de gas o de petróleo- o que sus compatriota francesa Neoen. No incluye, no obstante, a Iberdrola, que sí aparece en otras clasificaciones.

Otro sector 'diferente' es el de los fabricantes de componentes. Siemens-Gamesa, Vestas o Nordex -cuyo principal accionista también es Acciona- serían algunos de sus principales representantes.

De hecho, todos ellos están representados en el que se considera el índice más relevante del sector -el S&P Clean Energy-. En él cotizan las 30 empresas más importantes y líquidas del sector y si Acciona Energía logra este segundo aspecto, debería incorporarse.

El índice S&P Clean Energy cede un 16% en el año, pero gana un 90% en doce meses

Por el momento, sus diez pesos pesados son Vestas, Orsted, Enphase Energy, Xcel Energy, Iberdrola, Plug Power, Enel, NextEra Energy, SolarEdge Technologies y Scottish & Southern Energy.

Una composición que no le ha valido para escapar a los números rojos. En 2021, este índice cede un 16%, aunque en doce meses todavía se apunta un 90%.

Publicidad

Ahora en portada

Publicidad